elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias

El 'sueño cumplido' de Trump está cerca de convertirse en su peor pesadilla

Javier Collado / Vicente Nieves - 9:37 - 27/03/2020
0 comentarios
  • Donald Trump ya tiene unas tasas en el 0% y un petróleo muy barato

  • El desplome del crudo puede arrasar a la industria del fracking en Estados Unidos

  • Todo ello sucede a las puertas de unas nuevas elecciones presidenciales

Donald Trump, presidente de EEUU. Alamy

Donald Trump está siendo uno de los presidentes de Estados Unidos más singulares de la historia. Entre sus peculiaridades, que no son pocas, se encuentra la cantidad de comentarios controvertidos que lanza a través de su red social favorita, Twitter. Dentro de sus peticiones económicas había dos bastante recurrentes: pedir a la Fed unas tasas de interés más bajos o incluso negativos y a la OPEP un petróleo barato. Los sueños de Trump se han hecho realidad. La Reserva Federal ha cercenado los tasas de interés en dos puntos porcentuales en menos de un año para dejarlos en el 0%, mientras que el precio del petróleo se ha desplomado más de un 60% desde máximos anuales. Sin embargo, los tasas cero y el petróleo barato no van a ser sinónimo de fortaleza económica, como ya le advirtieron, más bien todo lo contrario. En noviembre de 2019, un editorial del banco suizo UBS le dijo a Trump que debía tener "cuidado con desear las tasas de interés negativos". En noviembre de 2020, un año después y quizá con tasas negativas (las letras del Tesoro por ejemplo), las elecciones presidenciales pueden terminar de convertir el sueño de Trump en su peor pesadilla.

Trump acusaba a la zona euro o a Japón de beneficiarse de unas tasas de interés negativos que mantenían al euro y al yen en una posición de debilidad frente al dólar. De este modo, los bienes y servicios producidos en estos países tenían una ventaja competitiva 'artificial' respecto a los producidos en Estados Unidos. Ante estas acusaciones, el editorial del banco suizo (Suiza es el rey de las tasas negativos) UBS publicado en noviembre de 2019 lanzó un mensaje a Donald Trump: "Cuidado con desear las tasas de interés negativos".

"Las tasas negativos en la zona euro, Japón y Suiza son esencialmente la consecuencia de una demanda débil y un exceso de ahorro sobre la inversión. Estas políticas, combinadas con las compras de activos, han arrastrado las tasas de interés y han aplanado la curva de rendimientos", rezaba la nota de UBS. "El historial económico a largo plazo de las tasas negativos ha sido, en el mejor de los casos, mixto", comentaban estos economistas. Desde que el Banco de Japón (BoJ por sus siglas en inglés) introdujo los tasas de interés negativos en 2016, el crecimiento económico se ha mantenido moderado y la inflación ha estado por debajo del objetivo del banco central.

Sueños hechos realidad

Ahora Trump tiene las tasas de interés oficiales que maneja la Fed en el 0%, mientras que algunas letras del Tesoro han llegado a caer a territorio negativo. Pero el deseo de las tasas negativos suele venir acompañado de malas noticias para la economía, como explicaba el editorial de UBS. El presidente de Estados Unidos se enfrenta, probablemente, a la mayor recesión económica de las últimas décadas, que podría llevar a la tasa de paro a niveles desconocidos, aunque sea de forma temporal.

El otro deseo de Donald Trump puede empeorar todavía más las cosas. La guerra de precios y de producción de petróleo entre la OPEP y Rusia (junto con un descenso de la demanda) ha hundido los precios del petróleo. Trump exigía a la OPEP un petróleo barato que ayudase a estimular el consumo y poder adquisitivo de los americanos. Ahora, el precio del petróleo ha caído tanto que pone en serio riesgo a la industria del shale oil (petróleo de esquisto) en Estados Unidos, uno de los sectores que mayor simpatía ha mostrado por Trump desde el primero momento.

La creciente importancia del sector del fracking y el shale oil en Estados Unidos en los últimos ochos años ha incrementado la influencia de esta industria sobre el empleo y la economía en general. Según los datos que maneja la American Petroleum Instiute (API), la industria del petróleo y gas natural supone 10.3 millones de trabajos y alrededor del 8% del PIB de la mayor economía del mundo.

Probablemente Trump se arrepentirá de haber pedido a la OPEP más petróleo y más barato. Probablemente no, seguro. El equipo de gobierno de Trump está intermediando entre Arabia Saudita y Rusia para que recuperen su política de coordinación y devuelvan los precios del crudo a un nivel que permita seguir operando a la industria del fracking en Estados Unidos.

La lucha por evitar el descalabro

Tanto el Ejecutivo como el Legislativo y el banco central han decidido arrimar el hombro viendo la que se viene encima de la economía de Estados Unidos. Así, el Senado aprobaba esta semana un plan de rescate económico de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país, "una inversión al nivel de tiempos de guerra", como señaló el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell. Préstamos blandos a empresas, ayudas a grandes corporaciones que se van a ver muy perjudicadas por el coronavirus, cheques a ciudadanos con rentas medias y bajas y la ampliación de la cobertura del desempleo son algunas de las medidas tomadas por los senadores, que aún debe aprobar la Cámara de Representantes y ratificar el presidente.

Por su parte, la Reserva Federal ha anunciado la compra ilimitada de activos en su intento por calmar a las bolsas, que han caído desde máximos históricos hasta niveles de cuando aún gobernaba Obama, hace tres años y medio, con una caída superior al 30% en el S&P 500 en apenas un mes. El banco liderado por Jerome Powell añadió al paquete un programa de préstamos que asciende a 300,000 millones de dólares destinados a pequeñas y medianas empresas además de una línea de crédito a plazo fijo respaldada por activos implementada durante la crisis financiera.

Estas ayudas parecen haber calmado a Wall Street, que al cierre del jueves repuntaba más de un 17% desde mínimos. Sin embargo, parece que el miedo ha hecho mella en la economía real, y Estados Unidos registraba ayer el mayor incremento de su historia en peticiones de desempleo, hasta los 3,283 millones, once veces más que la semana precedente. La afectación de la crisis sobre el sector servicios será muy alta, y la tasa de desempleo del 3.5% que recogen los últimos datos disponibles de inicios de marzo podría haber marcado ya su mínimo en lo que va de siglo.

Una gestión sanitaria con altibajos

Pero, además del revés económico, Trump se enfrenta a unas semanas o meses de campaña donde el número de muertos por coronavirus va a ser la noticia principal en el país. Aunque la enfermedad ha hecho su aparición en suelo estadounidense varias semanas después de que se vieran los estragos que causó en China, e incluso en Italia o España, el gobierno federal no solo no tomó medidas sanitarias -sus competencias en este sentido son limitadas- sino que ha ido restando importancia al virus incluso cuando los contagiados en el país se contaban ya por miles.

Aunque Trump pueda estar ahora de celebración por el hecho de que, por segunda semana en su presidencia, haya más americanos que aprueban su gestión que aquellos que la critican -49% frente a 45%, según Gallup-, los efectos de la pandemia empiezan a hacerse patentes. A día de hoy, Estados Unidos es el país con más contagiados del mundo con más de 86,000, mientras que el número de víctimas mortales supera las 1,300. En una semana ha cuadruplicado el número de enfermos por Covid-19. En esa misma semana, el presidente dijo que los estados no deben cerrar sus comercios más de quince días porque "no podemos permitir que la cura sea peor que el propio problema" y ha criticado reiteradamente a los medios críticos con su gestión.

Aunque su administración actuó rápido para limitar los viajes desde China, tan pronto como el 3 de febrero, un mes antes de que la OMS declarase la pandemia, buena parte de sus decisiones posteriores parecen haber llegado demasiado tarde. Ordenó cerrar las fronteras a Europa el 12 de marzo, cuando ya había 1,700 contagiados en el país. Con Canadá y México lo hizo unos días después, en el momento en el que la curva de infectados empezaba a acelerarse. El 13 de marzo declaró el Estado de Emergencia Nacional.

Por otra parte, Trump ha presumido de que Estados Unidos ha realizado más test que nadie para la detección del coronavirus, pero sin tener en cuenta que la cuantía sigue siendo muy inferior a la de Italia o Corea del Sur si se tiene en cuenta la proporción por número de habitantes. La respuesta en este ámbito sigue siendo lenta, a pesar de que el poder de compra de Estados Unidos a la hora de adquirir tests y material médico es muy superior al del resto de países afectados, dado el tamaño de su economía.

En este sentido, la Casa Blanca recuperó el pasado día 18 la Ley de Producción de Defensa, que permite al sector público requisar los medios de producción privados para hacer frente a la emergencia sanitaria. La norma, elaborada en 1950 durante la guerra de Corea para apoyar el esfuerzo bélico, sólo será utilizada "en el caso del peor escenario posible", según el propio Trump. Aunque la orden ejecutiva que invoca la ley asegura que "es fundamental que todos los recursos sanitarios y médicos necesarios para responder a la difusión del Covid-19 sean adecuadamente distribuidos al sistema nacional de salud y a otros que más lo necesiten en este momento", aún no se ha puesto en marcha ninguna medida específica de requisamiento, producción o distribución de material sanitario.

Unas elecciones en el peor momento

Así, Trump se encuentra en una tesitura complicada: el número de víctimas mortales y de contagiados por la pandemia irá en aumento a medida que se acerquen las elecciones de noviembre. Se avecina una campaña presidencial en la que la sanidad estará en el centro del debate, poniendo sobre la mesa que uno de los primeros fracasos del presidente fue establecer el sistema sanitario que él defendía. Además, aunque sea complicado, el demócrata Bernie Sanders, que aboga por una sanidad pública universal, aún está a tiempo de ganar las primarias de su partido frente a un exvicepresidente Joe Biden que aboga por recuperar el 'Obamacare'.

A su vez, la ralentización de la economía nacional y mundial se hará patente, lo que hace posible que se llegue a los comicios con el peor dato de paro y de crecimiento económico de su presidencia, las dos grandes bazas que ha esgrimido durante cuatro años. Tampoco parece que el mercado bursátil vaya a recuperar en siete meses los máximos históricos que registraba Wall Street antes de la expansión del coronavirus.

Quizá ya es demasiado tarde. La mayor potencia del mundo había resistido mejor que ningún país desarrollado la desaceleración económica, pero el 'golpe' de esta crisis, que ha hecho realidad los 'sueños' de Trump, parece inevitable. Una recesión que llega en el peor momento para Trump, a las puertas de unas elecciones presidenciales que antes de que sus sueños se hicieran realidad parecía tener ganadas.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2020-06-17 20:35:17

Edición Especial: Empresas mexicanas y la nueva normalidad

México se encuentra en un momento de definiciones. La 'nueva normalidad' está en puerta y con ello las empresas se enfrentan al reto de reactivarse tras la mayor paralización en la historia del país.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El mercado laboral de China queda muy dañado tras la epidemia del coronavirus
China oculta nuevos casos asintomáticos de coronavirus en Wuhan