Las memorias de Michelle Obama: de su odio por Trump a su "flechazo" con Barack

EconomíaHoy.mx - 13:00 - 13/11/2018
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    Foto: Reuters

    Michelle Obama publica este martes su novela Mi Historia, donde rememora toda su vida, tanto desde el punto de vista familiar como profesional. La ex primera dama no deja ningún tema en el tintero y cuenta detalles escabrosos como que sufrió acoso escolar en el colegio, que perdió un bebé con Barack y desvela cómo fueron sus ocho años en la Casa Blanca junto a Obama.

    Michelle hace un repaso de su vida en primera persona. Nació en un barrio obrero de Chicago, pero consiguió ir a la Universidad de Princeton y Harvard, donde se licenció en Derecho. Después encontró el amor con Barack Obama, el que años más tarde sería el presidente del Gobierno. En sus memorias también se tratan los asuntos más difíciles de su vida como: la perdida de un bebé, las terapias de pareja, los tratamientos de fecundación in vitro a los que se sometió para ser madre y hasta los rumores que apuntaban que se iba a meter en política. "No tengo la menor intención de presentarme a un cargo público, nunca", apunta tajantemente la protagonista en la publicación".

    El drama de su infancia: fue víctima de acoso escolar

    La ex primera Dama vivió durante su infancia en una casa de ladrillo de su tía Robbie. Sus padres alquilaban un apartamento en la planta 2 del edificio, mientras que sus abuelos vivían en la 1. De chiquitita fue víctima de acoso escolar. Con los años esto cambio y aprendió a defenderse a ella misma y a otros compañeros que estaban en su situación.

    Así conoció a Obama 

    Se conocieron cuando Michelle tenía 25 años y ya ejercía como abogada en un prestigiosos bufete de Sidley & Austin de Chicago. Ella eraabogada mientras que Obama era becario dentro de la compañía. A pesar de tener cosas en común, su relación comenzó con un pequeño rifirrafe.

    "Un socio senior del bufete de abogados en el que yo trabajaba en Chicago me pidió que fuera la mentora de un estudiante que venía hacer las prácticas de verano, y la respuesta fue fácil: por supuesto que lo haría. En el memorándum para confirmar el encargo vi que junto a mi nombre aparecía otro, el de un prometedor estudiante de Derecho que estaba ocupado escalando su propia escalera. Como yo, era negro y de Harvard. Aparte de eso, no sabía nada, solo que tenía un nombre raro", relata Michelle.

    El primer día de trabajo el ex presidente llegó tarde y eso a ella le molestó mucho. Obama se disculpó con ella y dijo que el retraso había sido ocasionado por la lluvia. Posteriormente se saludaron dándose la mano y se pusieron a trabajar. Él iba vestido con un traje oscuro que le hacía especialmente elegante.

    Durante el tiempo en el que estos trabajaron juntos nunca surgió el amor. La ex primera dama estaba tan centrada en su trabajo que no tenía tiempo para estos asuntos. Pero un día todo cambio y Barack invitó a tomar un helado a Michelle. Esa tarde se dio un auténtico flechazo que les hizo inseparables.

    "Fue entonces cuando supe que aún estábamos a tiempo, una de las pocas ocasiones en la que decidí dejar de pensar y vivir sin más. Era una cálida tarde de verano. El aire me acariciaba la piel. Había una heladería Baskin-Robbins a una manzana del edificio donde Barack vivía, pedimos dos cucuruchos y nos sentamos en la acera para comérnoslos. Nos colocamos muy juntos, con las rodillas en alto, cansados pero complacidos tras un día al aire libre, y dimos buena cuenta de nuestro helado, con rapidez y silencio, intentando acabar antes de que se derritiera. A lo mejor Barack lo advirtió en la expresión de mi cara o lo intuyó en mi postura: para mí todo había empezado a soltarse y desplegarse. Me miraba con curiosidad y un atisbo de sonrisa. -¿Puedo besarte? -me preguntó. Y entonces me incliné hacía él y todo cobró claridad".

    La llegada a la Casa Blanca

    En noviembre de 2008, Obama se alzó con el cargo de presidente de los Estados Unidos. Michelle y sus hijas, Malia y Sasha, tuvieron que cambiar su vida de forma radical. Dejando su casa de Chicago y trasladándose a la Casa Blanca, un palacio que cuenta con 132 habitaciones, 35 baños y 6 plantas, en el que trabajan cientos de empleados.

    "La gente me pregunta cómo es vivir en la Casa Blanca. A veces respondo que es algo parecido a como me imagino que debe ser vivir en un hotel de lujo, si ese hotel de lujo no tuviera otros clientes salvo tú y tu familia. Hay flores por todas partes, y las renuevan casi a diario. El edificio en sí transmite antigüedad e intimida un poco. Las paredes son tan gruesas y el entarimado tan macizo que la residencia parece absorber cualquier sonido con rapidez. Intenté, a mi manera, relajar el protocolo. Dejé claro al personal doméstico que nuestras niñas se harían la cama todas las mañanas, igual que en Chicago. También dije a Malia y Sasha que actuaran como siempre: que fuesen educadas y amables y no pidieran nada que no necesitasen o que pudieran conseguir por sí mismas. Me aseguré de que supieran que no tenían que pedir permiso para salir afuera a jugar".

    La divertida anécdota entre Michelle e Isabel II

    Durante el periodo de primera dama, Michelle siempre estuvo al pie del cañón al lado de su marido. Y tras esos viajes oficiales, siempre recordará con especial cariño su viaje a Inglaterra en 2009 junto a la Reina. Allí se saltó el protocolo.

    "Los zapatos son molestos, ¿verdad?, me dijo la Reina de Inglaterra durante una recepción en el Palacio de Buckingham mientras señalaba con cierta frustración los suyos, negros y de tacón bajo. Entonces le confesé que me dolían los pies. Su Majestad reconoció que a ella también. Nos miramos con una expresión idéntica que venía a decir: ¿Cuánto tiempo más tendremos que estar de pie con los líderes mundiales?. Y con esas, lanzó una risa verdaderamente encantadora. Entonces hice lo que me sale por instinto siempre que siento que he conectado con una persona, que es exteriorizar mis sentimientos: le pasé un brazo por los hombros en señal de afecto. En aquel momento no podía saberlo, pero estaba cometiendo lo que se consideraría una metedura de pata de proporciones épicas. Las cámaras recogieron el momento y en los días siguientes se haría eco la prensa de todo el mundo: ¡Ruptura de protocolo!, ¡Michelle Obama se atreve a abrazar a la Reina!. Si en el Palacio de Buckingham no había hecho lo apropiado, por lo menos había hecho lo más humano. Me atrevería a decir que a la Reina no le importó, porque cuando la toqué lo único que hizo fue acercárseme más y ponerme una mano enguantada en la parte baja de la espalda con suavidad".

    "Nunca" perdonará a Trump

    La ex primera dama acusa a Donald Trump de haber "puesto en riesgo" a su familia cuando impulsó en 2011 el falso rumor de que el entonces presidente estadounidense no había nacido en Estados Unidos. Trump invirtió dinero y recorrió el país promoviendo su teoría, lo que obligó finalmente a la Casa Blanca a publicar el certificado de nacimiento de Obama, originario de Hawai.

    "Donald Trump, con sus insinuaciones escandalosas e irresponsables, ponía la seguridad de mi familia en peligro. Y nunca lo voy a perdonar por eso", dice Michelle en el libro.


    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    ESPECIAL

    www.economiahoy.mx
    2020-12-15 22:21:16

    Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

    Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.



    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Donald Trump ya confirmó su asistencia a toma de protesta de AMLO: Polevnsky (VIDEO)
    Equipo de AMLO desmiente a Polevnsky: no está confirmada visita de Trump