elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
43.792,17
+0,11%
19,2364
+0,03%
58,75
+1,59%
1.423,30
-0,12%

Niki Lauda (1949-2019): muere la mayor leyenda, junto a Ayrton Senna, de la Fórmula 1

Miguel Ángel Linares - 4:53 - 21/05/2019
0 comentarios
  • El piloto ha fallecido a los 69 años por complicaciones renales

tagsMás noticias sobre:

Con su muerte, Niki Lauda se ha convertido en la mayor leyenda de la Fórmula 1... que no murió en un circuito. El piloto austriaco fue el único de la historia que ganó el Mundial con Ferrari (1975 y 1977) y con McLaren (1984). | El Mundo de la Fórmula 1 muestra su consternación por la muerte del piloto austriaco.

El 1 de agosto de 1976, la Fórmula 1 cambió para siempre. El impresionante accidente que sufrió Niki Lauda en el circuito de Nurburgring casi acaba con su vida, le condenó a un rostro quemado y desfigurado el resto de su vida, y supuso el final de una era y el principio de otra en el "Gran Circo".

Una fuerte gripe, que ha desembocado en graves complicaciones renales, todo ello consecuencia del transplante de riñón que sufrió a finales del año pasado, ha terminado con la vida de Andreas Nikolaus Lauda (Viena, 22 de febrero de 1949-21 de mayo de 2019). Uno de los nombres que han llevado a la Fórmula 1 a sus más altos niveles.

Tres veces campeón del mundo, Lauda es el único piloto que ha ganado el Mundial con los dos equipos más punteros: Ferrari (1975 y 1977) y McLaren (1984). Pero la personalidad y la vida de Niki Lauda trascendió del principio más allá de los asfaltos de los circuitos donde demostró ser un portento de la naturaleza al volante de un monoplaza. Y especialmente tras sufrir ese horrible accidente el 1 de agosto de 1976 en el Gran Premio de Alemania, en el mítico trazado de Nurburgring, tras el que lució el resto de su vida unas horribles cicatrices a causa de las quemaduras en la cabeza. Su historia desde luego no deja impávido a nadie.

La iglesia de Loña de Monte; en pequeño, negocio de la supuesta familia gallega del piloto

¿Era español el abuelo de Niki Lauda?

Una leyenda urbana que circula desde hace más de 30 años por internet y aledaños habla de los orígenes gallegos de Niki Lauda. En concreto, se dice que el piloto era nieto de Juan Lauda Crespo, natural de Loña do Monte (Ourense), que emigró a Estados Unidos a principios del siglo XX. En Nueva York se casó y uno de sus hijos, José Lauda, que llegó a ser aviador norteamericano en la I Guerra Mundial, se casó con una austríaca y volvieron a Europa. La historia "oficial" dice que el abuelo de Niki era el empresario austríaco de la industria del papel Hans Lauda. Si la leyenda es cierta, está claro que Niki Lauda siempre renegó de sus orígenes españoles. Los Lauda gallegos regentaron durante muchos años una famosa empresa de puertas. 

Fotograma de la película "Rush" en la que Niki Lauda recibe el rechazo de su abuelo a su carrera como piloto

Su sueño, por encima del negocio familiar

Poco sabemos sobre la familia "austríaca" de Niki Lauda. En la película "Rush" (2003), una escena muestra el enfrentamiento de Niki con su abuelo, el abogado y empresario Hans Lauda, que no quería ni por asomo que su nieto fuera piloto. Hans pretendía que Niki se pusiera al frente del negocio familiar, en la industria del papel, pero el entonces joven e impetuoso futuro piloto renunció a la posición acomodada que le ofrecía su familia y se puso a buscarse la vida para cumplir su sueño de ser campeón de Fórmula 1. 

Que a nadie engañe esta imagen: Niki Lauda nunca soportó a Fernando Alonso

¿Era Lauda tan borde como parece?

La respuesta es... sí. Niki Lauda, que siempre se caracterizó por ser un tipo frío, calculador y calmado cuando se sentaba en el monoplaza, se transformaba, y lo siguió haciendo cuando se bajaba del coche. Solía tratar con desprecio y condescendencia a mecánicos, resto del personal de los equipos donde corrió, e incluso a los pilotos, fueran colegas o compañeros de equipo. Pocos amigos dejó el austríaco a lo largo de su carrera como piloto. Pero es que después, en su último gran papel, director técnico del equipo Mercedes de F1, las cosas no cambiaron con la edad. Hace unos años no tuvo reparos en calificar los monoplazas de Ferrari y McLaren como "coches de mierda". E incluso dijo que en Ferrari, la escudería en la que logró dos Mundiales de pilotos (1975 y 1977), "solo saben hacer espaguetis". Lauda sintiósiempre un especial desprecio por Fernando Alonso, a quien siempre calificó, de todas formas, como el "mejor piloto", pero al que no dudaba en zurrar dialécticamente en cuanto tenía ocasión. Muchos afirman que, si el asturiano no fichó en algún momento por Mercedes, fue por la oposición de Lauda, que poseía el diez por ciento del equipo alemán.

Niki Lauda debutó en la Fórmula 1 a bordo de un March

March, el debut en Fórmula 1

Tras correr en distintas competiciones con Mini, Porsche y Chevron, Niki Lauda consiguió un préstamo de 30.000 libras para comprar un asiento en el equipo británico March de Fórmula 2. Y aquel mismo año 1971 Niki Lauda debutó en la Fórmula 1 en el Gran Premio de Austria, su país, aunque se retiró en la vuelta 26. El año siguiente, Mundial 1972, fue el primero que disputó en su totalidad, aunque con resultados muy discretos, pues en su mejor carrera, el GP de Sudáfrica, solo pudo ser séptimo, y evidentemente no logró un solo punto en todo el Mundial. 

En BRM, el austríaco volvió a demostrar que había mucho más piloto que coche

BRM, un desastre de temporada

Tras el fallido debut con March, Lauda consiguió otro préstamo para cambiar de equipo. BRM era otra escuadra británica, histórica de los primeros años de la Fórmula 1, pero que desde luego tampoco era de las punteras. Y de hecho, el Mundial 1974 fue un desastre, pues Niki Lauda no pudo terminar diez de las 15 carreras del calendario. Al menos, la quinta posición lograda en el GP de Bélgica le otorgó sus dos primeros puntos en el Mundial. Pero terminó decimoséptimo. Pero Niki empezó a ver la luz al final del túnel cuando su compañero, el italiano Clay Regazzoni, fichó por Ferrari a mitad de temporada. Y a pesar de no llevarse muy bien con el austríaco, Regazzoni dio buenas referencias de Niki a Enzo Ferrari, que decidió fichar a Lauda para el Mundial 1974.

Por fin, en 1974 dos nombres míticos hicieron gigante la leyenda de la Fórmula 1: Ferrari y Lauda.

Ferrari, nace la leyenda Lauda

Y la historia empezó a escribirse en Maranello. La primera temporada de Niki Lauda en Ferrari (1974), se resume en dos victorias (España y Holanda), cuarto puesto en el Mundial, y la confirmación de que el austríaco ha llegado a lo más alto de la Fórmula 1... para quedarse. Con la escuadra del "Cavallino", Niki Lauda logró dos Mundiales de pilotos de Fórmula 1 (1975 y 1977), sufrió su famoso accidente en Nurburgring en 1976, y llevó a los monoplazas rojos a una de las épocas más doradas de su historia. Pero no terminó bien, vaya sorpresa, la relación de Niki con Ferrari. Tras ganar su segundo Mundial, en 1977, el campeón austríaco anunció que dejaba Ferrari. A pesar de volver a ganar el título, la relación de Niki con el equipo italiano se había tensado, en especial después de la última carrera del Mundial 1976, la del accidente, cuando el austriaco se retiró en la segunda vuelta del lluvioso GP de Japón, con miedo a sufrir un nuevo accidente en una carrera que nunca debió haberse disputado. Esa decisión le dio el Mundial a James Hunt. Sin embargo, años después, ya retirado, Lauda fichó como asesor por Ferrari, y uno de los consejos que dio en Maranello fue fichar... a un tal Michael Schumacher.

Su primera victoria, en España

El 28 de abril de 1974, Niki Lauda consiguió su primer triunfo en una carrera de Fórmula 1... y fue en España, en el circuito del Jarama. Ferrari hizo doblete, con Clay Regazzoni segundo, en una carrera marcada por la lluvia. Aunque Lauda había logrado la pole, fue el sueco Ronnie Peterson el que lideró la primera parte de la carrera. Pero, en plena vorágine de entradas y salidas de boxes cuando llegó la lluvia, un fallo de motor en el Lotus de Peterson dio el triunfo a Lauda, en una carrera que terminó en la vuelta 84 de las 90 programadas por culpa de la lluvia. El tercero en el podio fue Emerson Fittipaldi (McLaren), y Lauda logró también la vuelta rápida.

Hasta entonces, solo Juan Manuel Fangio (5), Jack Brabham y Jackie Stewart habían logrado tres Mundiales de F1

Tres Mundiales (1975, 1977 y 1984)

Niki Lauda ganó tres Mundiales de pilotos de Fórmula 1 (1975, 1977 y 1984). Fue el cuarto piloto, tras Manuel Juan Fangio, Jack Brabham y Jackie Stewart, en lograr al menos tres entorchados, y nadie duda de que, de no ser por el fatídico accidente de Nurburgring en 1976, podría haber sido el piloto más laureado de la historia. Porque aquel Mundial, el de 1976, lo perdió cuando tenía una ventaja estratosférica antes del accidente, y porque no quiso disputar la última carrera, el GP de Japón, que le dio el Mundial a James Hunt. Y porque estuvo tres años retirado entre 1979 y 1982. Y porque, en resumen, es uno de los mejores pilotos de la historia.

El accidente de Nurburgring

El 1 de agosto de 1976, Niki Lauda volvió a nacer. En las nueve primeras carreras del Mundial, el austríaco había conseguido cinco victorias, dos segundos, un tercero y un solo abandono, por lo que tenía medio campeonato en sus manos. Y por ello es incomprensible cómo, con esa ventaja, se lanzase como una fiera detrás de James Hunt, que lideraba el GP de Alemania. Lauda, siempre frío, siempre pausado, nunca caliente en el monoplaza, cometió uno de sus pocos errores de conducción en su carrera... en el peor momento. En la segunda vuelta, Niki perdió el control de su Ferrari, que se estrelló con violencia contra la valla para volver a la pista envuelto en llamas, donde otro monoplaza le arrolló.

Hasta cuatro pilotos intentaron liberar a Lauda de las llamas que le envolvieron durante un interminable minuto, hasta que al final lograron liberarle. Aunque salió consciente del monoplaza, Lauda colapsó pocos minutos después, y llegó a estar cuatro días en coma. Un cura llegó a darle la extremaunción, pero al final el austríaco sobrevivió... y tan solo 40 días después volvió a subirse a su Ferrari en el GP de Italia. Solo se perdió dos carreras. En aquel día, el mundo asistió horrorizado a las trágicas secuelas que el accidente había dejado para siempre en la cabeza de Niki Lauda: una oreja casi desaparecida, sin pelo, sin cejas y con horribles cicatrices provocadas por las quemaduras, que le obligan a llevar una sempiterna gorra desde entonces.

A pesar de la leyenda, la relación entre Niki Lauda y James Hunt era bastante buena

La rivalidad con James Hunt

Las leyendas siempre son más interesantes si hablan de guerra en lugar de paz. Por ello, la rivalidad Niki Lauda-James Hunt ha quedado para la historia como una cruenta guerra entre dos personalidades arrolladoras, pero infinitamente opuestas. El piloto frío, calculador y entregado tan solo a su carrera, Niki Lauda; frente al piloto apasionado, broncas, borde y simpático a la vez, James Hunt, que fuera del coche solo se dedicaba a la buena vida, a las fiestas, al sexo y a los excesos. Justo la imagen que podemos ver en la magnífica película "Rush" (2013). Pero en realidad, la relación entre Lauda y Hunt, a pesar de ser de guerra a muerte en la pista, era de respeto e incluso de cierta cordialidad fuera del circuito. Y eso que Lauda perdió el Mundial de 1976, el del accidente, en la última carrera, el GP de Japón, bañado por la lluvia, cuando decidió retirarse por miedo ante otro percance, mientras Hunt corrió a por su primer y único título en F1. De hecho, años después de la retirada de ambos, en 1979, Niki Lauda llegó a prestar dinero a un alcohólico y arruinado James Hunt, que murió en 1993, víctima de sus excesos, con tan solo 45 años.

El retorno obligado por las deudas de Niki Lauda tuvo una escala en el equipo Brabham

Brabham, choque con Bernie Ecclestone

Tras dejar Ferrari en 1977, Niki Lauda corrió dos años con el Parmalat Team Racing, Brabham para los amigos, en los que coincidió con otra gran personalidad del "Gran Circo": Bernie Ecclestone. La experiencia fue fallida. Si en 1978 Lauda al menos ganó dos carreras y terminó cuarto el Mundial, en 1979 el desastre fue mayúsculo: solo pudo terminar dos carreras. Mientras unas fuentes dicen que Lauda abandonó el equipo porque estaba "harto de conducir en círculos", otras revelan que Ecclestone, dueño de Brabham, fue el que echó a Lauda, harto de sus protestas.


Hasta tres compañías aéreas con su nombre poseyó Niki Lauda

Lauda, por las nubes

Tras la traumática experiencia en Brabham, Niki Lauda se retiró en 1979, y se dedicó de pleno a otra de sus aficiones: el aire. Y no solo a los mandos de aviones y avionetas, sino para dirigir la pequeña compañía de vuelos chárter que había fundado poco antes: Lauda Air. Sin embargo, la experiencia no fue todo lo buena que quiso Niki, que se vio obligado a volver a pilotar en 1982 para hacer frente a las deudas de la compañía. Sin embargo, en el año 2000 Niki Lauda fue expulsado de la compañía que había fundado, pero incansable fundó en 2003 Niki, una nueva línea aérea, que formó parte de Air Berlin y quebró en 2017. Pero no pasa nada, el año pasado Niki Lauda fundó una tercera aerolínea: Laudamotion.

La historia se completó con el fichaje de Niki Lauda por McLaren en 1982

Único campeón Ferrari/McLaren

Los problemas económicos de su compañía, Lauda Air, obligaron a Niki a volver a la competición en 1982, tres años después de su primera retirada. Descartado Ferrari, Lauda fichó, no sin ciertos recelos, por la británica McLaren. Y acertó. En su primer Mundial con los coches de Marlboro Lauda ganó dos carreras (Estados Unidos y Gran Bretaña), y terminó cuarto en el Mundial. La temporada 1983 fue de transición para Lauda y McLaren, con constantes retiradas, y tan solo un segundo puesto en Estados Unidos. Pero en 1984 la gloria volvió a Niki. El austríaco se convirtió en tricampeón mundial por tan solo ¡medio punto de ventaja! respecto a su compañero de equipo, el francés Alain Prost. Ese medio punto existió porque en el Gran Premio de Mónaco de 1984, anegado por la lluvia, la carrera se suspendió en medio del aguacero, y se decidió otorgar solo la mitad de los puntos, y aunque Niki se retiró, la victoria de Alain Prost, en vez de valer nueve puntos, contó 4,5, lo que a la postre le daría el tercer título a Lauda. En 1985, su último año, Lauda poco pudo hacer ante Prost y las circunstancias, logrando tan solo una victoria y el décimo puesto en el Mundial.

Historia pura de la F1 en el podio del último triunfo de Niki Lauda: el austríaco, junto a Alain Prost y Ayrton Senna

El maestro de Prost... y de Senna

El 25 de agosto de 1985, el podio del Gran Premio de Holanda de Fórmula 1 fue un perfecto retrato de un momento crucial en la historia de la Fórmula 1. Niki Lauda, subido en lo más alto, festejaba la que iba a ser su última victoria en el Mundial. Pero es que le flanqueaban su compañero de equipo Alain Prost, a su derecha, como segundo clasificado y campeón del Mundial aquel año, y un jovencísimo Ayrton Senna (Lotus-Renault), quien iba a ser el heredero de Lauda, tres años después, al ganar su primer Mundial con McLaren.

Niki Lauda junto a Pedro Martínez de la Rosa, director y piloto del equipo Jaguar en 2002

Jaguar, el experimento fallido

Tras su retirada definitiva en 1985, Niki Lauda siguió ligado a la Fórmula 1. Primero como consejero de Ferrari, y después como director del equipo Jaguar entre 2001 y 2002, año en el que coincidió con el piloto español Pedro Martínez de la Rosa. Pero la experiencia fue del todo menos buena, y tras año y medio al mando, Lauda fue despedido, como casi todos los miembros del equipo.

En su último "empleo", Niki Lauda junto a Lewis Hamilton, cinco veces campeón del Mundo (cuatro con Mercedes)

Mercedes y el fichaje de Hamilton

En 2012, Niki Lauda fue nombrado consejero sin poder ejecutivo en el equipo Mercedes, el gran dominador de los últimos tiempos de la Fórmula 1. De hecho, Niki Lauda, que en los años 90 promovió el fichaje de Michael Schumacher por Ferrari, fue el principal instigador del fichaje de Lewis Hamilton por la escudería alemana, con resultado de... cuatro Mundiales ganados por el británico en Mercedes.

El icónico casco de Niki Lauda en sus primeros Mundiales; y la gorra que le ha acompañado siempre desde el accidente de 1976

El casco y las gorras de Niki Lauda

En el imaginario de la historia de la Fórmula 1 dos imágenes que tienen referencia con Niki Lauda son icónicas. Primero, su casco, que en sus primeros tiempos en la Fórmula 1 era rojo total, con su nombre impreso en ambos lados, y con el logo del Raiffeisen Bank, la entidad financiera que le ayudó en sus primeros pasos en el "Gran Circo". Dicho casco tuvo que ser modificado en las carreras posteriores al accidente de 1976, para que no le molestara en sus aún tiernas quemaduras. Tras pasar a Brabham en 1978, el casco pasó a ser blanco, con el logo de su compañía, Lauda Air, en lugar de su nombre. Y con respecto a sus gorras rojas, son su principal signo de identidad desde el fatídico accidente de Nurburgring. Y aunque su principal cometido era tapar las horribles cicatrices de las quemaduras, Lauda, siempre con visión para los negocios, llegó a vender por astronómicas sumas la esponsorización de sus icónicas gorras.

Con 70 años, Niki Lauda acababa de someterse a un transplante de pulmón

Transplantes de riñones y pulmón

Tras el accidente de Nurburgring en 1986, Niki Lauda se sometió hasta a cuatro operaciones de injerto de piel, todas fracasadas porque su sistema inmune las rechazaba, y por ello comenzó a lucir sus inconfundibles gorras rojas. Pero ahí no terminaron los problemas de salud de Niki Lauda, que tuvo que someterse al transplante de sus dos riñones, donados el primero (1997), por su hermano Florian; y el segundo (2005) por su entonces novia, y su última mujer, Birgitt. El año pasado Niki Lauda tuvo que someterse a un transplante de pulmón, quien sabe si todavía por las secuelas que la inhalación de gases en el accidente de Nurburgring, 42 años antes. Al final, problemas renales han terminado con su vida.

La canción "homenaje" de los Petersellers

Los Petersellers es un grupo de rock nacido en Madrid en 1993, cuya discografía mezcla el punk con el humor en lo que ellos mismos denominan "guateque-punk". En su segundo disco, "Los Petersellers contra la amenaza del Dr. Thedio" (1997), la banda incluye una canción titulada (erróneamente) "Nickie Lauda", en la que se hace una versión muy irreverente, con la música de "Lady Laura", de Roberto Carlos, de la figura del piloto austríaco.

"Rush", impresionante retrato cinematográfico

Ron Howard, director de megaéxitos de Hollywood como "Cocoon", "Apolo 13", "Una mente maravillosa" o "El Código Da Vinci", dirigió en 2003 un "doble biopic" de la rivalidad entre Niki Lauda y James Hunt en "Rush". La pelicula, que según el propio Niki Lauda tiene un "80 por ciento" de sinceridad con la historia real, ahonda en la batalla vital entre el campeón austríaco y el piloto-playboy británico. La película muestra impactantes escenas de conducción en aquellos míticos años 70, y en particular la escena del accidente de Lauda en 1976 pone los pelos de punta. Muy recomendable.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

elEconomista.es
2019-06-19 18:52:12

Cada vez menos mexicanos pueden pagar una vivienda

El costo de la vivienda se encarecerá 16% en 2019. La informalidad, en la que vive el 60% de la población, impide el acceso a financiamientos para comprar una casa o departamento.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
La guerra entre Estados Unidos y China subirá el precio de móviles y tabletas hasta un 15% tras el veto a Huawei
Guerra comercial contraería las economías de China y Estados Unidos entre 0.2 y 0.3%