elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
43.130,65
-0,81%
19,1540
-0,03%
52,57
+0,11%
1.341,55
+0,01%

México y Estados Unidos: una relación de medio billón de dólares al año

G. Urdiales - 4:00 - 26/07/2016
0 comentarios
  • El comercio es mayor que la suma del de E.Unidos con Brasil, Rusia e India

Foto:Alamy

El destino de Estados Unidos y México está irremediablemente unido, al menos en lo que toca a la economía. El hecho de compartir una frontera de más de 3,000 kilómetros, por la que cruzan más de un millón de personas al día, y a lo largo de la cual conviven unos 15 millones de personas en diez Estados de ambos países, ha generado una vinculación tan estrecha como cabe imaginar.

Ambos países llegan al ecuador del año con sus economías impulsadas por la demanda interna; de hecho, las previsiones de crecimiento para este año y el que viene son, según indicó el FMI en julio, parejas: en 2016, 2.2% y 2.5% para EEUU y México, respectivamente, y 2.5% y 2.6%, respectivamente, en 2017.

Al margen de incertidumbres globales como la materialización del Brexit, la ralentización de China, o la frágil recuperación en la eurozona y Japón, cada país enfrenta riesgos particulares. Una mayor apreciación del dólar podría entorpecer la actividad manufacturera y las exportaciones estadounidenses. El Fondo también advierte de los posibles efectos adversos de una depreciación del yuan y del endurecimiento de las condiciones financieras internas (por la volatilidad de mercado de acciones y el deterioro del crédito empresarial).

México cuenta con la ventaja relativa de un peso más bajo y del abaratamiento de los precios de la electricidad, que podrían favorecer sus exportaciones. La caída de los precios del crudo no tendrá un impacto grande este año, pues ya estaba descontado, aunque un descenso persistente sí podría afectar la consolidación fiscal a medio plazo.

Un millón cada minuto

Quizá la cifra que mejor sintetiza la intensidad de las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos es la relativa al comercio bilateral: más de un millón de dólares atraviesa la frontera entre ambos países cada minuto; al año, tal intercambio supera el medio billón de dólares -en 2015, fueron 532,000 millones y 583,000 millones si contamos los servicios-.

Estados Unidos es el primer socio comercial de México: según el World Integrated Trade Solution, ya que absorbe un 80.3% de las exportaciones mexicanas. En los últimos años, esta relación ha crecido de forma decidida: entre 1994 (año en que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte -TLCAN o Nafta por sus siglas inglesas-) y 2014, el comercio bilateral creció un 483%. Hoy, México es el primer, segundo o tercer socio comercial para 30 de los 50 Estados de EEUU.

En conjunto, México es el segundo destino de las exportaciones estadounidenses -el 14.8% del total, sólo por detrás de Canadá- y el tercer proveedor de EEUU: representa el 13.1% de sus importaciones, tras el 21.5% de China y, de nuevo, Canadá, que suministra el 13.2%.

La relación es más compleja de lo que cabría deducir a partir de los datos: por ejemplo, casi el 40 del contenido de las exportaciones de México a EEUU procede de este último, lo que sugiere una imbricación alta de los dos economías. En contraste, la proporción para las exportaciones canadienses es el 25%; para las de China, el 4%, y únicamente el 2% para las de la Unión Europea.

Fuente de empleos

El Gobierno de Estados Unidos estima que por cada millardo de dólares adicional en exportaciones se crean más de 6,000 empleos. Alrededor de 6 millones de puestos de trabajo estadounidenses dependen del comercio con México; la incidencia es mayor en los estados de California, Texas y Nueva York. Además, un número no desdeñable de empresas mexicanas tienen presencia en este mercado; firmas como Cemex, CCC, CH Industries, Gruma, Grupo Alfa o Grupo Financiero Banorte, entre otras, emplean a más de 81,000 personas en EEUU.

Los lazos se extienden asimismo al ámbito de la inversión. Estados Unidos es el primer inversor en México, con un stock de inversión extranjera directa (IED) de más de 192.000 millones de dólares entre 1999 y septiembre de 2015. Una cifra que representa casi la mitad del total recibido por México.

Los sectores más atractivos han sido el industrial (con algo más del 46% de los flujos); servicios financieros y de seguros (18.3%); comercial (12%), y los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (5.3%).

Empresas estadounidenses como Walmart, General Motors y Ford Motor Company tienen sede en México; a su vez, las mexicanas Cemex, América Móvil, Bimbo y Gruma, por citar algunas, tienen instalaciones, cuota de mercado o inversiones en suelo estadounidense.

Los flujos de IED de México a EEUU se han incrementado de 1999 a 2014 hasta los 17,000 millones de dólares.

El lugar preeminente de México como socio comercial brinda a EEUU acceso a otros mercados relevantes. Las redes comerciales y de inversión del país son de las más extensas del mundo: 12 tratados de libre comercio con 44 socios, 28 acuerdos internacionales de inversión y nueve acuerdos comerciales en sectores importantes. Ello permite acceso preferente a mercados en América, Europa y Asia. México es parte del conocido como Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas inglesas) y de la Alianza del Pacífico, una plataforma liberalizadora ambiciosa que integra junto a Chile, Colombia y Perú.

Cooperación permanente

Conscientes de la relevancia de estos vínculos, los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama establecieron un canal de comunicación sostenido, el llamado Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) en mayo de 2013, coincidiendo con la visita del presidente estadounidense a México.

Los objetivos declarados fueron: promover la competitividad y la conectividad; fomentar el crecimiento económico, la productividad, el emprendimiento y la innovación, y el ejercicio conjunto de un liderazgo regional y global.

La primera reunión del DEAN se llevó a cabo el 20 de septiembre de 2013 en México, en el contexto de la visita a México del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. Entonces se discutieron tres grandes áreas, en línea con los fines del DEAN. En la parte de competitividad, se elaboró un plan de trabajo centrado en los transportes y las telecomunicaciones.

Los líderes de ambos países se comprometieron también con la promoción del crecimiento económico y el emprendimiento; en particular, la inversión conjunta, el desarrollo económico en la frontera y el empoderamiento económico de las mujeres. Otros asuntos no estrictamente económicos, como la igualdad de género, la seguridad ciudadana y el fortalecimiento de la democracia con énfasis en Centroamérica.

El DEAN se reunió por segunda vez en enero de 2015, en Washington, esta vez con ocasión de la visita de Peña Nieto a Estados Unidos. Además de revisar los avances desde 2014, ambos Gobiernos acordaron las prioridades de acción bilateral para 2015.

En esta segunda reunión se añadió la energía a las prioridades estratégicas; el plan de trabajo trazado entonces fijó como objetivos profundizar la cooperación regulatoria; fortalecer la frontera; apoyar los esfuerzos de transparencia y lucha contra la corrupción; fomentar la innovación y el emprendimiento; impulsar el desarrollo de la fuerza laboral, y, nuevamente, trabajar por el empoderamiento económico de las mujeres.

El 25 de febrero tuvo lugar la reunión más reciente del DEAN. Como en anteriores ocasiones, el vicepresidente Joseph Biden, fue el representante de mayor nivel por parte de Estados Unidos. El encuentro, celebrado en esta ocasión en Ciudad de México, remachó las bases existentes de la cooperación y sumó la sostenibilidad a la agenda bilateral. Otro de los puntos novedosos fue el compromiso por coordinar infraestructuras transfronterizas.

Nuevas posibilidades

La firma, el pasado febrero, de un nuevo tratado de comercio y regulación que engloba a numerosos países de la región Asia-Pacífico sin duda contribuirá a fortalecer el vínculo existente entre México y Estados Unidos, y será un acicate ampliar la colaboración entre ambos países en el acceso a estos nuevos mercados.

Tras siete años de negociación, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) agrupa a los miembros del TLCAN y otros nueve países: Australia, Brunéi, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam (cinco países más han mostrado "interés" en el TPP e Indonesia su intención de unirse).

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, afirmó el pasado octubre que el TPP "fortalece la integración comercial de México con el mundo", y que generará "mayores oportunidades de inversión y empleo bien remunerado para los mexicanos". Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, considera que "desde el día 1 veremos beneficios", y que las reformas estructurales puestas en marcha en los últimos tres años dejan a México "mejor preparado" para aprovechar las oportunidades que ofrece el TPP.

Barack Obama, por su parte, también ha valorado el impacto beneficioso del acuerdo para la economía de EEUU -el Legislativo de los 12 países suscriptores debe aprobarlo para que entre en vigor-. Para el presidente de EEUU, el TPP permite a su país liderar el camino en el comercio global y, mediante la supresión de 18,000 impuestos a productos americanos, incrementará las exportaciones, que ya suponen más de 2.3 billones de dólares entre bienes y servicios, cada año. La sintonía, aquí también, entre México y EEUU es plena.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2019-01-22 19:20:32

Deuda: la carga que amenaza con descarrilar la economía global

La excesiva acumulación de deuda, que se aceleró desde la última crisis, es un riesgo que señalan muchos expertos e inversores como uno de los grandes peligros a los que se enfrenta el mundo.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Telefónica reorganiza su filial brasileña para crear una unidad de digitalización
Amancio Ortega se juega 2,500 millones de euros en Londres