elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias

Una pareja implosiva

Abraham Vergara - 8:10 - 13/07/2020
0 comentarios
  • Lo que nos dejó y lo que viene después de la visita

tagsMás noticias sobre:
AMLO y Trump durante su visita a la Casa Blanca el pasado 8 de julio. Foto: Reuters

En su primer viaje internacional, la distancia social impidió el saludo de Trump donde pretende marcar quien manda, ese detalle pudo ser el detonante del ego de nuestro Presidente y la tan planeada reunión perder toda la armonía entre la pareja de "amigos".

En ese contexto bizarro quien puso la cordura y el verdadero tamaño de una figura que ve por los suyos, fue el Primer Ministro Justin Trudeau

Andrés Manuel tenía muy clara su agenda, no la de México, a diferencia de la pandemia, ambos equipos de trabajo lograron domarlos, la buena voluntad prevaleció en todo momento, ninguno de los temas álgidos en la relación bilateral salió a la luz, nada que no estuviera en el guión, nada que al traductor le costará trabajo decir, todo un encuentro entre "brothers", los contenidos de importancia pueden esperar para otro momento.

En la visita relámpago, aduciendo que por precaución sanitaria no se reuniría con migrantes mexicanos, simplemente los despreció, ¿acaso el realizar el viaje no implicaba el mismo riesgo?, ¿acaso no era trascendente reunirse con los más desfavorecidos?, ¿acaso su amigo se lo prohibió? Los paisanos cansados de sentir que su valía solo es a través de las remesas para apoyar las necesidades básicas de sus familias, esas necesidades que los programas sociales no han podido solventar y que por el contrario se incrementa en 16 millones de personas en pobreza extrema (PUED, UNAM), gracias al dinero de los migrantes el proyecto de la 4T no se ha terminado de hundir.

Difícilmente López Obrador discutiría en su visita con Trump, es un estratega, en su agenda en negritas y subrayado tenía muy presente que al menos el 75% del comercio de México es con los Estados Unidos y no podía desaprovechar la oportunidad de anclar la recuperación de la economía mexicana a la del país vecino del norte. Con seguridad la letanía inmediata se centrará en lanzar vítores hacia nuevas inversiones, a la unidad de los tres países, el T-MEC como piedra fundamental de la recuperación económica y del bienestar, el incremento de la producción y que el empleo ya está recuperándose. Esto es lo que buscaba, desafortunadamente como desde hace muchos sexenios, el primer mandatario tiene visión de corto plazo, ahora es peor, no es sexenal el horizonte de tiempo es la elección del 2021.

Trump también tendrá beneficios de la visita, mordiéndose los labios para no hablar del muro (duró muy poco, dos días después de la reunión con su amigo dijo que sin el muro su país estaría inundado de contagios); tendió un nuevo puente que le permite hablarle a su electorado, a ese que goza con la supremacía, a ese que le gusta el poder ante todas las cosas; desde la Oficina Oval salió la orden y en Palacio Nacional se obedeció: VEN CUANTO ANTES y así fue. Si a través de esos discursos irreales Trump puede captar algunos votos latinos pues que mejor, lo que le permitió fue borrar el peor tratado comercial de la historia para enarbolar el T-MEC, este acuerdo que en su visión defiende los intereses industriales de su país.

Tan parecidos, tantas similitudes entre los dos, ambos amarrándose a un acuerdo comercial trilateral, tanta denostación del pasado, del abuso de México se decía desde Estados Unidos y en México López Obrador atacando al neoliberalismo, que irónica es la política. En ese contexto bizarro quien puso la cordura y el verdadero tamaño de una figura que ve por los suyos, fue el Primer Ministro Justin Trudeau, decidió no asistir a la comedia del jardín de las rosas, sus motivos la pandemia y la amenaza de aranceles por parte de su vecino cercano del sur.

Se dice que intercambiaron experiencias sobre como han hecho frente a la pandemia, tan ineficiente de ambos lados de la frontera, en Estados Unidos parece no tener fin y en México la explicación de una desaceleración de los casos cuando semana tras semana superamos las cifras de contagio y de fallecimientos de otros países, esta semana dejaremos atrás al Reino Unido y a la caza de Chile y Perú; espero hayan aceptado su rotundo fracaso y no se quede en un "gracias Presidente Trump por su ayuda", ayuda que por cierto se pagó con los impuestos, si se agradece debiera ser por mera cortesía.

Si Trump no recupera terreno camino en la reelección (espero que no suceda) esta visita pasará factura con el posible nuevo Presidente Biden, así como no convenía romper relaciones en este momento, tampoco pasará ante un nuevo y muy posible escenario, el canciller Ebrard tendrá que sacar todos sus dotes para construir una relación tersa y que la armonía no se rompa.

Se cuenta que en la cena con empresarios se hicieron compromisos de inversión y cooperación, sin embargo, al menos del lado mexicano no se está considerando al 98% de la estructura empresarial, sin apoyos reales que permitan respirar a la MiPyMe, a no ahogarse con los recibos de luz, seguridad social, impuestos, nómina y demás pagos; se requiere urgentemente de un plan que fortalezca la cadena productiva y no únicamente el otorgamiento de un crédito por 25 mil pesos; no basta con la crónica y fotografías del evento, se debe reconocer la realidad que está viviendo el pequeño empresario, no olvidar que generan 7 de cada 10 empleos.

Con la conclusión de la "célebre" gira en la capital de Estados Unidos queda claro que Andrés Manuel es capaz de hablar más rápido, que no habla inglés, que si le dan la orden de hacerse la prueba para detección de COVID-19 se la realiza, de que miente tanto en sus mañaneras como en la Casa Blanca, decir que Trump ha sido el más respetuoso es fallarle a los paisanos, es olvidar el muro físico y virtual; el asegurar que no se ha impuesto nada es obviar la imposición y amenaza de aranceles sino se colabora con la migración desde México y Centroamérica.

Una imagen queda en el pensamiento, la fotografía de Andrés Manuel ante un gran hombre, Abraham Lincoln, el Presidente se ve tan pequeño ante él, ¿acaso será ese el tamaño real?

* Abraham Vergara es consultor financiero internacional y académico en universidades de prestigio. Twitter @Aivc2


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Enviar

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2020-07-16 20:25:07

Edición Especial: El sector servicios y la reapertura en México

La reapertura económica ya es un hecho en México y a medida que nos adentramos en la segunda mitad del año encontramos que el sector servicios, un pilar de la actividad del país, enfrenta serios retos para recobrarse.





Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru



Martín Vizcarra niega tener temor a retiro de inmunidad presidencial aprobado por Congreso
No es un país para ciegos