elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias

Golpe al populismo

Abraham Vergara - 9:30 - 9/11/2020
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    Foto: Reuters

    Tras unas reñidas elecciones en los Estados Unidos, el pueblo del país vecino dio una lección al mundo referente a la participación democrática para elegir a su presidente. Más de 146 millones votaron, entre ellos miles de jóvenes (millenials) que frecuentemente son marcados por su desinterés.

    En plena pandemia usaron todos los medios para emitir su voto, desde el correo hasta en una casilla; ya fuera de manera anticipada o en tiempo real, hicieron válido su derecho de seleccionar a quien los representará en los próximos cuatro años.

    El virtual ganador es Joe Biden y, junto a él, la primera vicepresidenta Kamala Harris. Este triunfo es todo un símbolo de unidad, experiencia y juventud, nativo y migrante, blanco y negro.

    El mundo sonríe. La gran mayoría de mandatarios enviaron mensajes de felicitación, estrechan relaciones con el nuevo presidente virtual de los Estados Unidos, el Twitter se llena de buenos deseos.

    En el proceso electoral faltan solventar algunos detalles para hacer una proclamación oficial. Este es el pretexto de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para no enviar una felicitación a Biden.

    La mezquindad e irracionalidad del presidente de México se envuelve en politiquería juarista; una vez más desaprovecha la oportunidad de representar al pueblo de México y no a sus intereses. Tal vez le deba muchos favores al aún presidente Trump, eso solo él lo sabe; lo que es un hecho es que nunca brillará en la diplomacia internacional.

    El mundo vibra

    El triunfo de Biden es un golpe certero y contundente a los gobiernos populistas; esos gobiernos que desprecian lo que por años los ciudadanos y las instituciones han conseguido; que a base de mentiras y de generarse adversarios imaginarios para conseguir establecer su ideología de igualdad, una igualdad no hacia el bienestar y crecimiento de las personas, por el contrario, sumir al mayor número de personas en la pobreza, el eliminar a la clase media. Ejemplos en toda Latinoamérica existen: Cuba a la cabeza, seguida de Venezuela y Bolivia, Uruguay y Brasil, no se puede dejar de contar a México.

    La sociedad de los Estados Unidos en su gran mayoría abrieron los ojos y decidieron cambiar el rumbo. Después de cuatro años de un mal gobierno, de la desaparición de la estabilidad, de una confrontación permanente, de separar al pueblo entre la supremacía blanca, los migrantes en general y los negros, de un ataque constante a la democracia, de un desprecio por la ciencia, de convertir la mentira en verdad, a partir del 20 de enero de 2021 darán los pasos necesarios para la reconstrucción y la unificación. El presidente virtual se compromete a trabajar para todos, no sólo para los azules, también para los rojos, una nueva oportunidad está en su futuro cercano.

    Todo parece indicar que la presidencia de Biden se centrará en lo que Trump nunca aceptó: la unificación de la gente, el poder de la educación para generar un desarrollo sostenible, colaborar con el mundo para impulsar una política real y permanente ante el cambio climático (Acuerdo de París), negociar para eliminar las guerras comerciales, fomentar una estrategia sólida para el combate del covid que sirva de ejemplo para el mundo, impulsar la economía que mucho ayudará a los paisanos mexicanos.

    Esta nueva oportunidad compromete a todos a conseguir las metas. El plan Biden-Harris es una visión de justicia y progreso que va más allá de las fronteras de los Estados Unidos, es una agenda llena de retos y desafíos, es una muestra de que no gana el que más grita y pelea, gana la razón, el ideal de nación, claro que enfrentarán diferencias políticas, que seguramente llegarán a un acuerdo a través del diálogo y la verdad.

    La relación con México

    Entre la gente se escucha un cierto temor de la relación bilateral entre Estados Unidos y México, sin embargo, Biden es un hombre centrado que sabe que va a hablar y a negociar con un demagogo; la ventaja del presidente virtual radica en que logró vencer al clon del "señor totalmente palacio".

    Biden y su equipo saben, conocen y reconocer la interdependencia que existe entre las dos economías. Está consciente del gran socio comercial que representa México y lo valioso que es la relación entre los países.

    No se vislumbra una venganza por no haber recibido una visita de cortesía de AMLO en su paso hacia la Casa Blanca con su amigo Trump; tampoco por no haber recibido una pronta felicitación. Por el contrario se espera que México se puede consolidar pese a nuestro presidente en un socio confiable con el cual alcanzar mayores niveles de competencia en la región, de fortalecer la relación con elementos básicos como la prudencia, el respeto mutuo, la dignidad y la verdad, esto último un poco complicado para el presidente López Obrador.

    Este triunfo también abre una nueva oportunidad para el intercambio comercial, la migración y la seguridad entre ambos países, lo que sí marca una gran diferencia es que al aún presidente Trump no le importaban los derechos humanos, las energías renovables, la ciencia y la tecnología.

    Estos cuatro puntos son fundamentales en la agenda de Biden. Por desgracia en la corta visión de López Obrador tampoco se encuentran, por lo que estos pudieran ser los puntos de fricción entre ambos, no por una visita no realizada, no por una felicitación no efectuada, simplemente porque son pilares esenciales para el desarrollo de una sociedad.

    El 2021 será distinto. El presidente de México tendrá que negociar con inteligencia y no con la mentira, ahora si se verá de que está hecho Andrés Manuel, si esa imagen pequeña por fin crece o continuará pensando que el país es el centro del mundo, que puede gobernar fuera de la globalización.

    Lo que se vivió la semana pasada en Estados Unidos es una señal para la política que ha implementado el presidente y su partido Morena durante estos dos años de gobierno. La supuesta cuarta transformación la han centrado en atacar a aquellos que piensan distinto, en dividir y polarizar al pueblo.

    El triunfo de Biden es una clara evidencia que ese camino no es el correcto. Los mexicanos tendrán una oportunidad en las urnas de dar un fuerte manotazo sobre la mesa, como pasó en Coahuila e Hidalgo, y con el voto mostrar el cansancio de dos años de confrontación y demagogia.

    Andrés mira lo que pasó con Donald; el nepotismo, la ignorancia, la intransigencia y los insultos dieron paso a la razón y a la voluntad de la gente. Si un país así lo quiere puede poner y después quitar a sus gobernantes, una de las pocas verdades que dice en sus mañaneras: el pueblo de México es más grande que cualquiera de sus políticos.

    * Abraham Vergara es consultor de negocios, especializado en Finanzas y académico en universidades de prestigio. Twitter @Aivc2


    Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


    elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

    Enviar

    Flash de noticias México

    ESPECIAL

    www.economiahoy.mx
    2020-09-23 12:34:55

    Fiestas Patrias: la celebración que no sucumbe ante el covid-19

    Esta edición especial de Economía Hoy pretende contar cómo, además de festejar, en México se vive el mes patrio como una oportunidad para salir adelante de la crisis ocasionada por la pandemia de coronavirus.





    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru



    Ahora, a recoger los pedazos y recuperar la decencia
    Paty Navidad y el curioso enredo ideológico