elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.305,46
-2,19%
19,0930
+1,23%
59,05
+0,02%
1.313,39
+0,01%

La UE, perdedora en la negociación de la guerra comercial de Estados Unidos y China

Alicia Garcia-Herrero - 5:01 - 11/01/2019
0 comentarios
  • La UE será objetivo de las fusiones y adquisiciones en el sector tecnológico

Foto: Dreamstime.

Si bien no hay un claro ganador de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la forma en que se están desarrollando las negociaciones entre Washington y Pekín no augura nada bueno para la Unión Europea. Si China finalmente aumentara sus importaciones de Estados Unidos, necesitaría sustituir las importaciones de otras partes del mundo, dejando oportunidades perdidas a los aliados de los Estados Unidos, especialmente a la Unión Europea. Además, si China ofrece la concesión que Washington ha solicitado en términos de prohibición de aranceles de importación para algunos sectores previamente seleccionados, sería otra mala noticia para esos sectores en Europa, excepto para las partes de la cadena de valor que se producen en el país y se exportan a China. Como tal, deberíamos esperar un desvío comercial fuera de Europa y en favor de los Estados Unidos.

En este contexto, los exportadores europeos tendrían dificultades para beneficiarse del vacío dejado por los exportadores estadounidenses o chinos. Para Europa la mayoría de los beneficios de una guerra comercial liderada por Estados Unidos provendrían del mercado chino y no tanto de los Estados Unidos debido a las similitudes sectoriales de las exportaciones de Estados Unidos y la UE a China, los principales beneficiarios europeos, que supuestamente debían sustituir a las exportaciones de Estados Unidos: los fabricantes de automóviles y los productores de aviones (sustituyendo las exportaciones estadounidenses a China en caso de que los aranceles fueran más altos) se convierten en los perdedores de producirse un acuerdo entre China y los Estados Unidos.

Además, incluso si China finalmente aceptara una enorme factura de importación de los Estados Unidos, no sería gratis: el objetivo clave para que China acepte dicha factura tendría que ser consistente con su objetivo final, a saber, ascender en la escala tecnológica. Sin embargo, sigue siendo evidente que el ascenso tecnológico del gigante asiático podría verse amenazado por la renovada presión de los Estados Unidos.

A largo plazo, por lo tanto, China será cada vez más consciente de sus relaciones económicas con los Estados Unidos y estará más dispuesta a depender menos de la tecnología estadounidense. En este contexto, no debería sorprendernos ver una nueva ola de fusiones y adquisiciones de empresas chinas apoyadas por el gobierno, especialmente en el sector de la alta tecnología, como el de los semiconductores.

El objetivo más fácil sigue siendo Europa, dada la actitud cada vez más cautelosa de Estados Unidos respecto a las fusiones y adquisiciones por parte de China. Además, no debemos olvidar la segunda razón por la que Estados Unidos inició la guerra comercial con China: un mejor acceso al mercado, que actualmente está restringido por el gran papel del Estado y una política industrial de mano dura. Si China siguiera a los Estados Unidos hacia una reforma adicional frente a una economía de mercado y se abriera a la competencia extranjera, sería, por su-puesto, una muy buena noticia para Europa como exportador neto de bienes e inversiones extranjeras directas.

Desafortunadamente, el discurso del Presidente Xi en el 40 aniversario de la reforma y apertura de China el 18 de diciembre parece indicar que China no está interesada en seguir el mandato de Estados Unidos. De hecho, el Presidente Xi dejó muy claro que las políticas de China no se verían influenciadas por Occidente. La falta de un anuncio formal de apertura también podría implicar que China se ha dado cuenta de que hay un margen limitado para las concesiones en la ampliación de su acceso al mercado, incluso bajo la presión de los Estados Unidos y del resto del mundo. Esto debería ir acompañado de la constatación de que el papel del Estado en la producción de bienes y servicios sigue siendo muy importante y que parece haber poca intención de reducirlo. En otras palabras, es poco probable que Europa se beneficie de un mejor acceso al mercado.

En resumen, un acuerdo comercial acordado apresuradamente entre China y Estados Unidos podría ser bueno para aliviar el sentimiento negativo en los mercados financieros mundiales. La forma no comercial de alcanzar el acuerdo, sin embargo, probablemente supondrá un gran coste para Europa, ya que probablemente las exportaciones europeas a China disminuirán en favor de las estadounidenses.

El fundamento de la estrategia de China de aceptar el proyecto de ley también expone a Europa como el objetivo de las fusiones y adquisiciones en el sector de la alta tecnología. Peor aún, sin la expectativa de un mercado más amplio para las exportaciones europeas a falta de una apertura adicional por parte de las autoridades chinas, los exportadores europeos no deberían hacerse ilusiones respecto a las negociaciones en curso entre China y Estados Unidos.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

elEconomista.es
2019-01-22 19:20:32

Deuda: la carga que amenaza con descarrilar la economía global

La excesiva acumulación de deuda, que se aceleró desde la última crisis, es un riesgo que señalan muchos expertos e inversores como uno de los grandes peligros a los que se enfrenta el mundo.





Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru



 Las malditas redes sociales
Fiesta o portazo