elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
47.444,05
-0,24%
18,8580
0,00%
71,45
+0,15%
1.218,11
-0,27%

Suprimir el impuesto de sucesiones: el sueño de Bush que puede cumplir Donald Trump

Jaime Palacios - 11:07 - 20/11/2017
0 comentarios
  • La reforma fiscal republicana busca eliminar el impuesto a las herencias

  • La medida beneficiaría a las grandes fortunas del país como Donald Trump

Foto. Reuters

Tras superar la votación del Congreso, solo el Senado se interpone entre la reforma fiscal republicana y su definitiva aprobación. El proyecto, que busca aplicar una de las mayores bajadas de impuestos de la historia de Estados Unidos, incluye un objetivo tradicional de la agenda conservadora: la eliminación del impuesto de sucesiones.

En el caso de que los republicanos consigan superar sus diferencias y logren sacar adelante la reforma, Donald Trump habrá conseguido en apenas un año de mandato eliminar el gravamen a las herencias, algo que no logró el expresidente George W. Bush en sus dos legislaturas en la Casa Blanca. El republicano trató de impulsar sin éxito en 2001 un agresivo plan de recorte de impuestos en el que se incluía la completa supresión del impuesto de sucesiones. El miedo al incremento del déficit acabó con el sueño de Bush, que se tuvo que conformar con una leve reducción progresiva de las tasas. No obstante, logró la suspensión completa del impuesto en 2010, aunque la medida solo estuvo vigente un año. Tras su desembarco en Washington, Obama prolongó varios de los recortes fiscales de la era Bush pero, en un intento por paliar el creciente endeudamiento de las arcas federales, decidió no alargar la suspensión del impuesto

Una tasa en constante cambio

Las tasas del impuesto de sucesiones han estado sujetas a constantes cambios desde la creación de la primera ley que gravaba las herencias en 1916. En un principio afectaba a las herencias superiores a los 50,000 dólares y marcaba una tasa máxima del 10% para aquellas que sobrepasaran los 5 millones de dólares.

Desde este primer dato, la tasa máxima del impuesto de sucesiones ha ido sufriendo notables variaciones hasta tocar su máximo histórico entre 1954 y 1977, cuando una herencia superior a los 10 millones sufría un gravamen del 77%. En los últimos cuarenta años, no obstante, la presión federal a las sucesiones se ha ido relajando hasta la tasa actual, que grava a las herencias que superen los 5.4 millones con una tasa del del 40%. Una presión fiscal que podría desaparecer por completo si los republicanos logran sacar adelante su reforma fiscal.

La cantidad de herencia exenta del impuesto también ha oscilado constantemente, alcanzando su máximo histórico en 1977, cuando aquellos que tuvieran un patrimonio inferior a los 10 millones de dólares no debían pagar al Gobierno Federal. Durante el gobierno del demócrata Jimmy Carter, el límite libre de impuestos bajó hasta los 5 millones, iniciando un descenso progresivo que tocó suelo durante el mandato de George Bush, cuando los patrimonios superiores a los 2 millones ya estaban obligados a tributar. Durante el mandato de Obama el límite ha ido aumentando paulatinamente hasta llegar a los actuales 5.4 millones de dólares, algo que no parece del agrado de Trump.

Pese a las críticas republicanas al impuesto, la tasa del 40% que actualmente fija el Gobierno Federal es un guiño a aquellas personas que posean un gran patrimonio, ya que no se aplica sobre el total de la herencia, si no sobre la cantidad que supere los 5.4 millones de dólares. Por tanto, una persona que deje una patrimonio de 7 millones sufrirá un gravamen del 40% sólo sobre 1.6 millones de dólares, no sobre el total de su fortuna.

Las grandes fortunas: las principales beneficiadas

En el año 2015, apenas 1,900 herencias se vieron afectadas por el gravamen al ser un impuesto que afecta únicamente a las grandes fortunas, por lo que su supresión beneficiará directamente el propio Trump. Cuando se conoció la intención del Partido Republicano de suprimir el impuesto de sucesiones, numerosos multimillonarios dirigieron una carta al Congreso para pedir que no se eliminara el impuesto. Firmado por 400 de las principales fortunas estadounidenses, entre las que figuran George Soros o Steven Rockefeller, el documento pide que no se implemente "una medida que aumentaría aún más la desigualdad social".

Ya en el año 2001, algunos de los principales patrimonios del país, como Warren Buffett o el padre de Bill Gates, dirigieron una carta al propio George Bush pidiendo que no suprimiera el gravamen a las herencias. Querían evitar así que sus hijos heredaran su patrimonio íntegro, algo que según sus palabras "iba completamente en contra del sueño americano", que defiende la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-08-20 21:35:04

Biometría: la apuesta de los bancos para garantizar la seguridad de las transacciones

Las autoridades financieras mexicanas han tenido que tomar medidas para frenar el ciber crimen y una de las alternativas es la aplicación de sistemas de seguridad biométricos, principalmente la huella dactilar.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El abuso de opiáceos costó a Estados Unidos el 2.8% de su PIB en 2015
La Comisión Europea pide al Gobierno  de May que asuma de una vez el 'Brexit'