elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
42.949,50
-0,07%
19,1654
+0,05%
56,42
-0,05%
1.343,48
+0,29%

El alza de tasas del BCE ya no se espera hasta marzo de 2020

Víctor Blanco Moro - 5:15 - 22/01/2019
0 comentarios
  • Pronostican una subida de 25 puntos básicos, hasta el 0.25%

Sede del BCE. Foto: Archivo

Durante los últimos meses, desde que el Banco Central Europeo (BCE) anunció el final del programa de compras de deuda desde el primer día de este año, el mercado ha estado centrado en intentar adivinar la fecha en la que el organismo subirá las tasas de interés de referencia por primera vez desde 2011. La encuesta de esta semana llevada a cabo por Bloomberg, como previa a la reunión oficial que tendrá lugar el jueves, muestra cómo los expertos esperan ahora que la primera subida en el precio del dinero en la eurozona se produzca en marzo de 2020, retrasándose tres meses desde la anterior previsión, de finales del pasado ejercicio.

Eso sí, el pasado mes de diciembre los encuestados esperaban que el primer incremento fuese de 8 puntos básicos en el precio del dinero, mientras que ahora pronostican que se aumentará en 25 puntos básicos, hasta el 0.25%. A partir de esa subida de marzo de 2020, se espera que el organismo que preside Draghi mantenga sin cambios las tasas durante todo el año, hasta que en diciembre se vuelvan a aumentar al 0.4%.

En cuanto a la facilidad de depósito, la primera subida se producirá en octubre, según opinan ahora los expertos, quienes han retrasado un mes su estimación del aumento para esta referencia.

El frenazo en el crecimiento económico de la eurozona y el riesgo de un Brexit desordenado son los dos factores que más deberían preocupar ahora al BCE, según los encuestados. Son los dos grandes problemas para la eurozona, junto a las tensiones comerciales globales que han aflorado durante los últimos meses. Todo esto hará que Draghi cambie su balance de riesgos en la próxima reunión y reconozca ya que estos están "equilibrados, con un aumento en los riesgos bajistas", esperan los expertos.

Otros, sin embargo, no tienen muchas expectativas de sorpresas. Desde ING explican cómo "con solo unos pocos signos de que se haya agotado la pérdida de momentum, la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y la falta de presión de la inflación hacen que crezcan las voces que piden que el BCE vuelva al modo crisis". Sin embargo, el banco cree que "seguir con la estrategia de mantener el piloto automático, pero más alerta que nunca, parece el mejor plan para esta semana".


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Enviar

Flash de noticias México

Entérate

elEconomista.es
2019-01-22 19:20:32

Deuda: la carga que amenaza con descarrilar la economía global

La excesiva acumulación de deuda, que se aceleró desde la última crisis, es un riesgo que señalan muchos expertos e inversores como uno de los grandes peligros a los que se enfrenta el mundo.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El mundo se cansa de la eurozona... que queda en manos del inversor local
El <i>fracking</i> en Estados Unidos está dejando a las refinerías de Europa sin su mejor cliente