elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.984,97
-0,18%
19,0855
-0,08%
57,53
-0,16%
1.401,62
-0,24%

Salarios bajos en México, ¿un arma adecuada contra Trump?

Tomás de la Rosa - 21:01 - 8/12/2016
0 comentarios
    Industria automotriz (Foto: Notimex)

    Ondeando a los cuatro vientos su estandarte de gran negociador, el polémico Donald Trump hace gala de parar en seco la mudanza de Carrier y Ford Motor para venir México con nuevas plantas. Su moneda de cambio, incentivos fiscales. Pero, ¿hasta dónde alcanzarán las arcas yanquis para detener la diferencia entre los 155 pesos (7.5 dólares) que gana un obrero estadounidense por hora y los 10 pesos (44 centavos de dólar) por hora que recibe un mexicano?

    La obsesión, persuasión o hasta acoso presidencial sobre algunas empresas que en el pasado hicieron público su interés de mudar parte de sus operaciones de Estados Unidos a México, hoy son objetos de ataques de Trump. Aunque quizá para tratar de contener la ira del magnate, empresas como Carrier aceptan lo que parece una incipiente futura ayuda gubernamental.

    Derivado de la sensibilidad del momento y para no afectar el precio de las acciones de las empresas en Wall Street, ninguna empresa quiere ser el blanco de los ataques ¿Por qué lo digo? Pues mire, estimado lector. Los número para Carrier, simplemente no cuadran.

    Trascendió que Trump ofreció a Carrier incentivos equivalentes a 65 millones de dólares (mdd) por mantener una planta con 1,000 trabajadores en Indianápolis. He ahí donde los números no cuadran.

    Según el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, el salario mínimo promedio en Indiana es de 7.5 dólares (155 pesos, al tipo de cambio de hoy) por hora. Considerando una jornada laboral de ocho horas para esos mil trabajadores, al año Carrier desembolsará 20.9 mdd por salarios (considerando el salario mínimo en esa entidad). Los 65 millones ofrecidos por Trump se absorberían en 3.1 años.

    ¿Eso es mucho o es poco? Pues mire. Considerando también el salario mínimo en México 73.04 pesos diarios por jornada de ocho horas, es decir 44 centavos de dólar por hora. Con esa tarifa, los mil obreros cobrarían 1.3 mdd en un año. Ese monto es 95% inferior a lo que pagaría en Estados Unidos.

    Mano de obra barata, 95% de descuento

    En suma. Tan solo en salarios, esos 1,000 trabajadores para Carrier en Estados Unidos significan un sobrecosto anual superior a 1,500%, aproximadamente, respecto a estar en Nuevo León.

    Antes que alguien diga que ese comparativo es errado porque en ese tipo de empresas se paga más del salario mínimo, pues considerando que en México hasta septiembre pasado se pagaba el equivalente a 2.35 dólares (48 pesos) por hora en la industria manufacturera y en la Unión Americana los obreros en el ensamblado de equipo eléctrico y electrónico ganan 15.54 dólares (320 pesos) la hora. El sobrecosto que tendrá que absorber Carrier supera 550% al año.

    Bueno, debo aclarar que finalmente quién pagará ese costo será el consumidor, aunque en el largo plazo la misma Carrier podría ser desplazada por otros productos como Electrolux, Whirlpool, Whynter, Honeywell o LG. La competencia es feroz.

    Por lo anterior, considerando la ventaja de los sueldos que se pagan en México (comparado con los montos cobrados en Estados Unidos), quizá los accionistas de Carrier aceptaron la medida de Trump para no tener un conflicto con el presidente. El costo sería muy alto.

    La productora de aires acondicionados Carrier es propiedad del conglomerado United Technologies Corporation (UTC), que también fabrica elevadores (o ascensores) de la marca Otis, además de motores, turbinas para avión y es un importante proveedor de soluciones tecnológicas para la industria militar estadounidense.

    Así que para proteger de la ira del ogro a sus negocios que generan ventas por más de 56,000 mdd al año y a los más de 197,000 empleados, la estadounidense bien que puede sacrificar 1,000 empleos y un poco de rentabilidad.

    Además de Carrier, Ford, Mondelez (productora de las galletas Oreo y los chicles Adams) y Rexnord son las empresas en la mira. Las dos primeras, son los estandartes de la bandera intervencionista de Trump. Sin embargo, las arcas de la nación soportarán el interés de algunas empresas de producir en México con mano de obra de calidad a la cual se le paga una décima parte que en Estados Unidos.

    Minisalario: En 50 años, 21 Incrementos

    Ya con tintes directos de proceso electoral de 2018, a partir del 1 de enero, el salario mínimo tendrá su mayor incremento real en los últimos 40 años con un aumento de 9.8% ya que se pagarán poco más de 80 pesos.

    El incremento parece un buen motivo para festejar con bombo y platillo, sin embargo, respecto de su máximo de 260 pesos (a valor presente) de 1972, todavía representa un rezago de 69%.

    Un punto a destacar es que en el sexenio de Enrique Peña Nieto, se estarían ligando tres incrementos consecutivos en el salario mínimo en términos reales (2015, 2016 y 2017). Hasta el momento, se estaría empatando con los incrementos consecutivos registrados en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez (1971-1976) para los años: 1974, 1975 y 1976.

    Es más, en medio siglo, solo en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2007-2012) se lograron cuatro alzas consecutivas reales en el salario mínimo. De hecho, en medio siglo, el salario real aumentó 21 veces frente a 29 contracciones, aunque estas últimas en varios casos fueron a doble dígito.

    Así, con todo y el incremento para 2017, medido en dólares, el microsalario por hora a pagar en México será de 50 centavos de dólar. Cifra muy por debajo de la paga en Estados Unidos. Hasta el momento, ese salario de hambre (comparado con los montos pagados en Estados Unidos) será una de las principales armas a favor de México para mantener y atraer empleos en el territorio nacional.

    RdeCuentas@gmail.com

    Twitter: @TomasdelaRosa


    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    Entérate

    www.economiahoy.mx
    2019-06-19 18:52:12

    Cada vez menos mexicanos pueden pagar una vivienda

    El costo de la vivienda se encarecerá 16% en 2019. La informalidad, en la que vive el 60% de la población, impide el acceso a financiamientos para comprar una casa o departamento.





    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru



    6 nuevas herramientas de marketing en redes sociales que los expertos usan
    El BCE, la banca y las deudas