elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.551,54
-1,01%
19,1074
+0,20%
56,64
-0,49%
1.421,20
-0,22%

Este es el historial de accidentes ambientales y humanos de Grupo México

EconomíaHoy.mx - 13:02 - 11/07/2019
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    Foto: Archivo Economía Hoy

    El pasado 9 de julio, una falla en las válvulas de las tuberías de Grupo México durante un proceso de trasvase en la Terminal Marítima de Guaymas, provocó el derrame de 3,000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés, informaron autoridades portuarias.

    En un comunicado, Metalúrgica de Cobre de México, subisidiaria de Grupo México, informó que la fuga ocurrió alrededor de las 15:00 horas del martes y no ocasionó daños a personas.

    Explicó que "se presentó un evento que ocasionó el vertido de ácido sulfúrico por el fallo de una válvula que ocasionó la liberación de tres mil litros".

    Derrame en Río San Martín

    El caso hace recordar el derrame de 20,000 litros de agua con sedimentos de una mina propiedad de Grupo México en un río de San Martín, Zacatecas.

    El 11 de mayo, la empresa Industrial Minera México informó que los residuos no son considerados peligrosos, pero que recorrieron 200 metros sobre un arroyo fuera de su propiedad.

    Mientras, Grupo México también dijo tener un "compromiso de continuar fortaleciendo las medidas de seguridad y control ambiental" en sus operaciones.

    Catástrofe ambiental en Río Sonora 

    En 2014 la empresa minera Buenavista del Cobre, perteneciente a Grupo México, protagonizó otro incidente en el que se derramaron 40,000 metros cúbicos de metales tóxicos al río Sonora, en la que se llamó la mayor catástrofe ambiental en la minería del país y que afectó a 22, 878 pobladores.

    Desde 2009, ya existían antecedentes de la falta de mantenimiento en una de las máquinas de la mina.

    En el momento en que sucedió el derrame no se notificó, sino hasta 48 horas después.

    La empresa minera Buenavista del Cobre informó sobre el incidente seis días después del accidente, provocado por la falta de una válvula en uno de sus sistemas.

    Tras el incidente, se detectaron hasta 50 irregularidades en la minera y Grupo México tuvo que pagar una multa de 23.5 millones de pesos, así como un fideicomiso de 2,000 millones de pesos para atender las afectaciones de la zona a nivel ambiental y social.

    Casi un año después del desastre organizaciones y pobladores afectados, denunciaron que no habían recibido algunas de las compensaciones por el daño de la empresa, como la instalación de 15 plantas tratadoras de agua y una clínica de especialidades para atender a la población con problemas médicos derivados del derrame, como se había comprometido la empresa responsable.

    En 2017 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) hizo un análisis en el río Sonora, revelando que el agua que consumen las personas de ocho comunidades aledañas, contenía niveles altos de plomo, arsénico y cobre.

    En el caso del plomo, el agua contenía 0.0223 miligramos por litro, 25% más del límite que prevé la norma oficial mexicana NOM-127, por lo que no es para consumo humano.

    En 2018, la empresa minera planeó construir una presa a 22 kilómetros de Bacanuchi, para incrementar la acumulación de agua con desechos producto de la explotación minera.

    Sin embargo, comuneros y pobladores se opusieron y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) señaló que antes de otorgar el permiso de construcción, la comunidad deberá ser consultada.

    Mina Pasta de Conchos

    El 19 de febrero de 2006 se registró una explosión en la mina 8 de la Unidad Pasta de Conchos, en Coahuila, 65 de los 73 obreros que se encontraban trabajando en ese turno quedaron atrapados.

    Desde el año 2000 habría reportes sobre fallas de seguridad en la mina que era operada por la empresa Grupo México, de Germán Larrea.

    La empresa, que se quedó a cargo de la labor de rescate, nunca pudo determinar el punto exacto en el que se encontraban los trabajadores y tiempo después, el entonces presidente de México, Felipe Calderón, nombró a Javier Lozano como titular de la Secretaría del Trabajo, quien se encargó de argumentar que había razones científicas para no continuar con el rescate de los cuerpos por lo que finalizaron el 4 de abril de 2017 y solo con el rescate de dos cuerpos.

    Para los deudos, la suspensión de las labores de rescate respondía a que hacerlo, habría la posibilidad de evidenciar situación de corrupción que rodeaban a la minera.

    La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México aseguró en 2007 que en la muerte de los mineros hay responsabilidad de autoridades del Ministerio del Trabajo, empresa y sindicato minero.

    El desastre de la mina de Aznalcóllar, en España

    Hace 16 años, el yacimiento de Aznalcóllar en la provincia de Sevilla, sufrió uno de los accidentes mineros más contaminantes de la historia de España.

    En la madrugada del 25 de abril de 1998 se produjo la rotura de la balsa de la mina, propiedad de la empresa Boliden Apirsa que provocó una gran inundación de lodos tóxicos. El vertido en el río Agrio llegó rápidamente al río Guadiamar que discurre hacia el Parque Nacional de Doñana, con un alto valor ecológico en España por sus numerosas especies animales y vegetales.

    En 2001, la empresa Boliden abandonó la explotación minera. Las administraciones le reclamaron entonces a la empresa 90 millones de euros por la limpieza de los lodos, en una demanda judicial que aún continúa abierta según menciona el diario ABC. En 2002 se cerró la vía penal del caso y los 21 técnicos imputados por el derrame fueron absueltos. La Junta de Andalucía (parecido al gobierno del estado) demandó a Boliden para recuperar los 89 millones invertidos en la limpieza de los residuos. En 2004 el Tribunal Supremo condenó a Boliden-Apirsa a pagar 45 millones de euros como indemnización, pero la empresa informó de que no pagaría por obedecer el accidente a un "factor externo".

    Como alternativa a la minería, en 2005 la Junta impulsó en Aznalcóllar un parque industrial para la ubicación de empresas privadas especializadas en el medio ambiente, pero en 2013, la institución de gobierno aprobó un decreto que permitió la reapertura de la mina y de la que ahora se beneficia Grupo México.