Moody's mantiene la calificación de Daimler en 'A3' pero rebaja su perspectiva a 'negativa'

Europa Press - 17:04 - 2/06/2020
0 comentarios
  • La calificadora ha aplaudido la decisión de Daimler de proponer un recorte en el pago de dividendos

Foto: Europa Press
Precio Variación Hora
78,865 -1,83%  -1,470 16:32:04
Grafico

La agencia de calificación Moody's ha confirmado la calificación como emisor a largo plazo de la compañía automovilística Daimler en 'A3' (grado de inversión) aunque ha rebajado su perspectiva a 'negativa', debido al posible impacto que el coronavirus pueda tener en el rendimiento operativo del consorcio alemán.

En este sentido, Moody's ha explicado que mantiene la nota de la empresa debido a la capacidad de Daimler, a su juicio, para recuperar su posición financiera de cara a 2022.

"Esperamos que en 2020 el margen operativo de Daimler caiga por debajo del 1%, en comparación con el 5.2% de 2019. Sin embargo, la compañía debería poder recuperar su posición financiera cerca de los niveles apropiados para 2022", ha señalado Moody's.

En este sentido, la agencia de calificación ha aplaudido la decisión de Daimler de proponer un recorte en el pago de dividendos, ya que "da credibilidad" al grupo.

Por su parte, la perspectiva 'negativa' refleja el potencial impacto que la crisis del coronavirus puede tener en el rendimiento operativo de la empresa durante los próximos 12 o 18 meses, mientras la firma implementa su plan de reestructuración.


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-12-15 22:21:16

Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
En pandemia, Zoom brilla con aumento en ventas y clientes
Twitter está atrapado en difícil trampa política y regulatoria