elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias

Trump y OPEP no logran salvar al sector petrolero de Estados Unidos

Bloomberg - 18:45 - 19/08/2020
0 comentarios
  • Los efectos devastadores de la pandemia de covid-19 en el mercado del petróleo se está propagando por toda la cadena de suministro

tagsMás noticias sobre:
Refinería de petróleo en California funcionado durante la noche. (Foto: Archivo )

Los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y los mayores productores de petróleo del mundo para apuntalar los precios del crudo no ha logrado detener una avalancha de quiebras en la industria, y aún quedan más por venir.

Los efectos devastadores de la pandemia de covid-19 en el mercado del petróleo se está propagando por toda la cadena de suministro, desde los exploradores hasta las empresas que proporcionan trabajadores y equipos. Con sede en Londres, Valaris Plc, propietaria de la flota de plataformas marinas más grande del mundo, se convirtió el miércoles en la víctima más reciente. Solo en América del Norte, docenas de productores y proveedores de servicios de yacimientos petrolíferos han quebrado en 2020, y Mizuho Securities USA predijo a principios de este año que hasta 70% de los productores de shale de EU podrían ir a la quiebra.

Los precios del crudo superaron una caída libre tras un acuerdo de la OPEP y sus aliados, empujados por Trump, para reducir la producción. Pero después de embarcarse en planes de crecimiento agresivos cuando el crudo se cotizaba por encima de 100 dólares el barril hace unos años, la industria todavía está lidiando con una carga aplastante de deuda, y la demanda de petróleo y productos derivados del petróleo se mantiene muy por debajo de lo normal, mientras las naciones luchan por controlar la propagación del virus. A más largo plazo, las compañías petroleras se enfrentan a los requerimientos de los inversionistas para abordar la problemática del cambio climático y dejar de usar combustibles fósiles.

"El petróleo probablemente enfrentó el segundo trimestre el mayor desafío que jamás se haya visto, con el mayor impacto en la demanda que haya experimentado", dijo el miércoles James West, analista de Evercore ISI, en una entrevista telefónica.

Entre los primeros que se fueron a quiebra están los perforadores de shale de Estados Unidos, muchos de los cuales pidieron grandes préstamos para pagar los derechos de perforación en las áreas principales y siguieron aumentando la producción incluso cuando los precios del crudo se desplomaron desde los máximos alcanzados en la última década. Entre las víctimas de alto perfil en lo que va de año se encuentran Whiting Petroleum Corp., una vez el mayor productor de petróleo en la región de shale de Bakken en Dakota del Norte, y Chesapeake Energy Corp., el arquetipo de las extraordinarias fortunas estadounidenses del petróleo shale. Aunque las grandes petroleras internacionales como BP Plc y Chevron Corp. tienen balances más sólidos, han eliminado miles de puestos de trabajo.

Los proveedores de servicios de yacimientos petrolíferos y los proveedores de plataformas marinas pronto siguieron a los perforadores de shale hacia la quiebra. Los contratistas petroleros en alta mar están quebrando al ritmo más rápido en tres años, a medida que los exploradores rechazan las perforaciones de alto costo para hacer frente a la caída mundial de los precios de las materias primas. Si bien los proyectos más nuevos en aguas profundas son menos costosos, aún requieren más tiempo para desarrollarse que los pozos de shale terrestres.

Valaris, que se creó en 2019 a partir de la combinación de Ensco Plc y Rowan Companies Plc., se unió a sus rivales Noble Corp. y Diamond Offshore Drilling Inc. en la bancarrota. Pacific Drilling SA dijo a principios de este mes que podría volver a los tribunales de quiebra por segunda vez en menos de tres años, y Transocean Ltd., el mayor propietario mundial de plataformas petrolíferas de aguas profundas, ha dicho que está explorando alternativas estratégicas.

"La perforación en alta mar está dañada estructuralmente y la recuperación no es inminente", escribió el miércoles Nicholas Green, analista de Bernstein, en una nota a los inversionistas. "Las licitaciones de nuevos contratos son pocas, muy competitivas y de bajo precio; la mayoría de los participantes están excesivamente apalancados y necesitan desesperadamente dinero en efectivo".

La quiebra de Valaris se produce días después de que la administración Trump autorizara un plan amplio para vender derechos de perforación y estimular el desarrollo petrolero en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico en Alaska. Si bien Trump ha promocionado el dominio energético de Estados Unidos, su historial a la hora de abordar las prioridades de la industria petrolera ha sido irregular. Incluso cuando intervino personalmente esta primavera para ayudar a negociar un pacto global para reducir la producción de petróleo, el presidente pregonó los bajos precios del crudo y la gasolina como un "recorte de impuestos" para los consumidores.

Los líderes de la industria energética se han quejado de que, a pesar de su retórica de apoyo, Trump ha priorizado rutinariamente otros segmentos de la economía estadounidense, incluida la defensa del carbón a expensas del gas natural, y la adopción de aranceles al acero, lo que generó preocupación por los mayores costos de los gasoductos. También estaban decepcionados por su decisión de renunciar a la oportunidad de expandir el usufructo de petróleo y gas en alta mar en el este del Golfo de México, en medio de preocupaciones de que perjudicaría sus posibilidades de reelección en Florida. Otras iniciativas para apoyar los intereses energéticos han sido bloqueadas en los tribunales.

Bajo el Gobierno de Trump, el Departamento del Interior ha rechazado las peticiones de los productores de petróleo en alta mar de una exención general que reduzca las regalías que pagan al Gobierno federal por el crudo y el gas extraídos de aguas federales.

No obstante, la industria petrolera considera en gran medida a Trump como la alternativa preferida a Joe Biden, cuyo plan climático de US$2 billones tiene como objetivo acabar con la dependencia estadounidense a los combustibles fósiles.

No es probable que la cascada de quiebras en zonas petroleras se detenga hasta que la oferta y la demanda vuelvan a equilibrarse, lo que podría llevar algún tiempo. La demanda mundial de petróleo se recuperará el próximo año a medida que el mundo salga de la pandemia de coronavirus, pero no se recuperará por completo por lo menos hasta 2022, dijo la Agencia Internacional de Energía en junio.

Sin embargo, los productores están respondiendo a las demandas de los inversionistas de reducir el gasto, lo que eventualmente resultará en un mercado petrolero más ajustado y precios más altos, dijo Paul Sankey, fundador de Sankey Research, en una nota a los inversionistas.


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-09-23 12:34:55

Fiestas Patrias: la celebración que no sucumbe ante el covid-19

Esta edición especial de Economía Hoy pretende contar cómo, además de festejar, en México se vive el mes patrio como una oportunidad para salir adelante de la crisis ocasionada por la pandemia de coronavirus.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
La banca mexicana lanzará en septiembre su programa de reestructuración de créditos
La Fed advierte de que las empresas aún registran niveles altos de incertidumbre y riesgos