Dos años de cortinas de humo

Abraham Vergara - 11:54 - 30/11/2020
0 comentarios
    Foto: Reuters

    El halo de esperanza que hace dos años se vislumbraba en México se ha convertido en una decepción. Un número muy significativo de mexicanos dieron su voto a quien por 18 años había luchado por ejercer el poder de manera distinta, creyeron en esa cuarta transformación. PRI y PAN con sus pésimos gobiernos abrieron la oportunidad de lo que se esperaba fuera un cambio real en el país.

    La palabrería y las buenas intenciones convencieron a millones y otros tantos brindaron el beneficio de la duda; muy pocos fueron los que desde el inicio se mostraron totalmente críticos, sin embargo, con las acciones y decisiones tomadas por esta administración se ha desvanecido todo.

    Después de dos años la 4T ha quedado en un espejismo, falta un liderazgo positivo que no busque adversarios para culpar por su incapacidad de conducir a un país.

    Seguramente para Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es una frustración enorme el observar que el diagnóstico y radiografía realizada en poco más de tres quinquenios al intentar implementar las políticas públicas necesarias para generar bienestar y desarrollo quedan cortas y por el contrario hunden cada vez más y más a la población.

    Ineptitud económica

    Mucho se ha criticado a los últimos sexenios (me incluyo), las eternas crisis económicas desde Luis Echeverría hasta la última enfrentada por Ernesto Zedillo. La creciente corrupción, sin duda sello distintivo del gobierno de Enrique Peña Nieto. El uso de la fuerza militar para el combate de la delincuencia, emblema del gobierno de Felipe Calderón, en fin, todos los gobiernos anteriores y el actual han sido ineficaces para generar un México seguro y próspero.

    El gobierno del 'señor totalmente Palacio' por más que intente con dichos diferenciarse de las últimas ocho administraciones (de Echeverría a Peña Nieto) no lo ha conseguido. Es más, después de 18 sin crisis económica, Andrés Manuel, se generó la suya y antes de la pandemia instaló al país en recesión económica.

    Son ya contando a esta administración 50 años de corrupción, impunidad, nepotismo, influyentismo, inseguridad y generación de pobreza. No es suficiente contar con ideología, se requiere de capacidad y una clase política adecuada que acompañe a la razón e inteligencia para gobernar correctamente.

    Desde los primeros días de la 4T las malas decisiones han perjudicado en el ámbito económico al país. Es una realidad que AMLO no es culpable de la pandemia que se está viviendo, pero lo que sí es su culpa es el erróneo manejo de la misma, sin apoyos directos a las personas y al empresariado.

    Día a día cierran negocios incrementando los niveles de desempleo; 25,000 pesos y en crédito son insuficientes para fortalecer la posición financiera de las empresas, estímulos fiscales y por qué no, como lo está realizando Alemania, contratación de deuda para apoyar a la estructura empresarial y que no se pierdan fuentes de empleo.

    Pero no, el presidente López Obrador cree que en su participación en el G20 educó económicamente a los principales mandatarios del mundo; es mejor que él siga el ejemplo y que de una vez por todas se apoye convincentemente a los empresarios, principalmente a los pequeños, a esos que generan 7 de cada 10 empleos.

    La falta de credibilidad y establecimiento de un estado de derecho ha ahuyentado a la inversión extranjera. Mucho se ha dicho sobre la afectación que trajo consigo la cancelación del aeropuerto y la planta cervecera.

    Las cifras son muy claras al respecto, de enero a septiembre de este año hay un desplome del 10%. La inversión directa genera empleo y oportunidades para la población, pero no, este gobierno prefiere equiparar a los mexicanos en la pobreza y no en la abundancia.

    La informalidad laboral será uno de los sellos que caractericen a este gobierno al acabar el sexenio. No comprende que al haber más informales son menores los recursos recaudados y por ende menos dinero para los opacos, poco transparentes e ineficaces programas sociales. Tampoco habrá fondos para su irrelevante infraestructura (refinerías y tren maya, entre otras), en lugar de entrar a un círculo virtuoso, se prefiere seguir culpando a la corrupción del pasado y no asumir la ineptitud al querer crear una economía moral.

    Decisiones sin sentido que el partido político del presidente López Obrador toma afectan cada vez más a la clase media. El último ejemplo el querer eliminar la preventa en el sector de la construcción de la vivienda, hasta septiembre de este año ha caído 25.9% el valor de la construcción.

    De eliminarse, el perjudicado una vez más será la población, ya que no podrán beneficiarse de mejores precios y de los plazos para realizar los pagos, y así poder contar con la oportunidad de tener una vivienda digna.

    Dos años sin rumbo económico sumen a la población en la pobreza, en la columna del lunes pasado se presentaron cifras que sustentan esta aseveración.

    Manipulación social

    Ante la ineficacia e ineficiencia económica se fabrican constantemente cortinas de humo, ya sea polarizando a la sociedad entre fifís y chairos, liberales y conservadores, pueblo bueno y pueblo malo, están conmigo o en mi contra o hasta la última ocurrencia de adoctrinar a través de una guía ética para la transformación de México.

    El presidente no es un líder espiritual, es más, no es un líder; es un fabricante de desencuentro, es un especialista en tapar sus errores, ahora ante la situación de la pandemia y de la economía pretende distraer la atención con un escrito de 26 páginas que mencionan a la familia, el perdón, el trato a los animales, entre otro temas.

    Hay problemas mucho más importantes que resolver y en donde invertir el tiempo para beneficio de la sociedad, el costo de oportunidad en las ocurrencias presidenciales es muy alto.

    En estos dos años de constante confrontación Andrés Manuel ha perdido una gran oportunidad de realmente hacer historia, de alcanzar con sus actos lo que sus palabras pregonan, pero no, es más fuerte el ego y la ignorancia, prefiere vivir en un mundo paralelo en donde en su visión de corto alcance todo está bien.

    Se desprecia y menosprecia la importancia de los académicos e intelectuales. Recorta y redirige recursos hacia los programas sociales dejando descobijados a la ciencia y tecnología. Cuando el concluir una licenciatura no es una prioridad difícilmente se comprenderá el valor de la educación para generar crecimiento en la población; las decisiones reflejan la preferencia por un pueblo ignorante, seguramente es más fácil manejarlo y manipularlo.

    El rumbo que se ha trazado en estos dos años es la destrucción, con ella los beneficios conseguidos en otras administraciones poco a poco desaparecen; lo que está construyendo es un legado de odio y separación entre los mexicanos, de resentimiento hacia México en el contexto internacional.

    Quien venga dentro de cuatro años tendrá que construir de nuevo puentes con otros países. El claro ejemplo de sinrazón es Donald Trump y el arduo trabajo que tendrá que realizar Joe Biden, pues eso mismo nos depara el futuro si no hay un cambio radical en las decisiones de López Obrador.

    Los números indican que será un sexenio perdido en lo económico y en lo social se pagará un alto precio causado por la división. Al final él se irá, pero el odio que ha sembrado permanecerá por algunos años, seguramente México aguantara.

    El país, el Estado, es más grande que cualquier persona, que las urnas se escuchen en 2021; que no sea una cortina de humo más la vacuna. El pueblo tendrá la oportunidad una vez más de cobrar la factura, desafortunadamente no hay partido político con un proyecto alternativo libre de corrupción y con sentido hacia y para los mexicanos.

    Se ha perdido medio siglo, cuánto más se tiene que esperar para contar con un gran halo de bienestar y prosperidad.

    * Abraham Vergara es consultor de negocios, especializado en Finanzas y académico en universidades de prestigio. Twitter @Aivc2


    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    ESPECIAL

    www.economiahoy.mx
    2020-12-15 22:21:16

    Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

    Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.





    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru



    Iniciativa de Ley para la Responsabilidad Social y Empresarial y Debida Diligencia Corporativa
    Trump cuenta regresiva