Los orígenes secretos del plan chino para poner fin a emisiones contaminantes

Bloomberg - 18:15 - 23/11/2020
0 comentarios
  • El impulso secreto para el objetivo de 2060 de China se concretó dentro de la Universidad de Tsinghua

  • Científicos climáticos pasaron silenciosamente más de un año modelando diferentes caminos para llegar al cero neto

Xi Jinping, puso un plazo a 2060 para poner fin a la contribución de su país al calentamiento global. (Foto: Bloomberg)

El mayor emisor de contaminantes que calientan el planeta logró tomar por sorpresa a casi todo el mundo. En un discurso de septiembre ante Naciones Unidas, el presidente chino, Xi Jinping, puso un plazo a 2060 para poner fin a la contribución de su país al calentamiento global. Ningún otro país puede hacer más para mantener el calentamiento por debajo del umbral de 1.5°C establecido en el Acuerdo de París. Sin embargo, diplomáticos, activistas climáticos e incluso expertos en políticas dentro de China no habían anticipado este giro crucial.

Pocos días antes de la aparición de Xi ante la ONU, de hecho, líderes europeos, incluidas la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, lo habían presionado directamente en una videoconferencia para seguir el ejemplo de la UE y establecer un objetivo de neutralidad climática. Las notas de la llamada revisadas por Bloomberg Green indican que Xi no dio pistas de que estuviera a punto de abandonar la política de China contra las restricciones climáticas al crecimiento económico.

Dentro de China, mientras tanto, los expertos que se especializan en las complejidades de la emisiones quedaron atónitos ante el discurso de Xi. "¿Se puede lograr este objetivo?", preguntaba en un post de WeChat un desconcertado negociador climático retirado en Pekín. La mayoría de las partes interesadas en las decisiones climáticas anteriores se habían mantenido al margen, según entrevistas con más de una docena de grupos de la industria, ambientalistas e investigadores gubernamentales en China. Pero la decisión de reorientar por completo una economía gigantesca dominada por el carbón, a costo de billones de dólares, no vino de la nada.

El impulso secreto para el objetivo de 2060 de China se concretó dentro de la Universidad de Tsinghua, donde científicos climáticos pasaron silenciosamente más de un año modelando diferentes caminos para llegar al cero neto. Xie Zhenhua, exburócrata ambiental y diplomático veterano, supervisó el trabajo desde su raída oficina como director del Instituto de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible de la universidad. Pocos dentro de la estricta jerarquía de China pueden igualar el dominio de Xie de la burocracia gubernamental y la ciencia del clima, lo que lo convierte en una voz influyente sobre el tema entre la élite gobernante.

Xie es modesto sobre su papel. "Hicimos propuestas de política a líderes y departamentos relevantes", dijo en una entrevista en el campus de Tsinghua a fines de octubre, vestido como un típico funcionario del Partido Comunista, con un traje oscuro y una camisa blanca. "Parece que nuestras propuestas tuvieron cierto impacto".

China y otros países en desarrollo habían sostenido durante mucho tiempo que los países más ricos que se beneficiaron de la industrialización anterior, sin prestar atención a los peligros de la quema de combustibles fósiles, deberían llevar la mayor parte de la carga económica para evitar un calentamiento catastrófico. Xie pasó más de una década como principal diplomático climático de China, y en los primeros años defendió ferozmente el principio de que las economías emergentes tienen derecho a emisiones de carbono descontroladas. Sobre una base ajustada a la población, después de todo, demasiado dióxido de carbono comenzó su viaje a la atmósfera desde chimeneas y tubos de escape en Estados Unidos y Europa.

En las conversaciones internacionales sobre el clima de 2011 en Durban, Xie pronunció un discurso sobre la hipocresía de los países desarrollados; se hizo famoso en todo China. Ahora, en el ocaso de su carrera, ha hecho más que nadie fuera del círculo gobernante de Xi para posicionar a China como un líder climático global, estableciendo un plan de neutralidad de carbono por delante de Estados Unidos.

"Cuando comienzas, es solo un trabajo", dice Xie. "Pero después de un tiempo, cuando se ve el impacto que podría traer al país, a la gente y al mundo, ya no es solo un trabajo. Se ha convertido en una causa, un llamado superior".

A los 71 años, Xie debería estar felizmente jubilado después de más de tres décadas dando forma al enfoque de China sobre el clima y la protección del medio ambiente. La costumbre del Partido Comunista requiere que los miembros del rango de Xie que cumplen 70 años renuncien a los roles oficiales. Una rara excepción le permitió recibir un nombramiento como asesor especial del Ministerio de Medio Ambiente este año.

En ese cargo, Xie presentó las recomendaciones de 2060, basadas en la investigación que su instituto había realizado en coordinación con una docena de grupos de expertos vinculados al gobierno. La propuesta probablemente llegó al escritorio de Xi a través del viceprimer ministro Han Zheng, quien forma parte del Comité Permanente del Buró Político y supervisa el Ministerio de Medio Ambiente.

Cada decisión importante en China la toman colectivamente los siete hombres en el Comité Permanente. El crédito definitivo siempre va a Xi, el líder más poderoso del país desde Mao Zedong. La protección del medio ambiente se ha convertido en uno de los principales problemas de Xi, ya que ha tratado de moderar la mentalidad de crecimiento a cualquier precio que dominó la industrialización de China.

Sin embargo, antes del discurso de la ONU, Xi nunca había hablado públicamente sobre la neutralidad de carbono. La propuesta se consideraba tan remota que los medios estatales apenas la mencionaban. "China era reacia a hablar sobre conceptos como emisiones netas cero o neutralidad de carbono", dice Li Shuo, un prominente ambientalista en China que ha pasado años presionando a Xie por políticas más agresivas. "Xie ha desempeñado un papel en la reducción de esa brecha".

Para traducir los imperativos climáticos globales en la política del gobierno chino, se necesita hablar con fluidez dos idiomas extremadamente esotéricos: el lenguaje comunista, por un lado, y el vocabulario tecnocrático de la negociación internacional sobre el clima. Así es como Xie maneja el truco de abogar por los mayores compromisos que otros países quieren de China sin hacer que parezcan concesiones.

Algunos ejemplos de esta inusual capacidad surgen de la entrevista de Xie: el objetivo para 2060, dice, ayudará a China a convertirse en una "gran potencia socialista moderna" y a construir "una comunidad con un futuro compartido para la humanidad", lemas que Xi ha utilizado para guiar durante mucho tiempo la formulación de políticas. Luego, cambiando de código sin esfuerzo, explica que la postura de China sobre "mitigación, adaptación, financiamiento y tecnología" aún tendrá que debatirse en la reunión sobre el Cambio Climático de la ONU del próximo año, en la que las naciones resolverán los detalles del Acuerdo de París.

La carrera de Xie ha seguido el meteórico auge económico de China, y su reconocimiento del correspondiente daño. Su mandato como jefe de la Administración de protección ambiental de China terminó abruptamente en 2005, después de explosiones mortales en una planta química en Jilin, una provincia cerca de la frontera con Corea del Norte y Rusia. El accidente afectó a decenas de millones de personas.

Tal incidente habría descarrilado la carrera de un funcionario típico, pero Xie se recuperó y finalmente terminó en el Comité Central del Partido Comunista. Asumió el cargo de principal negociador internacional sobre el clima de China en 2007, y su enfoque no siempre fue denunciar a los países desarrollados. Un excolega lo describió en broma como "un oso panda, muy abrazable".

"Cuando vienes a la mesa de negociaciones, debes ser honesto y sincero. La gente te respeta por proteger los intereses de tu propio país", dice Xie, mirando hacia atrás. "Pero también están aquí para resolver problemas, para hacer frente al cambio climático".

Chocó públicamente con Todd Stern, enviado especial de Estados Unidos para el clima entre 2009 y 2016, antes de llegar a un acuerdo bilateral en 2014 que introdujo a China en el Acuerdo de París dos años después. Los correos electrónicos filtrados del período muestran a los dos negociadores recordando como viejos amigos, discutiendo futuras visitas y nietos. "Es alguien en quien siempre puedo confiar y alguien con quien puedo hacer negocios", dijo Stern en una entrevista telefónica desde Washington.

"Esta es una tarea muy significativa", dice Xie. "Un negociador climático solo tiene rivalidades y amigos, pero no tiene enemigos".

Días después de que Xi se dirigiera a la ONU, los científicos de Tsinghua estaban listos para presentar su hoja de ruta para 2060. El plan requería una transición energética gradual durante la próxima década y media, seguida de una rápida aceleración que requiere un aumento de casi siete veces en la energía solar y casi quintuplicar la energía nuclear. Algunos analistas se preocuparon por este enfoque de dos velocidades. El inicio incremental difiere las decisiones más difíciles hasta 2035, para la próxima generación.

Esta trayectoria gradual hacia el cero neto probablemente ayudó a que el plan de Xie enfrentara menos rechazo por parte de altos funcionarios, según dos activistas verdes que han trabajado con él (pidieron no ser nombrados, ya que los activistas en China a menudo son blanco del gobierno por criticar la política oficial). Los activistas dijeron que un movimiento a corto plazo más ambicioso, como acelerar el objetivo a 2030 de China para alcanzar las emisiones máximas, probablemente habría provocado rechazo.

China también se ha dado a sí mismo un amortiguador de 10 años, ya que la mayoría de las otras economías principales están trabajando hacia emisiones cero netas para 2050. Este grupo incluye a la UE, así como a Japón y Corea del Sur, que siguieron rápidamente el anuncio de Xi de la ONU con promesas propias. Estados Unidos podría ser el próximo, y se espera que el presidente electo Joe Biden pida un objetivo para 2050.

Existe el riesgo de que la década adicional para China aumente la tentación de los políticos de posponer cambios dolorosos. La gran visión para 2060 tendrá que filtrarse a través de cientos de documentos oficiales, comenzando con el próximo plan quinquenal del gobierno que se publicará en marzo. Diferentes ministerios, gobiernos locales y empresas estatales trabajarán las políticas en sus propios planos, donde las cosas podrían diluirse o retrasarse.

Xie cree que el objetivo para 2060 forzará cambios a corto plazo. "El objetivo será difícil o incluso imposible de alcanzar si confiamos en las tecnologías tradicionales y mantenemos formas tradicionales de producción, de vida y de consumo", dice. "Esto envía una señal clara: tenemos que transformarnos rápido e innovar en grande".

No es el escepticismo climático lo que impulsa la resistencia. A los escolares chinos se les enseña la ciencia del calentamiento global desde una edad temprana, y los ciudadanos están ansiosos por que el gobierno limpie el aire y el agua contaminados. El problema principal es la industria del carbón. China extrae y quema la mitad de la oferta mundial, y el sector aún mantiene decenas de millones de empleos.

Después de que Xi respaldara el Acuerdo de París, la industria hullera china lanzó una campaña a nivel nacional para modernizar las centrales eléctricas con lo que afirma es tecnología de bajas emisiones. Este esfuerzo fue respaldado públicamente por académicos influyentes, y ese apoyo a su vez dio cobertura a la industria del carbón para construir nuevas plantas. El mismo día en que Xi se dirigió a la ONU, un comentario en el Diario del Pueblo, favorable al Partido Comunista, defendía el futuro del carbón: "Mientras el carbón se utilice de manera limpia y eficiente, debería llamarse energía limpia".

Xie cree que esta vez será diferente. "La tecnología de emisiones ultra bajas podría haber resuelto los problemas de la contaminación del aire y la eficiencia energética, pero no puede resolver el problema de las emisiones de CO?", dice. "Ahora que el presidente Xi ha hecho público el objetivo, creo que la gente comenzará a ver los riesgos de inversión allí".

Con la próxima ronda de conversaciones sobre el clima mundial en Glasgow y los países bajo presión para aumentar sus compromisos, China ganará mucha buena voluntad al salir temprano con una declaración audaz. Convertir el compromiso en una prioridad interna será un desafío, ya que el gobierno se enfrenta a la presión para mantener en marcha su recuperación económica pospandémica.

Pero no se reducirá a elegir entre la acción climática y el crecimiento. China sufrió inundaciones récord en 2020 que afectaron a más de 70 millones de personas y causaron pérdidas económicas por unos 214,000 millones de yuanes (33,000 millones de dólares). "El daño causado por el cambio climático no está en el futuro", dice Xie, "sino justo aquí, ahora mismo".


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-12-15 22:21:16

Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Premios del sorteo fiscal por El Buen Fin serán libres de impuestos
Rovi, preparada para abastecer la vacuna de Moderna a mercados fuera de Estados Unidos a partir de principios de 2021