elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.343,96
-0,18%
20,4112
-0,44%
55,29
-0,72%
1.210,76
+0,66%

América Latina define su futuro político en 2018: entre 'vacas flacas' y la 'era Trump'

Ana Gabriela Jiménez Cubría / Gibrán Zafra - 16:00 - 16/01/2018
0 comentarios
  • México, Brasil, Costa Rica, Paraguay, Colombia, Venezuela y Cuba tendrán cambios políticos en el 2018

  • A principios del siglo XXI, América Latina comenzó un periodo de prosperidad por el alza de las materias primas

Siete países tendrán elección en 2018. Foto: EconomíaHoy

El 2018 será un año clave para el rumbo político y económico de América Latina. Siete países de la región cambiarán de presidencias. Costa Rica, Paraguay, Colombia y Venezuela al igual que los gigantes económicos de la zona, México y Brasil, acudirán a las urnas, además de Cuba que también vivirá una renovación en su gobierno. La región tendrá una importante transformación política en sus poderes en medio de un periodo económico que podría ser definido como de "vacas flacas" y en la era de una "política global de agresión" del presidente estadounidense, Donald Trump.

A principios del siglo XXI, América Latina comenzó un periodo de prosperidad de la mano del alza de los precios de las materias primas. En 2004, la región tuvo un crecimiento económico de 5.9%, encabezado por la Comunidad Andina (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) cuyo PIB avanzó ese año un 9.5% mientras que el Cono Sur (Argentina, Chile y Uruguay) crecía a una tasa de 8.4%, Brasil un 4.9%; México-Centroamérica un 4.9% y el Caribe un 4%, según datos de la CEPAL. "Había la sensación de que en América Latina ya no habría crisis. Los economistas tenían la idea de que los políticos y los servidores públicos ya no tendrían que preocuparse por la tragedia permanente de la región", dijo Alicia Puyana, profesora investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). "Ahora la tarea era distribuir la prosperidad". 

Pero con la llegada de la gran crisis económica mundial de 2008-2009 y la desaceleración China, destino de la mayoría de las exportaciones de estos países, ese periodo de optimismo se terminó. "Ahora estamos atravesando un ciclo de precios bajos que difícilmente se recuperarán", dijo la economista, que prevé que los precios deprimidos de las materias primas continuarán así por los próximos 10 o 15 años. Así, las economías de la región -que tras dos años de recesión logró avanzar apenas un 1.1% en 2017- se perfilan para continuar con expansiones bajas y con sus poblaciones "disgustadas porque no se aprovechó la bonanza de los años de crecimiento", dijo Puyana. "La riqueza se distribuyó algo en Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, pero no hubo la intención de cambiar el modelo económico y depender menos de las materias primas". Para 2018, el Banco Mundial espera que la región crezca un 2%

Conforme ha terminado el auge de las materias primas, autores como Puyana hablan ya de la instalación de gobiernos "de los grandes ricos", que favorecerán a los grandes capitales como reacción contra la política distributiva de las épocas de bonanza. "Viene una contraofensiva" afirma la investigadora, "es una reacción a una distribución de los ingresos y reducción de las grandes desigualdades, una reacción a la mejoría del tratamiento del trabajo". La economista pone como ejemplo el caso de Argentina o Chile.

El factor Trump

En la parte política, para el doctor Adalberto Santana, exdirector del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el año electoral en la zona estará acompañado del factor de la "política de agresión" que ejerce Donald Trump desde la Casa Blanca, la cual busca la confrontación no sólo con la región, sino que se trata de un fenómeno global con el que se conduce el presidente de Estados Unidos. 

El pasado noviembre, Honduras acudió a las urnas. El resultado fue un polémico proceso electoral tras el que Juan Orlando Hernández obtuvo su segundo mandato consecutivo, luego de que la corte tuvo que intervenir para resolver el conflicto. "Tal parece que el proceso en Honduras tiene que pasar por la validación del Departamento de Estado norteamericano", explica el doctor Erick Fernández, catedrático de la Universidad Iberoamericana. La elección hondureña es la muestra de que el gobierno de Trump estará cerca en el desarrollo de los comicios de aquellas naciones con las que tienen "cierto compromiso de carácter político", concluye el experto en América Latina.

Nuevos vientos políticos podrían tener un impacto sobre los acuerdos comerciales bajo los que opera América Latina. Fernández considera que con el factor Donald Trump en la Casa Blanca, Estados Unidos buscará tratados directos, es decir bilaterales, ya que considera que en los trilaterales o con más componentes su país pierde en temas de salario. Muestra de ello es la dificultad que ha encontrado la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá que en unos días iniciará su sexta ronda en busca de encontrar una continuidad o determinar su finalidad.

¿El fin de una era?

Las primeras dos décadas del Siglo XXI estuvieron marcadas por tres grandes proyectos político-económicos asentados en tratados comerciales multinacionales en América Latina, una época que "está terminando", según el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Arturo Oropeza. El primero es el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), liderado por Venezuela y que "como movimiento político, como visión integral de futuro hoy es un fracaso". El segundo, encabezado por Brasil con el Mercosur (Mercado Común del Sur) como brazo de su política de integración de América del Sur, y de un intento de Brasil por recuperar la hegemonía que sostuvo durante el siglo XX. Esta integración exitosa durante la primera década del siglo XXI, implicó una división fuerte en América del Sur y la exclusión de México y hoy se trata de un proyecto "con un declive muy fuerte ante la propia crisis de Brasil, cuyo conflicto económico y político aún no está resuelto", dijo el especialista. 

El tercer proyecto ha estado encabezado por México con la Alianza del Pacífico bajo un esquema de posicionamiento "marcado en términos del TLCAN, neoliberal, que no pasa por sus mejores días", señaló Oropeza. "Vemos una crisis del propio NAFTA ante la situación de Trump y esta negociación torpe, equivocada, que al final de cuentas le pega al proyecto y a su futuro". Los tres proyectos, afirma, "están agotados y en espera de un relanzamiento hacia el futuro". 

En contra parte, Santana aprecia un panorama distinto en donde ve que los intercambios comerciales en el continente se van a consolidar. Observa avances en la Alianza del Pacífico, y considera que se fortalecerá la estrategia con países asiáticos, principalmente con China. Ejemplo de ello es Chile, nación que ha encontrado en el país gobernador por Xi Jinping a su principal socio por encima de Estados Unidos. En torno a México, indicó que el sector empresarial ya se dio cuenta que su "mercado natural" está en América Latina, por lo que se diversificará el mercado para no depender del estadounidense.

Para Oropeza, Trump es causa y no consecuencia de un fenómeno global de desencanto con lo global por parte de las clases medias. En América Latina, como en Europa, existe un desencanto con los resultados económicos y políticos que empata con el de las clases medias estadounidenses y que provocó "una estampida de una clase media espantada, dolida y harta". El académico habla de un desangelamiento que podría ser "un punto de aterrizaje hacia el populismo". Se trata, dice el investigador, de un desencanto que no es visible en Asia del Este, en donde las quince principales economías han tenido un crecimiento económico promedio de 6% en los últimos 30 años. "Estamos hablando de un modelo económico del desarrollo en Asia que está siendo muy exitoso contra un modelo económico occidental que dejó de serlo y que está padeciendo para sostener crecimientos del 1% en Europa y Estados Unidos, y del 2% en América Latina". Se trata, asegura, de un problema estructural de fondo que al mismo tiempo podría ser una oportunidad para replantear los modelos políticos y económicos de la región.

Brasil y la posible vuelta de Lula

En 2018 en Brasil, la economía más grande de América Latina, se vivirá un proceso electoral presidencial, de gobernadores y parlamentario. Para los expertos Adalberto Santana y Erick Fernández, el factor Lula tendrá gran peso en la elección carioca pero se antoja una competencia muy reñida ya que se percibe una izquierda que se aglutina, nuevamente, en torno a su figura. El expresidente brasileño tiene amplias posibilidades, en caso de ser candidato, de volver al poder aunque tendrá que mostrar un cambio en su discurso que se base en la inclusión de otros sectores ante el panorama de corrupción que ha salpicado a la administración del actual mandatario de derechas, Michel Temer, quien llegó al poder tras el impeachment a Dilma Rousseff. 

Entre los gobiernos de izquierda de Lula y Rousseff hay una gran distinción, apunta Puyana. Lula gozó de altos precios de materias primas, tasas de interés bajas y grandes flujos de capitales. Con ello, se expandió el gasto público y fue posible una distribución de la riqueza en un país con una concentración del ingreso superlativa, gran parte de la población en pobreza y poco acceso a servicios. "Había margen de maniobra, se podía bajar un poco las tasas de ganancias de las grandes empresas y subir un poco los impuestos", dijo la economista. Pero con Rousseff eso cambió. Bajo su administración cayeron los precios de las materias primas y ya no hubo dinero para continuar con los programas sociales. Al subir los impuestos al gran capital, se aprovechó para dar el golpe político". 

Trump no moverá la balanza en México

En el caso específico de México que tendrá elecciones el próximo 1 de julio,  se renovará el Gobierno Federal además de varios gobernadores y el Congreso de la Unión. Al respecto Erick Fernández ve que la relación con Estados Unidos no será definitoria, "no moverá la balanza", a menos que Donald Trump "se decante por alguna propuesta política en México", aunque no es un escenario probable. Para Adalberto Santana, en el escenario de que Andrés Manuel López Obrador llegue a Los Pinos, seguramente habrá un endurecimiento en el discurso del presidente estadounidense contra México, pero no en la práctica.

Dada la alta dependencia que México tiene de la economía estadounidense y del TLCAN, su modelo económico no puede cambiar mucho, dice Puyana. "En las negociaciones (del TLCAN) hay una fuerte presión para que se cambie el modelo económico de México, pero el gobierno no lo quiere cambiar, quiere preservarlo y profundizarlo". La economista refiere a reclamos de la iniciativa privada por una nueva política industrial en la que, por ejemplo se proteja al sector agrícola reduciendo las importaciones de productos desde Estados Unidos y Canadá. Las diferencias, según el resultado electoral, podrían notarse en el destino del gasto social, más no en  cómo se distribuye el ingreso, "cuánto va a impuestos y cómo se gastan esos impuestos, en eso podría haber cambios, pero no más", dice la experta, que además subraya que no ha existido un cambio en la política económica desde el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988) y pese a doce años de gobiernos del PAN. 

El proceso de paz, clave en elección colombiana

Los ciudadanos colombianos acudirán a las urnas en marzo, en mayo y en junio para elecciones legislativas, para la primera vuelta presidencial y una posible segunda vuelta, respectivamente. Según Fernández y Santana un factor que marcará el rumbo de la política colombiana es el proceso de paz que promovió el mandatario Juan Manuel Santos, un gobierno ubicado en el centro-derecha y que se ha alejado del ala radical de la derecha representada por el exmandatario Álvaro Uribe.

Otro factor importante será el papel que tomen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las cuales pasaron de ser un grupo guerrillero a una probable opción como partido político, lo anterior como consecuencia de la pacificación que vive la nación cafetalera. Fernández y Santana observan que lejos de una influencia del factor Estados Unidos en las elecciones, pesarán más los pasos que siga el proceso de paz.

¿Los Castro dejan el poder en Cuba?

Cuba tendrá un nuevo presidente en abril próximo y presenciará el fin de la dinastía Castro en el poder, al menos en la persona. "Será la más tranquila transición de América Latina, donde hay la mayor estabilidad política porque su régimen político obedece a otras características", afirma Adalberto Santana, quien observa el proceso político en la isla como un cambio generacional en una democracia que no obedece a partidos políticos y que se basa en ciudadanos participativos. Para Erick Fernández, en el país cubano "lo que se estima no es un proceso electoral pero sí el manejo del interior de distintos posiciones en el Partido Comunista Cubano".

El que la muerte de Fidel Castro no haya representado un cisma y que bajo el gobierno de Raúl se haya dado inicio a una apertura económica son indicios de que en Cuba se consolidará una "apertura controlada", similar a la que opera en China, señaló Oropeza. 

Oposición con poca oportunidad ante Maduro

Sobre Venezuela, uno de los focos rojos de Estados Unidos en el continente, Santana, exdirector del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la UNAM, ve una oposición débil con dificultades para poder derrotar al gobierno de Nicolás Maduro. También se observa, según el experto, a un sector opositor con apoyo en el extranjero pero con menor credibilidad al interior del país por lo que tendrá que buscar acuerdos con la actual administración en el poder, en uno de los países con los que Trump ha mantenido mayores tensiones.

"Desde el primer momento del gobierno de Chávez la oposición no se ha podido coordinar, no ha podido lanzar un programa convincente que agrupe a la gente y que la lleve a votar por ellos", dice Puyana. Pese a la cada vez más apremiante escasez de productos básicos, una inflación de 2,616%, un ambiente de confrontación en las calles, y una cada vez mayor coordinación de la comunidad de países americanos contra el gobierno de Maduro, "la oposición no ha logrado ganar espacio y aprovecharse de ese deterioro de la situación". Se trata así de un cuadro que para cualquier país podría parecer una fatalidad, no obstante, dice la experta, "los países sobreviven".

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-08-20 21:35:04

Biometría: la apuesta de los bancos para garantizar la seguridad de las transacciones

Las autoridades financieras mexicanas han tenido que tomar medidas para frenar el ciber crimen y una de las alternativas es la aplicación de sistemas de seguridad biométricos, principalmente la huella dactilar.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
A la Comisión Europea le gustaría que Reino Unido volviera a la UE tras el Brexit
Trump reinventa la estrategia militar de Estados Unidos en un año de gestión