elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.210,46
+1,04%
19,0610
-0,01%
59,22
-0,27%
1.303,69
+0,24%

Las tasas de interés negativas pueden haber hecho más mal que bien a la economía

Vicente Nieves - 12:50 - 23/01/2019
0 comentarios
  • Las tasas negativas pueden reducir la concesión de crédito y encarecerlo

Foto: Alamy.

EURUSD

1,1345
+0,33%
+0,0037
EURUSD

Las tasas de interés negativas han sido de una de las políticas no convencionales que han utilizado los bancos centrales para luchar contra el riesgo de deflación y el estancamiento de la economía. Sin embargo, el efecto de esta política sobre los precios y la economía en general es dudoso. La intención era 'obligar' a las entidades a reducir su nivel de reservas para poner a funcionar el dinero aparcado en los bancos centrales y que no llegaba a la economía real, pero el resultado final ha podido ser radicalmente opuesto.

Los bancos centrales de la Eurozona, Japón, Suecia o Suiza se adentraron en el mundo de las tasas negativas con el fin de evitar una espiral deflacionista que deteriorase aún más el débil crecimiento. Con la tasa de interés de la facilidad de depósito en negativo, los bancos centrales tenían la esperanza de que los bancos comerciales reducirían el nivel de reservas (al verse obligados a pagar por mantener ese dinero ocioso) incrementando la concesión de crédito a un coste muy bajo, gracias a la transmisión de la política monetaria.

Aunque es casi imposible cuantificar el resultado de una sola política sobre el conjunto de la economía, cuatro economistas del Banco de Noruega han publicado esta semana un trabajo con que analiza el efecto de las tasas de interés negativas sobre el crédito y la economía cuya conclusión es clara: "Nuestro modelo sugiere que un una política monetaria con tasas negativas del -0.5% incrementa el coste del crédito en unos 15 puntos básicos y reduce el crecimiento en unos 7 puntos básicos".

No se puede cobrar al cliente

Para argumentar esto, el Banco de Noruega explica que las tasas negativas implementados por los bancos centrales no se trasmiten al sistema financiero porque resulta muy complejo que los bancos comerciales pongan tasas negativas a sus depositantes: "Este límite surge porque los clientes puede optar por acumular sus ahorros en billetes si el banco les cobra demasiado". De este modo, las entidades perderían una de sus principales fuentes de financiación, los depósitos de familias, empresas u otros agentes.

Esta es una limitación importante. Si los bancos no pueden 'cobrar' a los clientes por sus depósitos tampoco pueden reducir el coste del crédito si quieren mantener su margen de intermediación (el dinero que gana el banco por prestar menos la remuneración que ofrece por los depósitos).

"Hemos documentado que los países que han experimentado tasas negativas... estos no se han transmitido de forma agregada a los depósitos, cuyas tasas se mantienen pegadas a cero. Como resultado, la tasa de interés del crédito continúa siendo relativamente elevada... se produce una desconexión entra la política de tasas y el interés de los préstamos una vez que la política de tasas cae por debajo de cero", sostienen los expertos del Banco de Noruega.

En el caso de la Eurozona y otros países, las tasas negativas se han concentrado en la facilidad de depósito, que es donde las entidades acumulan sus reservas, el dinero que tienen 'ocioso'. Si los bancos comerciales no aplican una tasa negativa similar a los depósitos de sus clientes, las reservas se convierten en un agujero para los resultados. La otra opción pasa por conceder tanto crédito como sea posible para mantener el nivel mínimo posible de reservas de las arcas de los bancos centrales, algo que es arriesgado y que además necesitaría de la voluntad de empresas y familias para demandar crédito, algo que no sería sencillo tras el estigma creado durante la Gran Recesión.

Los bancos se resienten

"Cuando se reduce el interés sobre las reservas sin una reducción sobre los depósitos, los beneficios de los bancos caen. Este es sencillamente porque los bancos reciben menos intereses por uno de sus activos (las reservas), pero sigue pagando el mismo interés sobre uno de sus pasivos (los depósitos)". La caída de beneficios puede desembocar en una contracción del crédito.

El trabajo sentencia de forma tajante que en el mejor de los casos, los tipos negativos implementados por los bancos centrales tienen un efecto "irrelevante en el mejor de los casos, pero puede ser potencialmente contractivo para la economía por el efecto sobre los beneficios de los bancos".

Por el contrario, cuando las tasas se encuentran en territorio positivo, el efecto de una reducción del precio del dinero sí se transmite por los canales financieros estimulando el crédito. Se desincentiva el ahorro (mediante la caída de la remuneración de los depósitos) mientras que se estimula el crédito rebajando su coste.

Por ello, "las tasas de interés negativas son un sustituto de las bajadas de tasas partiendo de un nivel positivo". Otras herramientas de política monetaria que sí han funcionado y han reducido el coste del crédito han sido las compras masivas de activos (QE por sus siglas en inglés), la orientación de la política monetaria (forward guidance) o las subastas de liquidez a largo plazo (TLTRO), sentencia el documento.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

elEconomista.es
2019-01-22 19:20:32

Deuda: la carga que amenaza con descarrilar la economía global

La excesiva acumulación de deuda, que se aceleró desde la última crisis, es un riesgo que señalan muchos expertos e inversores como uno de los grandes peligros a los que se enfrenta el mundo.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Ya puedes ser accionista de Apple, Amazon o Facebook desde tu celular y sin intermediarios
Lime invertirá 10 millones de dólares en México en plena crisis de desabasto de gasolina