No será fácil arrebatar a China las cadenas de suministro

Bloomberg - 19:26 - 8/06/2020
0 comentarios
  • La Administración Trump ha hablado sobre devolver las cadenas de suministro a EU desde China

tagsMás noticias sobre:
Foto: Archivo

La guerra comercial amplificó los llamamientos en Estados Unidos y en otros lugares para reducir la dependencia de China en cuestiones de bienes estratégicos. Ahora, los políticos prometen tomar medidas gracias a la pandemia.

La Administración Trump ha hablado sobre devolver las cadenas de suministro a Estados Unidos desde China, e incluso planteó públicamente la necesidad de un grupo de naciones amigas en Asia que podría ayudar a producir bienes esenciales. El mes pasado, el presidente Donald Trump incluso dijo que Estados Unidos "ahorraría 500,000 millones de dólares" si cortaba los lazos con China.

No obstante, entrevistas con casi una docena de funcionarios gubernamentales y analistas en la región de Asia Pacífico muestran que cualquier esfuerzo más amplio para reestructurar las cadenas de suministro es poco más que una ilusión hasta el momento. Si bien los gobiernos presionan para ganar inversiones, como la fábrica de semiconductores de vanguardia de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. planificada en EU, no será fácil desmantelar un sistema atrincherado en un momento en que muchas empresas luchan por sobrevivir.

Lo más probable es que el virus acelere un cambio que ya fue impulsado por las fuerzas del mercado, ya que el aumento de los salarios y los costos en China durante la última década causó un éxodo de la fabricación de menor valor, en gran parte al sudeste asiático. Eso a pesar del deseo de algunos en la Administración Trump de comenzar a desacoplar las economías más grandes del mundo, a medida que Estados Unidos y China discuten sobre todo, desde el virus hasta las redes 5G y Hong Kong.

"La retórica se encuentra con la realidad, que es que muchas empresas tienen cadenas de suministro establecidas como son por razones muy sensatas", dice Deborah Elms del Asian Trade Center, que ha visto un aumento de empresas que buscan asesoramiento sobre la reorganización para aumentar la competitividad. "Al salir del covid, va a ser aún más difícil mover las cadenas de suministro porque su flujo de efectivo es bajo, su personal está trabajando desde casa o regresando lentamente a la oficina y el clima comercial ha cambiado".

Si bien la red de comercio mundial se mantuvo bastante bien en medio de los continuos confinamientos a medida que el covid-19 se extendía, el costo económico impulsó los llamados de los políticos a una mayor autosuficiencia y alternativas a China. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cuyo departamento anunció una Estrategia de Seguridad Económica el año pasado, mencionó en abril a Australia, Nueva Zelanda, Japón, India y Corea del Sur como países con los que Estados Unidos ha estado hablando sobre las cadenas de suministro.

Una de las bases de la nueva Estrategia de Seguridad Económica del Departamento de Estado es expandir y diversificar las cadenas de suministro que protegen a las "personas en el mundo libre", según Keith Krach, un funcionario del Departamento de Estado que lidera los esfuerzos para desarrollar políticas internacionales relacionadas con el crecimiento económico.

Krach dijo en abril que se crearía una llamada "Red de Prosperidad Económica" de aliados con ideas afines para productos críticos.

Las industrias incluirían productos farmacéuticos, dispositivos médicos, semiconductores, automotriz, aeroespacial, textiles y químicos, entre otros.

Pero la idea en este momento parece carecer de una base firme. El Departamento de Estado no tiene jurisdicción sobre el comercio, y los funcionarios de otros países asiáticos dijeron que no se estaban llevando a cabo conversaciones formales. Una persona cercana a la Administración dijo que Krach es propenso a promover públicamente grandes ideas que aún no se han convertido en políticas.

Aún así, otros gobiernos se están moviendo por su cuenta para alejar la producción de China, especialmente desde las interrupciones del covid. Esto incluye a Taiwán y Japón, que se encontraban entre los mayores inversores en la capacidad de fabricación de China en los primeros días.

"Muchas empresas ya han comenzado a adoptar una estrategia de centro de fabricación 'China más uno' desde que comenzó la guerra comercial entre Estados Unidos y China en 2018, con Vietnam como claro beneficiario", explica Anwita Basu, jefe de investigación de riesgo país de Asia en Fitch Solutions. Si bien la pandemia dará otro impulso, "el alejamiento de China será lento, ya que ese país todavía cuenta con una producción manufacturera anual tan grande que incluso un grupo de países tendría dificultades para absorber una fracción".

En 2019, funcionarios taiwaneses alentaron a las empresas de la isla para que construyeran una "cadena de suministro no roja" fuera de China, aprobando una ley que prometía auxilios de alquiler, financiación barata, exenciones de impuestos y administración simplificada para inversiones en Taiwán. La medida ayudó a la economía de la isla a capear la guerra comercial el año pasado y llevó a más de 1 billón de dólares taiwaneses (33,500 millones de dólares) comprometidos o invertidos en el país, y más en el extranjero.

Pese a todo, China conserva algunas ventajas clave. El año pasado, el 38% de la inversión extranjera de 11,000 millones de dólares de Taiwán se destinó a la parte continental, al igual que el 10% de la inversión de Japón, a pesar del aumento de las inversiones en el sudeste asiático en las últimas décadas debido a episodios periódicos de disturbios antijaponeses en China.

Young Liu, presidente de Hon Hai Precision Industry, con sede en Taiwán, cuya unidad de Foxconn fabrica iPhone en plantas en China, dijo a mediados de mayo que es difícil trasladar el ensamblaje de dispositivos móviles a EU debido a la gran cantidad de trabajadores necesarios.

"China sigue siendo incomparable como sitio de fabricación dado su número de trabajadores calificados, sus profundas redes de proveedores y el apoyo público creíble del gobierno para los fabricantes y la provisión de infraestructura confiable", escribió el analista de Gavekal Dan Wang en un informe en abril.

Incluso si las empresas encontraran alternativas económicas a las fábricas chinas, o se inclinan ante la presión política para aumentar la producción en sus mercados nacionales, hay otra razón por la cual la producción dentro de China sigue teniendo sentido: el vasto y creciente mercado interno chino.

Tesla Inc. actualmente produce automóviles allí para lo que ahora es el mercado automotriz más grande del mundo, y el mes pasado el primer ministro chino, Li Keqiang, envió a Honeywell International Inc. una carta de bienvenida a su nueva inversión en Wuhan, la ciudad donde comenzó el brote de coronavirus. Él y otros funcionarios chinos han promocionado la cooperación económica continua con Estados Unidos y prometieron implementar el acuerdo comercial de "fase uno" alcanzado en enero.

'Poco realista e insensato'

"La formación y el desarrollo de las cadenas industriales y de suministro mundiales están determinados por las fuerzas del mercado y las elecciones de las empresas", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, en marzo. "Como tal, es poco realista e insensato tratar de cortarlas o incluso proclamar teorías de 'cambio' o 'desacoplamiento', ya que van en contra de las leyes de la economía".

A pesar de todo lo que se habla de dependencia de China, la pandemia mostró que otros países podrían adaptarse rápidamente para satisfacer la necesidad de suministros críticos, cuando la cuarentena de China detuvo las entregas de ropa protectora, ventiladores y suministros médicos. Vietnam aumentó rápidamente la producción de máscaras faciales, exportando más de 415 millones en cuatro meses, mientras que EU presionó a fabricantes de automóviles y otros a remodelar las plantas para fabricar respiradores y otros suministros críticos.

Sin embargo, a largo plazo, hay dudas sobre si esos modelos son sostenibles y quién pagará por las nuevas plantas fuera de China.


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-12-15 22:21:16

Coronavirus, el antagonista en las expectativas empresariales 2021

Cada inicio de año representa para el sector empresarial una oportunidad de enmendar errores y abre un panorama de oportunidades para seguir creciendo. Sin embargo, el 2021 trae consigo nuevos retos por el covid.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Fed alivia términos de créditos de programa Main Street, dice a bancos que empiecen a desembolsar
El PIB de la Eurozona cae menos de lo previsto pese a sufrir el peor golpe de su historia con un descenso del 3.6% en el primer trimestre