elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
43.392,36
+0,47%
19,1766
-0,74%
57,90
+0,12%
1.468,00
+0,01%

Robots, IA y automatización: una amenaza al empleo

Ivette Saldaña - 12:04 - 6/09/2019
0 comentarios
  • Cada vez más, la automatización, la inteligencia artificial y la robótica son parte de una nueva revolución

  • 68% de la población ocupada en el país realiza labores que tienen alta probabilidad de automatizarse

Foto: Archivo / Bloomberg

Akio es un hombre mayor, con problemas de demencia senil. Como le cuesta trabajo recordar fechas, nombres y lugares, a diario recibe terapia en un asilo de Tokio, Japón, con la que le ayudan a hablar y a repetir todo aquello que su memoria empieza a borrar.

Sin embargo, no dialoga con una persona, sino con un pequeño robot que ahora realiza las actividades que antes hacía una persona.

Cada vez más, la automatización, la inteligencia artificial y la robótica son parte de una nueva revolución que acecha al mercado laboral en el mundo, en donde la mano de obra podría ser sustituida por la tecnología.

Un estudio realizado por el Banco de México (Banxico) advierte que 68% de la población ocupada en el país realiza labores que tienen alta probabilidad de automatizarse, sobre todo aquellas que se dedican a la agricultura, cría de animales, actividades forestales, pesca y caza, alojamiento temporal y preparación de alimentos.

La investigación muestra que los empleos que requieren personal con menor nivel educativo son los que tenderán a desaparecer, es decir 7 de cada 10. Al contrario, sólo 40% de los trabajadores con mayor nivel de educación enfrentan el riesgo de que se automaticen sus labores.

Con el nuevo ritmo de vida que genera la tecnología, sufren cambios las industrias, el comercio y los servicios. Las próximas dos décadas traerán una revolución a gran escala en la vida laboral, explicó Stephane Kasriel, CEO de Upwork, plataforma para conectar a empresas con profesionales independientes.

"Ya estamos viviendo en una época de muchos robots, y muchos empleos", destaca en una reflexión para el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la Federación Internacional de Robótica, en 2018 se vendieron 10 millones 465 mil 300 robots en todo el mundo, cantidad que supera a los 8 millones de habitantes que hay en Jalisco. Según las estadísticas del organismo, de ese total 165 mil 300 fueron unidades de robots para servicio profesional; 7.5 millones para trabajos domésticos y 2.8 millones para entretenimiento.

La federación estima que para el periodo 2019-2021 se venderán 50 millones 936,000 robots, en su mayoría para servicio doméstico (39.5 millones), pero también para trabajos profesionales (736 mil) y entretenimiento (10.7 millones).

Un estudio de Cushman & Wakefield asegura que con la tecnología se observa un cambio en las estrategias de venta de las tiendas al menudeo en la búsqueda por atraer a los compradores millennials. Así, los centros comerciales tendrán negocios que abrirán y cerrarán según la temporada y los gustos del consumidor.

Todo ello tiene que ver con lo que el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, considera un momento de cambio, en el cual las manufacturas deberán avanzar transformarse hacia una mayor generación de valor agregado.

La industria 4.0 es el nuevo modelo que se impulsa en donde las tecnologías se utilizan para resolver problemas concretos, lo que incluye utilizar robots, inteligencia artificial, biotecnología y micro electrónica, entre otras herramientas que se convierten en la base fundamental del desarrollo industrial.

"Se agotó el beneficio de los bajos costos laborales y la ubicación geográfica, hoy la industria 4.0, la robotización y automatización han creado nuevos diferenciales productivos en las naciones asiáticas con las que México compite", expuso Cervantes en su Informe de Actividades 2018-2019.

Ropa y tecnología

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), Víctor Rayek Mizrahi, afirmó que en los escenarios a futuro se considera que van a seguir existiendo las tiendas de ropa, pero ya no habrá inventarios, pues pronto habrá sensores que tomarán las medidas de los clientes para que solamente se produzcan las prendas que compren los consumidores, y estarán hechas a la medida.

Imaginemos, dijo, que un cliente llega a una tienda de ropa, donde solamente hay una pieza de cada prenda en exhibición, pero ésta tiene sensores para determinar las medidas de las personas que quieran comprarla, de manera que el consumidor recibirá posteriormente esa prenda por paquetería.

Esto es parte de la automatización que esperan lograr diversas industrias, lo que a su vez permitirá aumentar la productividad y la competitividad, así como generar ahorros. Sin embargo, se descarta que ello implique un remplazo de la mano de obra, aunque sí se trata de una sustitución tecnológica.

Al tener el registro de las medidas de cada persona "no vas a necesitar ir a la tienda más que una vez; te escanean y puedes pedir tu ropa en línea", explicó, siempre y cuando la persona no suba de peso.

"No es sustitución de personal, es eficiencia de tecnología a través de recursos humanos", agregó, y es algo que ya se está viendo en países como Estados Unidos, donde las grandes cadenas de ropa han cerrado cientos de sucursales al decidir que sus ventas ya no serán presenciales, sino por internet. "A eso nos va a llevar la industria 4.0" afirmó.

En México se percibe que las tiendas de autoservicio y departamentales venden cada vez más por internet, pues a las nuevas generaciones ya no les gusta tanto ir a los centros comerciales, agregó Rayek Mizrahi.

Más producción

La automatización no se va a concretar de la noche a la mañana, pues se trata de un proceso gradual que implica capacitar a trabajadores, además de invertir y aplicar cambios tecnológicos, afirmó el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), Gerardo González.

Con la llegada de la industria 4.0 lo que se busca es la optimización de procesos, es decir investigar en qué parte de las operaciones se pueden hacer mejoras.

"Ir perfeccionando y automatizar es caro por el monto de recursos que se obtienen, pero la idea es ir hacia allá. No ha sido fácil, trabajamos en capacitar para aumentar la productividad", añadió.

Por ejemplo, instalar una línea de producción de zapatos implica invertir 200,000 dólares, y con ello es posible manufacturar de 500 a 600 pares diarios, y solamente se necesitarán 60 personas.

En el caso de la industria del calzado hay estudios acerca de cómo una máquina podría producir más pares con mucho menos gente que la que actualmente opera los equipos, lo que significa mejorar la capacitación de los empleos.

"Tenemos que apostar a que a la gente hay que capacitarla para que hagan cosas de mayor valor agregado, hay que mandarlas al Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) para no quedarnos con tecnología obsoleta y vieja. Tenemos que correr a la par que la tecnología, son grandes cambios que se necesitan y no podemos quedarnos lejos de lo que ocurre en el mundo", afirmó González.

Robots para todos

En Japón, la robotización es cosa de todos los días y un ejemplo de su utilización es en la atención a la creciente población de adultos mayores.

Si bien hay personal, el uso de robots va en aumento para actividades como platicar con la gente, ayudar a los adultos a hacer ejercicios y hasta animales de peluche electrónicos que emiten sonidos al recibir caricias de los ancianos.

Por medio de la tecnología, el país asiático atiende uno de sus principales problemas, que es el envejecimiento de la sociedad, situación en la que se encuentra una cuarta parte de la población. En 2015 cerca de 27% de los 127 millones de habitantes eran adultos mayores de 65 años, de acuerdo con el Instituto Nacional de Población e Investigación de Seguridad Social de Japón.

Además, en Japón la expectativa de vida está entre las más largas del mundo, de 87 años para las mujeres y 81 años para los hombres, según cifras del mismo Instituto.

En Tokio, como en otras ciudades japonesas, existen asilos en los cuales el personal, sirviéndose de tecnologías como tapetes electrónicos que monitorean movimientos desde las camas, así como otros datos biométricos, puede saber si un paciente se levantó o sufrió una caída.

Existen robots que hablan con personas enfermas de Alzheimer, para ayudarles a recordar el día, la hora, su nombre, así como otros detalles sobre el entorno.

Cuidar a una persona mayor de 65 en un asilo japonés puede costar hasta 3,600 dólares al mes, pero los seguros y apoyos gubernamentales absorben entre 80% y 90% de dicho gasto.

Ante esa realidad, empresas de tecnología como Panasonic y muchas otras más desarrollan camas que se despliegan como sillas móviles, equipos para ayudar a caminar a los adultos, sillas con ruedas automatizadas, tapetes para camas que monitorean signos vitales, entre otros dispositivos.

Sin embargo, en los asilos japoneses saben que la tecnología requiere complementarse con la atención humana, de manera que las innovaciones también tienen como objetivo ayudar a la plantilla laboral a realizar su trabajo.

Para Japón, el tema del envejecimiento es una preocupación, porque se estima que para 2060 alrededor de 38% de los habitantes estará en esa situación y sólo 51% de la población estará en edad productiva. Ante ese escenario, la tecnología es un aliado clave para garantizar el cuidado de los adultos mayores.


Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2019-09-03 21:39:39

Robo de bicicletas en la CDMX: qué hacer y cómo prevenirlo

Los ciclistas ven cómo el robo de bicicletas crece exponencialmente en la CDMX; sin embargo, las cifras oficiales no dan cuenta de esta realidad, ya que sólo reportan 42 denuncias entre 2017 y 2018.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Migrantes mexicanos: una 'mina de oro' que no saca brillo a la economía
Arturo Herrera advierte que conflictos comerciales ya golpean a México