elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
49.331,51
-0,36%
18,8290
+0,00%
70,79
+0,01%
1.199,48
+0,01%

"El petróleo sólo se estabilizará con un acuerdo de Rusia, la OPEP y Estados Unidos"

Rubén Esteller - 5:07 - 20/07/2017
0 comentarios
    Ígor Yusufov, exministro de Energía ruso. Foto: Archivo

    Ígor Yusufov fue ministro de Energía en Rusia desde de 2001 a 2004 y consejero de Gazprom de 2003 a 2013. En sus 30 años de experiencia en el sector energético ha impulsado el diálogo entre los principales actores, de hecho, bajo su impulso se logró que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) adoptase el primer recorte de la producción de crudo para estabilizar los precios. El próximo 24 de julio, se producirá una importante reunión en San Petersburgo cuyo objetivo volverá a ser el mismo: lograr un nivel estable de los precios del crudo para los productores y consumidores.

    ¿Qué se puede hacer para evitar la volatilidad de los precios del petróleo?

    Si queremos afrontar la realidad, tenemos que reconocer que la volatilidad de prácticamente cualquier precio es una característica típica de la economía de mercado. Solo unas pocas monarquías pueden permitirse precios internos de la gasolina fijados en un nivel bajo, y económicamente no siempre es un signo muy positivo. Así que si nos atenemos al sentido macroeconómico hay que tener en cuenta una cita de Rigoletto ligeramente modificada (La donna -el precio- é mobile).

    Al mismo tiempo, se podría hacer mucho para evitar las fluctuaciones de los precios del crudo cuya inestabilidad se produce principalmente por la especulación. Y el único modo para hacerlo es lograr un cierto acuerdo entre productores y consumidores.

    Mi primera experiencia práctica en este campo crucial fueron las negociaciones con ministros de energía y petróleo en vísperas de la histórica 177ª sesión de la OPEP en 2001-2002, cuando por primera vez conseguimos reunir en una mesa de negociación a representantes de la OPEP y de la Agencia Internacional de la Energía. Para lograrlo, mi equipo en el Ministerio de Energía tuvo un año de duro trabajo que demostró ser fructífero: en 2002 se logró el primer acuerdo para la reducción de la producción de crudo alcanzado con la participación de la OPEP y de los países no-OPEP.

    Este acuerdo provocó una estabilización de los precios del petróleo a medio plazo en un nivel de 20-25 dólares, que se consideró en ese momento un precio justo tanto para los productores como para los consumidores.

    La misma lógica prevaleció en 2016, cuando después de un acuerdo similar los precios se mantuvieron estables por lo menos durante un año a un nivel superior a los 50 dólares el barril.

    Como sabemos, la principal explicación de la nueva ola de volatilidad en los precios del petróleo se produce tras las declaraciones estadounidenses sobre la intención de realizar exportaciones masivas de petróleo y gas a mercados tradicionales, como Europa y Asia.

    El presidente Vladimir Putin dijo en su rueda de prensa en el reciente G-20 en Hamburgo que Rusia ve en la disposición de Estados Unidos a aumentar las exportaciones una expresión de una sana competencia que beneficia a todos. Así, el presidente enfatizó nuestro apoyo a los mercados abiertos, incluidos los mercados de energía, y apoyó el compromiso de Estados Unidos con la "competencia abierta y justa". Por cierto, esta afirmación fue reiterada por el presidente estadounidense Donald Trump durante las discusiones del G-20.

    La Corporación Energy I creada en 2011 es de la misma opinión, porque tenemos que afrontar yacimientos difíciles de extraer que pueden debilitar nuestra competitividad en el mercado. Quiero añadir que los expertos de Fundenergy -fundada para hacer proyectos de petróleo y gas en Rusia y en el extranjero- confirman que la demanda de hidrocarburos cubrirá prácticamente todas las cantidades considerables de petróleo y gas ofrecidas por diferentes productores durante décadas pero como condición previa será necesario establecer precios justos: tienen que estimular la producción de petróleo y gas y por otro lado no sobrecargar a los consumidores.

    ¿Deberíamos apostar por más recortes en la producción de la OPEP?

    La prolongación del acuerdo OPEP de noviembre de 2016 hasta marzo significó la confirmación de la efectividad del mecanismo puesto en marcha en 2002 como una medida de mercado frente a la extrema volatilidad con una eficacia a medio plazo, pero no asumiría que estos mecanismos de la OPEP tengan sentido económico después de marzo de 2017. Se necesitan ideas adicionales. Por ejemplo, la invitación de Libia y Nigeria a la sesión de control ministerial conjunto que comenzará el 24 de julio en San Petersburgo. Pero de todos modos, para la mayoría de los analistas de petróleo y gas es obvio que otro "periodo de estabilidad" en los mercados energéticos internacionales solo podrá comenzar después de algún tipo de consultas entre Rusia como gran productor, la OPEP y los Estados Unidos.

    Estoy seguro de que esta superpotencia orientada al mercado de hecho se arriesgaría con exportaciones de petróleo y gas realmente masivas a menos que se presentara un cálculo persuasivo de los ingresos. Ahora solo presenciamos casos aislados de tales entregas. Comparemos los precios de la producción y el transporte de gas licuado americano con un proceso de licuefacción hasta un polo en Polonia con una producción barata y una entrega simple a través de gasoducto desde Rusia.

    ¿La apuesta de Estados Unidos y Rusia por el creciente suministro de gas a Europa terminará hundiendo los precios?

    Teniendo en cuenta la enorme y creciente demanda de energía en zonas con un crecimiento económico intenso, no hay preocupación en Rusia acerca de nuestras exportaciones y sobre los precios de los productos energéticos, incluso cuando hablamos de los mercados tradicionales de gas como Europa. Permítame repetir una vez más: es realmente un logro tecnológico que Estados Unidos sea capaz de llevar GNL a la terminal polaca de Swinoujscie. Pero este no es el camino para lograr un gas más barato -cualquier competición directa de precios a Rusia e incluso de otras entregas no será en beneficio de los petroleros extranjeros-.

    ¿Debería negociarse un acuerdo de producción entre los Estados Unidos y Rusia?

    Entre las cuestiones enumeradas por los ministros de Relaciones Exteriores Serguey Lavrov y Rex Tillerson, después de la primera reunión de los presidentes de Rusia y Estados Unidos Vladimir Putin y Donald Trump en Hamburgo, no se mencionó la energía. De hecho, no es una gran sorpresa. Con el fin de establecer una cooperación fructífera en esta esfera altamente sensible, primero debes determinar las reglas generales de la cooperación interestatal. Desafortunadamente, la Administración Obama dejó una herencia de problemas diversos no resueltos y artificialmente creados en las relaciones bilaterales, que las llevaron a uno de sus niveles más bajos. De todos modos, no hay duda de que la orientación pragmática sobre las políticas estadounidenses proclamada por el presidente Donald Trump está bajo el escrutinio del enfoque sobre la cooperación energética con Rusia, ya que es una dirección muy prometedora de la industria estadounidense de petróleo y gas.

    He tenido el honor no sólo de presenciar sino de coorganizar el diálogo ruso-estadounidense sobre energía de principios de los años 2000, después de que fueran proclamados por los presidentes Vladimir Putin y George Bush. Hicimos dos cumbres energéticas en Houston (2002) y San Petersburgo (2003) y establecimos el entendimiento general de que los países como superpotencias energéticas necesitan cooperar, entre otras cosas, para promover la estabilidad en los mercados petroleros internacionales, lo que mencionó en su primera pregunta. Por eso defiendo una tercera cumbre energética comercial entre Estados Unidos y Rusia, con una amplia participación tanto del Gobierno como de compañías privadas. Las empresas europeas podrían ser parte de esa cumbre. Tenemos que crear un marco para el intercambio de ideas de gran alcance y promocionar la estabilidad para asegurar el suministro global y de esta manera el crecimiento económico con la energía como una parte crucial de este último.

    ¿Cree que resurgirá la idea de la creación de una OPEP del gas?

    De hecho, en 2001 se creó el Foro de Países Exportadores de Gas (GECF) con la participación de una docena de los principales productores de gas. Los estados miembros de GECF controlan más del 70% de las reservas mundiales de gas natural, el 38% del gasoducto y el 85 por ciento. La producción de gas natural, los tres mayores titulares de reservas, Rusia, Irán y Qatar, reúnen en conjunto el 57% de las reservas mundiales de gas. Los objetivos del Foro son fomentar el concepto de mutualidad de intereses favoreciendo el diálogo entre productores, entre productores y consumidores y entre gobiernos e industrias relacionadas con la energía, para proporcionar una plataforma para promover el estudio y el intercambio de opiniones y promover una estabilidad de mercado. Pero los mecanismos de la construcción de precios para el gas están influenciados no sólo por los precios del petróleo contratados - los mercados spot desempeñan en este caso un papel muy importante. Así que el futuro mostrará de qué manera este mercado se puede asegurar frente a su potencial inestabilidad. Por lo menos Rusia, con el mayor productor de gas Gazprom, está listo para servir a este importante objetivo.

    Con los precios actuales del petróleo, ¿considera usted que las arcas públicas rusas reciben ingresos suficientes?

    Usted ve: en ningún país con economía de mercado se vería una caída del 50% en el precio de la gasolina minorista si el precio del petróleo bajase a la mitad. Esto significa que la mayoría de los ingresos petroleros llega a las arcas públicas en forma de varios impuestos. Rusia, en este sentido, no es una excepción, entre otras cosas debido al hecho de que nosotros somos un país que sigue siendo económicamente dependiente de las exportaciones de productos energéticos, que siguen suponiendo prácticamente la mitad de nuestros ingresos.

    El presupuesto estatal ruso ahora se calcula sobre la base del precio del petróleo de 40 dólares el barril. Con la adopción de la prolongación de la OPEP, los precios han rebotado ahora a alrededor de 45-48 dólares, lo que significa que la herencia de la diplomacia energética que dejamos atrás sigue viva y andando.

    En conclusión, me gustaría destacar que la Corporación Fundenergy, que cuenta con la experiencia de muchos de los principales especialistas en energía, está dispuesta a poner en práctica su experiencia tanto para el inicio de una nueva etapa en el diálogo ruso-estadounidense de energía como para buscar nuevas ideas en cooperación con empresas españolas.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Flash de noticias México

    Entérate

    www.economiahoy.mx
    2018-08-20 21:35:04

    Biometría: la apuesta de los bancos para garantizar la seguridad de las transacciones

    Las autoridades financieras mexicanas han tenido que tomar medidas para frenar el ciber crimen y una de las alternativas es la aplicación de sistemas de seguridad biométricos, principalmente la huella dactilar.



    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    S&P eleva perspectiva de 13 instituciones financieras
    Fallo de seguridad crítico en el ether: un robo por valor de 30 millones hunde al rival del bitcoin