elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
48.245,96
+1,06%
18,7604
-0,44%
71,62
-0,22%
1.228,57
+0,16%

¿Cómo vivíamos antes de Wikipedia? 10 datos para desempolvar el pasado

Anna Lagos - 12:01 - 15/01/2016
1 comentario
  • Fuente de información casi infinita, la auténtica y colaborativa Wikipedia

  • Hoy, la enciclopedia online abierta cumple 15 años de transformar el flujo de información en nuestras vidas

tagsMás noticias sobre:
Fuente: Reuters

Ya no concebimos la vida sin Wikipedia. ¿Cómo le hacíamos para conocer las maravillas y desgracias del mundo sin la enciclopedia más grande y libre del mundo?, ¿cómo lográbamos obtener los datos más triviales o profundos sin tener a nuestra disposición esta herramienta?

Para entenderlo, decidimos desempolvar el pasado y recordar todo aquello que hacíamos antes de tener la maravillosa, única, amada por los jóvenes y adolescentes, odiada por los profesores recalcitrantes, fuente de información casi infinita, la auténtica y colaborativa Wikipedia.

1.- Teníamos que recurrir a horribles y desactualizadas enciclopedias de 500 tomos.

¿A poco no tenías una enciclopedia grande, pesada y cara en casa? Aunque muchas veces nos fue de utilidad, encontrar datos específicos era una tortura y hasta algunas veces tenías que pedir ayuda, además, no cabe duda de que los datos que estaban incluidos ahí ya habían sido historia y no existía forma de verificarlo con otras fuentes al momento. El conocimiento se quedaba en una vieja enciclopedia que parecía saberlo todo, pero el espacio era sorprendentemente insuficiente. Eso, queridos adolescentes nacidos después de 1995 hacíamos sin Internet.

2.- Nos teníamos que conformar con las monografías de la papelería de la esquina. ¡Aaaahhhh, las monografías! Esos trozos de papel llenos de imágenes que utilizábamos para ilustrar nuestras tareas; eran baratas y condensaban información suficiente para una clase de educación básica, algunas veces, las letras eran borrosas y cuando el pegamento tocaba sus letras no existía forma de recuperar la información.

3.- Creíamos sin cuestionar en lo que decía nuestra abuela, fuente inagotable de supersticiones y creencias. Queremos mucho a nuestras abuelas, mucho. Y durante muchos años su experiencia eran nuestros ojos para enfrentarnos con el mundo y también para conocerlo. Ellas eran fuente de insospechadas y deliciosas recetas, pero también de remedios para nuestros males más comunes y datos curiosos sobre la historia. Si no sabíamos algo, íbamos con ellas, quienes nunca tenían para nosotros un 'no sé', pues lo que no sabían lo inventaban.

4.- Muchas veces, nos quedábamos con las ganas de saber algo. La curiosidad siempre estuvo ahí: nos preguntábamos por qué el cielo es azul, por qué los camaleones cambiaban de color y la razón por la cual no habíamos visto hasta ahora vida extraterrestre, pero ir a un biblioteca lejos o muy lejos de casa para buscar entre miles de fichas ordenadas de forma complicada, con apenas esperanza de encontrar lo que queríamos era completamente desalentador. Entonces, volvíamos con nuestra abuela.

5.- La información corría leeeentamente. Lo más rápido que podíamos encontrar la información era hasta el síguenos día a través de periódicos, si nos iba bien. Pero lo más probable es que hayamos permanecido desactualizados por años, pues comprar una nueva enciclopedia no entraba en el presupuesto de nuestros padres.

6.- Teníamos que pasar horas en bibliotecas para obtener un dato en concreto. ¡Qué tedio! Lo bueno de eso es que en el camino podríamos encontrar información aun mas interesante que la que buscábamos al principio.

7.- Conocer las voces de personajes históricos, los discursos inolvidables y los himnos de otros países era tarea casi imposible. Gracias a los hipervinculos ya podías buscar más que letras, era un mundo de posibilidades: vídeos, canciones, entrevistas, libros enteros, fotografías, pinturas...

8.- Con Wikipedia, nos enteramos que todos podíamos contribuir al conocimiento a través de la colaboración y el voluntariado

9.- Compartir la información ya no se hace a través de copias ni pesados libros, sino con solo un clic

10.- ¡No olvidamos las fuentes documentales "serias", mucho menos los libros! Al contrario, tenemos la posibilidad de encontrar justo lo que queremos y comprar el libros en línea, recurrir a documentos o artículos científicos, la información está al alcance de la mano y quien tenga una duda ahora... es porque quiere.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 1

1
Alejandro V.
16-01-2016 / 04:59
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Al parecer al autor no le gustaba mucho estudiar.

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-08-20 21:35:04

Biometría: la apuesta de los bancos para garantizar la seguridad de las transacciones

Las autoridades financieras mexicanas han tenido que tomar medidas para frenar el ciber crimen y una de las alternativas es la aplicación de sistemas de seguridad biométricos, principalmente la huella dactilar.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Muere René Angelil, esposo de Celine Dion, víctima del cáncer
Su ex novia gana la lotería: él es el hombre con más mala suerte del mundo