elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
39.556,32
+0,55%
19,8650
+0,08%
56,13
-0,02%
1.495,76
-0,92%

No quieres leer esta columna

Juan María Naveja Diebold - 15:48 - 21/05/2019
0 comentarios
    Foto:Archivo

    Necesitamos hablar. Una frase que inspira nervios en cualquier idioma. Nadie jamás ha recibido una buena noticia después de escuchar eso. Desafortunadamente, a pesar de quererlo escuchar, debemos empezar un diálogo. Las ciudadanías en los países occidentales se han dividido en facciones cada vez más enfrentadas, cada vez más distantes de una causa común. Etiquetamos a estas facciones como izquierda y derecha, conservadores y liberales y otros términos más específicos en cada país. Ninguno de estos es fidedigno por sus diferencias, estos solo hacen más para distanciarnos, yo veo de un lado a quienes creen que el orden del siglo XX trajo progreso y quienes sienten que ese orden ha traído costos demasiado altos para seguir por ese camino, por eso los llamaré constantes y variables con la esperanza de no ofender a nadie. En México los variables votaron por Andrés Manuel López Obrador y los constantes por otros candidatos.

    No sé cómo empezar esta conversación. Ése es el problema más grave ahora, no sabemos cómo sostener un diálogo, cómo negociar para buscar soluciones a nuestras diferencias. Cada que un constante critica al gobierno electo, los variables sienten la recriminación de su voto. Cada que un variable justifica sus razones de buscar un cambio, cualquiera que fuese, los constantes atacan los resultados de lo que era la única alternativa disponible para los variables y además lo hacen cuando no ha pasado suficiente tiempo para juzgar dichos resultados.

    Yo voté en contra de MORENA (no a favor de ningún otro) porque creo que es un plantel con menos carácter moral y vocación de servicio público que los demás, pero respeto la fe que otros pusieron en ese movimiento y comparto la desilusión que han tenido con los otros partidos políticos. Creo que todos sabemos que los partidos políticos velan por los intereses de los que están en el poder y no de la ciudadanía. Por eso es tanto más importante que entre ciudadanos podamos dialogar y encontrar alternativas para el beneficio de todos.

    Me gustan aún menos las acciones de este gobierno a la fecha que las de todos los demás que he vivido. Sin embargo, es importante, para restaurar nuestra credibilidad y respeto entre nosotros, reconocer puntos en los que vemos una visión en la que podemos convivir hacia el bienestar común. Seguramente hay más, pero defenderé dos iniciativas ampliamente criticadas del gobierno actual: el apoyo económico a los desempleados y ancianos y pedirle a la corona española una disculpa por los crímenes en contra de los mexicanos durante la Conquista e Inquisición.

    Es indiscutible que México tiene un enorme problema de desigualdad económica. El sistema económico que empleamos tiene algunos mecanismos para balancear la desigualdad. Todos corren el riesgo de afectar el bienestar económico del país si se manipulan, pero si se dejan como están solo seguirá creciendo la desigualdad. Podemos dejar crecer la inflación para que el dinero valga menos, así los que más tienen son los que más pierden, pero en sí todos perdemos y es la más peligrosa de las opciones. Se pueden aumentar los impuestos de manera desproporcionada a los ricos, pero los ricos no se van a dejar y son más poderosos que los demás. Finalmente, podemos gastar dinero a favor del bienestar común, se dice fácil, lo usamos en obras públicas de todo tipo, a México le falta la infraestructura. Sí, eso sería ideal, pero también vivimos en un país con un igualmente grave problema de corrupción, así que el dinero que se gasta en obra pública no acaba en el bienestar común, acaba beneficiando nuevamente a los ricos; así que tampoco es opción. Darles dinero a quienes no tienen, aunque no sean económicamente productivo ayuda a la desigualdad, aunque ofenda al sentido de justicia de muchos.

    De la solicitud del presidente a la corona española ha habido mucha crítica y burla, eso solo destaca el racismo y malinchismo que tenemos los mexicanos. China le ha exigido disculpas a Japón, Japón a Estados Unidos, también Corea; Europa del Este a Alemania. Hay muchos ejemplos y, en casi todos, los atacantes se han disculpado y mandado iniciativas de hermandad y buena fe. El único error del presidente fue pedir la disculpa nada más en lugar de exigirla junto con reparaciones de guerra en forma de un embargo comercial, expropiaciones de los intereses españoles en México y expatriaciones a todos los gachupines que siguen en el país.


    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    Entérate

    www.economiahoy.mx
    2019-07-25 21:31:36

    Sólo se venden 7 modelos de autos por menos de 200,000 pesos

    La oferta de autos que cuestan menos de 200,000 pesos se ha reducido considerablemente hasta llegar a sólo siete modelos, mientras que en el 2014 existían al menos 30 por debajo de ese monto.





    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru



    Crisis, humor y salud empresarial
    Cómo gestionar discrepancias en el trabajo