elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
43.479,98
-0,13%
19,2030
+0,00%
52,99
-0,69%
1.492,05
+0,15%

El 'Gran Circo' regresa al Hermanos Rodríguez

Miguel Ángel Linares - 19:22 - 28/09/2016
0 comentarios
    Foto: Sergio Bautista.

    Cuando el 30 de octubre los semáforos de la recta principal se apaguen se dará inicio a la 18ª edición del Gran Premio de México, la revivida carrera que se recuperó para el calendario el pasado 2015, tras 23 años de silencio del Gran Circo en las rectas, curvas y tribunas del Autódromo Hermanos Rodríguez, en Ciudad de México.

    El triunfo del alemán Nico Rosberg el año pasado supuso el inicio de la tercera era del Gran Premio de México de Fórmula 1. Las dos primeras fueron las comprendidas entre 1962 y 1970, y 1986 y 1992. En total, 17 Grandes Premios disputados en el país norteamericano, si bien la primera de ellas, en 1962, no era puntuable para el Mundial.

    Si contamos esta primera prueba, el escocés Jim Clark (1936-1968) sería el Rey de México, gracias a sus tres victorias en el circuito de Magdalena Mixhuca, hoy Autódromo Hermanos Rodríguez. Clark -campeón del Mundo en 1963 y 1965, y que moriría en un accidente en Fórmula 2 en el circuito de Hockenheim, Alemania-, se impuso en la prueba inicial, en 1962, además de en 1963 y 1967. A continuación, con dos victorias, se sitúan dos mitos como el inglés Nigel Mansell (1987 y 1992) y el francés Alain Prost (1988 y 1990). El gran Ayrton Senna también se subió a lo más alto del podio del Gran Premio de México en 1989, encabezando la lista de ganadores en una ocasión de la carrera mexicana, y en la que también figuran nombres tan destacados como los del inglés Trevor Taylor (que compartió coche con Jim Clark en 1962), los norteamericanos Dan Gurney (1964) y Richie Ginther (1965), los ingleses John Surtees (1966) y Graham Hill (1968), el neozelandés Denny Hulme (1969), el belga Jacky Ickx (1970), el austriaco Gerhard Berger (1986), el italiano Riccardo Patrese (1991) y el alemán Nico Rosberg (2015).

    La 'era Rodríguez'

    El ídolo local por aquel entonces, Ricardo Rodríguez, no pudo participar en el primer Gran Premio de México de la historia, el de 1962 (no puntuable para el Mundial), ya que un día antes se mató de forma trágica al colisionar su Lotus en una curva del entonces Circuito Magdalena Mixhuca, en los entrenamientos previos a la carrera, el 2 de noviembre de 1962. El primer ganador del Gran Premio de México fue el escocés Jim Clark.

    Los aficionados mexicanos tuvieron que esperar por tanto un año para ver a uno de los suyos volando sobre asfalto patrio, en el Gran Premio de 1963 -esta vez ya puntuable de pleno derecho para el Mundial-, y además por partida doble. El primero, Pedro Rodríguez, hermano de Ricardo, con toda la emoción que conllevaba competir en el mismo asfalto donde su hermano se había dejado la vida un año antes, y además con el mismo coche, un Lotus. Pero Pedro no pudo terminar la carrera, pues un problema en la suspensión le dejó fuera de carrera. Quien sí terminó fue otro mexicano, Moisés Solana, undécimo con su BRM. Jim Clark volvió a repetir triunfo.

    Durante los siguientes años, el G.P. de México se convirtió en la cita más importante del Mundial de Fórmula 1. Más que nada porque era la carrera con la que se cerraba el calendario, y en la que a la emoción de la prueba en sí, se añadía la del desenlace del Campeonato.

    Como ocurrió en 1964, cuando el inglés John Surtees (Ferrari) logró con su segundo puesto imponerse en el Mundial por tan solo un punto a su compatriota Graham Hill (BRM), que sólo pudo ser undécimo en la cita mexicana. En esta carrera, además, Pedro Rodríguez (enrolado en el North American Racing Team, la marca blanca de Ferrari en Estados Unidos) logró el primer punto de un piloto mexicano en la historia de la Fórmula 1 al terminar sexto en la carrera. Moisés Solana, por su parte, terminó undécimo con su Lotus-Climax mientras el ganador fue el norteamericano Dan Gurney (Brabham).

    En 1965 la victoria fue para el estadounidense Richie Ginther (Honda), mientras Jim Clark (Lotus) se proclamaba campeón del Mundo a pesar de tener que retirarse en la carrera. Pedro Rodríguez (Ferrari) fue séptimo, mientras Moisés Solana (Lotus) no terminó la carrera.

    El año siguiente, 1966, vio la victoria del inglés John Surtees (Cooper-Maserati) por delante de su compatriota Jack Brabham (Brab- ham), que refrendó así su título mundial. En esta ocasión ni Pedro Rodríguez (Lotus-BRM) ni Moisés Solana (Cooper-Maserati) pudieron terminar la carrera.

    En 1967 se vivió una emocionante lucha entre Denny Hulme y Jack Brabham, ambos del equipo Brab-ham. El segundo puesto del dueño de la escudería, Jack, por detrás de Jim Clark (Lotus-Ford) no le sirvió para arrebatarle el Mundial al neozelandés Hulme, que fue tercero. Pedro Rodríguez (Cooper-Maserati) volvió a puntuar al ser sexto, mientras Moisés Solana (Lotus-BRM) volvió a quedarse fuera por problemas mecánicos.

    Y llegamos a 1968, el año en que el inglés Graham Hill (Lotus-Ford) refrendó su dominio absoluto en el Mundial ganando la última carrera, en México, por delante de Bruce McLaren (ídem). Pedro Rodríguez completó ese año su mejor actuación en el Gran Premio de su país, al terminar en cuarta posición con su BRM. El gran piloto mexicano encontró la muerte meses después muy lejos de su patria, en las 200 Millas de Norisring, una carrera menor en Nuremberg (Alemania), el 11 de julio de 1971.

    En 1969 ,la bandera a cuadros se ondeó en honor del neozelandés Denny Hulme, si bien el gran protagonista fue el inglés Jackie Stewart, que terminaba en el Magdalena Mixhuca su paseo en el Mundial de aquel año. Pedro Rodríguez (BRM), único piloto mexicano para la ocasión, terminó séptimo.

    Y llegamos a 1970, punto de inflexión en el G. P. de México. El triunfo del belga Jacky Ickx (Ferrari) no le bastó para arrebatar el Mundial al austriaco Karl Jochen Rindt, que no participó en la cita mexicana porque se había matado cuatro carreras antes, en Monza, en el G. P. de Italia. Aún así, la gran ventaja que llevaba el piloto de Lotus en la clasificación, tras haber ganado cinco Grandes Premios, le permitió convertirse en el único campeón del Mundo de Fórmula 1 post mortem de la historia. En cuanto al sempiterno Pedro Rodríguez, que venía de ser segundo en el G. P. de Estados Unidos unas semanas antes, logró con BRM su último punto en la carrera de su país al terminar en sexta posición.

    La carrera de 1970 fue la última de la primera era del G. P. de México. La seguridad brilló por su ausencia en el circuito. El número de espectadores que podía albergar el Circuito Magdalena Mixhuca, alrededor de 70,000, creció hasta los 200,000 por culpa de una carrera ciclista que se celebraba en las inmediaciones, y cuyo público asaltó el circuito para ver, en primera línea, y con la única protección del guardarraíl, la Fórmula 1 en primer plano. Tamaño caos tuvo sin embargo como resultado una sola víctima mortal: un perro al que atropelló Jackie Stewart en las famosas eses del circuito.

    Tras tamaño espectáculo, el Gran Premio de México sufrió un parón de 16 años. Los excesos evidentemente se pagan.

    Reformas en el circuito

    Las reformas efectuadas en el ahora conocido como Autódromo Hermanos Rodríguez permitieron que el Circo regresara a México 16 años después, en 1986. Ese año el austriaco Gerhard Berger y la escudería Benetton lograron su primera victoria en el Mundial.

    El año siguiente volvió a ser movido, pues la carrera se disputó en dos mangas debido al accidente del inglés Dereck Warwick (Arrows). En el momento del parón, el también inglés Nigel Mansell (Williams-Honda) sacaba 30 segundos a su compañero de equipo Nelson Piquet, que fueron suficientes a pesar de que el brasileño ganó la seguna manga.

    En 1988 se vivió en México un capítulo más de la épica guerra entre el francés Alain Prost y el brasileño Ayrton Senna, cuando ambos militaban en McLaren. En el Hermanos Rodríguez la victoria fue para el Profesor por siete segundos de diferencia con el mito. Fue la primera ocasión en que la cita mexicana se disputaba en primavera.

    Un año después, Senna se tomó cumplida revancha, ganando sin discusión la carrera mexicana, con 15 segundos de ventaja sobre Riccardo Patrese (Williams-Renault).

    En 1990, Alain Prost, ya en Ferrari, volvió a subirse a lo más alto del cajón, escoltado por su coequipier, el inglés Nigel Mansell.

    Un año después, la victoria fue para Patrese (Williams-Renault) por delante de su compañero de equipo, Mansell. Y curiosamente, ambos permutaron sus posiciones en 1992, con Michael Schumacher (Benetton-Ford) en tercera posición. Se da la circunstancia de que el alemán, el piloto más laureado de la historia con siete Mundiales... nunca ganó en México.

    Las malas condiciones que entonces presentaba el circuto -un asfalto demasiado bacheado- y del entorno -la alta contaminación- volvieron a interrumpir la disputa del Gran Premio de México durante 23 largos años...


    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    Entérate

    www.economiahoy.mx
    2019-09-03 21:39:39

    Robo de bicicletas en la CDMX: qué hacer y cómo prevenirlo

    Los ciclistas ven cómo el robo de bicicletas crece exponencialmente en la CDMX; sin embargo, las cifras oficiales no dan cuenta de esta realidad, ya que sólo reportan 42 denuncias entre 2017 y 2018.



    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    La Fanzone busca acercar a los aficionados a la Fórmula Uno
    México, de nuevo en la cabeza de carrera de la Fórmula 1