elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias

La protesta solía ser veneno profesional para los atletas. ¡Ya no!

Bloomberg - 19:22 - 2/09/2020
0 comentarios
  • Las protestas de los atletas presionaron a las principales ligas deportivas para que cancelaran una gran cantidad de juegos

tagsMás noticias sobre:
Foto: Bloomberg

En 1990, Michael Jordan, tan famoso en ese momento por vender zapatillas Nike como por jugar para los Chicago Bulls, se negó a involucrarse en política. "Los republicanos también compran tenis", dijo.

Treinta años después, las protestas de los atletas presionaron a las principales ligas deportivas para que cancelaran una gran cantidad de juegos, después de que la policía disparara a otro hombre negro, Jacob Blake. El riesgo de perder un contrato de calzado o alienar a los fanáticos no fue suficiente para evitar que los jugadores protestaran.

"Salimos y hacemos saber que somos más que atletas profesionales", dice Tianna Hawkins, delantera de las Washington Mystics. "Estamos usando nuestra plataforma para ser escuchados".

Las Mystics, campeonas defensoras de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino, acudieron a la cancha el 26 de agosto con camisetas que deletreaban el nombre de Blake y tenían siete agujeros en la espalda para representar las balas que la policía le disparó.

Los eventos representaron una sorprendente reversión. Hace apenas cuatro años, cuando el mariscal de campo de la Liga Nacional de Fútbol Americano Colin Kaepernick se arrodilló por primera vez durante un Himno Nacional previo al juego, fue el fin de su carrera. Ahora los atletas profesionales están estableciendo la agenda del movimiento por la igualdad racial, en algunos casos, con el apoyo de la dirección.

El riesgo de rechazo no ha desaparecido, especialmente en un año electoral en el que el presidente Donald Trump calificó un mural de Black Lives Matter como un "símbolo de odio". Kaepernick y el precio que pagó todavía hacen pensar a los atletas que consideran luchar por la justicia racial.

"Cualquier jugador que ahora adopte una postura activista tendrá a Colin Kaepernick en la cabeza", dice Renee Montgomery, una de una docena de jugadoras que decidió saltarse la temporada 2020 de la WNBA para hacer un trabajo de justicia social. Cuando decidió optar por no participar, dijo que puede que no le guste a algunos propietarios de equipos "porque están específicamente enfocados en el negocio del baloncesto. Pero ahora muchos atletas dicen que no les importan las repercusiones. Es más importante ser activista".

Las protestas de Black Lives Matter del verano han empujado a los propietarios y la gerencia a ser más receptivos al activismo de los jugadores. La Asociación Nacional de Baloncesto ha puesto la justicia racial en el centro de su temporada; en junio, el comisionado de la NFL, Roger Goodell, se disculpó por no escuchar las llamadas a la acción anteriores sobre el racismo. Kaepernick, sin embargo, permanece sin firmar contrato.

No está de más que la opinión pública y los consumidores estén del lado de los activistas. En 2018, Nike y Kaepernick demostraron que la protesta vende con una campaña publicitaria que generó US$43 millones en medios gratuitos durante las primeras 24 horas. Para las empresas que tienen un historial de participación en temas de actualidad, "apartar la mirada no es auténtico", afirma T. Bettina Cornwell, directora del departamento de marketing de la Facultad de Negocios Lundquist de la Universidad de Oregón.

Una encuesta de junio de Pew Research Center encontró que el 67% de los estadounidenses apoyan el movimiento Black Lives Matter, y el 38% expresó una fuerte aprobación. En 2016, las cifras eran 43% y 18%. Sin embargo, desde junio, el apoyo –especialmente entre los estadounidenses blancos– se ha erosionado.

Los críticos del activismo de los atletas siguen atacando. En Fox Sports Radio, el presentador Clay Travis calificó la decisión de los jugadores de la NBA de protestar como "una de las decisiones más locas e ilógicas que he visto jamás por parte de alguien en posiciones de prominencia en el mundo de los deportes. Quizás la más loca".

"Esos jugadores pensaron que de alguna manera estaban cambiando el mundo o cambiando Estados Unidos con lo que estaban haciendo, pero lo que estaban haciendo era predicar a un coro que ya estaba de acuerdo con ellos", dijo Travis. "No es como si hubiera gente súper racista que pensara, 'Oye, quiero matar a la gente por su raza, pero luego vi a los jugadores de la NBA arrodillarse durante el himno nacional y decidí que no debería ser racista nunca más'. Eso es ridículo".

Tras las protestas de los jugadores, la NBA se comprometió a utilizar muchas de sus arenas como lugares de votación en noviembre, una forma de contrarrestar el cierre de muchos lugares de votación y la paralización del Servicio Postal de Estados Unidos, que se espera maneje millones de tarjetones por correo. Los anuncios durante los juegos también promoverán el compromiso cívico y el acceso de los votantes.

Si hubo un rechazo, no fue evidente de inmediato. La audiencia de televisión tanto para TNT como para ESPN aumentó para los juegos posteriores a la huelga en comparación con la semana anterior.

Si bien Kaepernick fue un pionero, el creciente poder de los atletas profesionales se puede atribuir en parte al más visible de todos: LeBron James.

Jordan se hizo a un lado, pero James siempre ha encontrado el centro de la atención política. Cuando mataron a Trayvon Martin, James usó una sudadera con capucha. Cuando Eric Garner fue asesinado, James usó una camiseta que decía "No puedo respirar". James también está involucrado en la campaña de Igualdad de Nike, que promueve la equidad y dona a causas de justicia social.

Mientras que Jordan quería agradar, James insiste en el respeto.

"Jordan era más popular", dijo Colin Cowherd, otro presentador de Fox Sports Radio, "pero LeBron es más poderoso. LeBron ha estado dispuesto a ser odiado".

James fue criticado el año pasado por no hablar en apoyo a los manifestantes de Hong Kong. La NBA tiene negocios en China y se consideró que James defendía su interés en eso. Sin duda ha sido un gran jugador para la liga. Desde que James se uniera a los Cleveland Cavaliers después de la escuela secundaria en 2003, los ingresos de la NBA aumentaron 322% a 8,800 millones de dólares el año pasado. La protesta y la ganancia pueden ir de la mano.

La semana pasada, esa idea penetró incluso en los deportes más blancos. El golfista profesional Cameron Champ protestó por el tiroteo de Kenosha usando un zapato negro y un zapato blanco, con las palabras 'Black Lives Matter' escritas en marcador.

Los zapatos eran de Nike.


Comentarios 0

Flash de noticias México

ESPECIAL

www.economiahoy.mx
2020-09-23 12:34:55

Fiestas Patrias: la celebración que no sucumbe ante el covid-19

Esta edición especial de Economía Hoy pretende contar cómo, además de festejar, en México se vive el mes patrio como una oportunidad para salir adelante de la crisis ocasionada por la pandemia de coronavirus.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Messi falta a primer entrenamiento del Barcelona en medio de rumores de su salida del club
Messi vuelve a entrenar con el Barcelona tras concluir rumores sobre su marcha