Unas elecciones impredecibles en Alabama deciden el futuro de la 'Era Trump'

Víctor Ventura - 10:48 - 12/12/2017
0 comentarios
  • El republicano, acusado de pederastia, ha polarizado a los votantes

  • Los demócratas aspiran a ganar por primera vez en casi dos décadas

Roy Moore se marcha tras votar montado en su caballo, Sassy. Foto: Reuters.

Si hay algo que se puede destacar de la política estadounidense en 2017 es que cualquier cosa es posible. Alabama es un estado profundamente republicano. La última vez que un demócrata ganó unas elecciones a gobernador, senador o presidente en este territorio del sur de Estados Unidos fue en 1999. Donald Trump ganó hace apenas un año por 28 puntos de ventaja frente a Hillary Clinton. Y sin embargo, es aquí donde el futuro del Senado y de la 'Era Trump' en su conjunto está en juego, en unas elecciones inesperadamente disputadísimas para elegir al sucesor de Jeff Sessions, fiscal general de Trump.

Normalmente, todo el mundo daría por hecho que cualquier republicano tendría garantizada su victoria. Pero las circunstancias de esta votación son cualquier cosa menos normales. Y al frente de todas las excentricidades está el candidato republicano: Roy Moore, un polémico exjuez expulsado dos veces de su puesto por desobedecer las sentencias del Tribunal Supremo, que está acusado de múltiples casos de abusos pederastas y que argumenta que solo los varones blancos, cristianos y heterosexuales deberían tener derechos constitucionales.

Precisamente, el hecho de que Moore esté en la papeleta ha convertido lo que debería ser una mera formalidad en la votación más disputada en Alabama en lo que va de siglo. Enfrente tiene a un demócrata moderado, Doug Jones, un fiscal famoso por llevar a la cárcel a un grupo de miembros del Ku Kux Klan que habían asesinado a varios jóvenes negros. La extrema radicalidad de Moore ha logrado lo que parecía imposible: que miles de personas hayan decidido votar a un demócrata por primera vez en su vida.

El demócrata Doug Jones acude a votar a su colegio electoral. Foto: Reuters.

Nadie sabe qué va a pasar

La situación, unas elecciones en las que ambos candidatos pueden ganar, es tan extraña en Alabama que las encuestas dan resultados de todos los colores. El lunes, un día antes de la votación, según la encuesta que miraras, Moore ganaba por 9 puntos (51%-42%), o Jones ganaba por 10 (40%-50%), o había un empate a 47%. La clave, saber quién va a ir al colegio electoral en un martes de diciembre, sin nada más que votar, en un año en el que los demócratas han logrado fuertes avances en todo el país.

La campaña también ha sido inusual desde que el Washington Post revelara las denuncias de pederastia contra Moore. El exjuez ha rechazado los debates televisivos y no ha aparecido en público durante la última semana de actos, salvo para el evento de cierre la última noche. Jones ha emitido siete veces más anuncios en televisión, ha visitado la mitad de los municipios del estado y ha alistado a figuras como el exjugador de la NBA Charles Barkley, el invitado estrella de su acto final, o al expresidente Barack Obama, que ha grabado un mensaje pidiendo a la población negra del estado -más de un tercio del total- que vaya a votar.

El Partido Republicano ha tenido más problemas para cerrar filas en torno a Moore. El Comité Republicano en el Senado anunció que intentaría expulsar al exjuez si resulta elegido, mientras que los líderes del partido en Alabama sí le han mantenido su apoyo. Pero no todos: el otro senador del estado, Richard Shelby, anunció que había votado nulo en vez de a Moore, mientras que la exsecretaria de Estado con George W. Bush, Condoleezza Rice, pidió a sus vecinos rechazar "la intolerancia" de gente como Moore. Trump, por su parte, pidió el voto por él para "evitar que un izquierdista como Jones" salga elegido.

Todo en juego

La mañana amaneció con colas en las grandes ciudades, los pocos feudos de la minoría demócrata en el estado, mientras que las peticiones de voto por correo se dispararon en zonas universitarias. La única esperanza para Jones es arrasar allí y confiar en que sean muchos los republicanos que opten por votar a un demócrata por una vez, o que prefieran quedarse en casa. Moore y Trump han ido a movilizar a sus votantes en base al miedo: Jones es un "izquierdista" que "apoya el aborto", "está de acuerdo con la agenda homosexual" y que "votará en contra del programa de Trump".

La realidad es que el Partido Republicano tiene razones para estar preocupado: si pierden este escaño, las probabilidades de que los demócratas recuperen la mayoría en la Cámara Alta en 2018 pasarán de inexistentes a casi un 50/50. Una derrota sería también un duro golpe personal para Trump, que ya había apoyado al rival de Moore en las primarias de su partido. Y pondría la reforma fiscal -y cualquier otra ley futura- al borde del abismo: con un escaño menos, los republicanos se quedarán sin margen de error en las votaciones en el Senado.

El problema es que una victoria de Moore sería un problema igual o mayor. El exjuez ha pedido la destitución del presidente -republicano- del Senado, Mitch McConnell, al que ha atacado duramente en sus actos de campaña, y ha amenazado con votar en contra de numerosos proyectos republicanos, como la reforma sanitaria impulsada por Trump. Además, sus acusaciones de pederastia serían un argumento de campaña permanente en las legislativas del próximo año. Lo que podía haber sido una elección intrascendente se ha convertido en uno de los días clave de la Era Trump.


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-12-15 22:21:16

Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Trump arremete contra las mujeres que lo acusan de acoso sexual
¿Por qué hay tantos incendios en California y por qué este año han sido especialmente devastadores?