elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
48.297,71
+0,50%
18,7855
-0,15%
68,12
-0,10%
1.316,90
-0,42%

La derrota republicana en Alabama sacude la política estadounidense y marcará todo 2018

Víctor Ventura - 11:15 - 13/12/2017
0 comentarios
  • Steve Bannon, consejero de Trump, sale hundido de esta votación

  • Los demócratas aspiran a ganar mayorías en las dos cámaras en 2018

El demócrata Doug Jones celebra su victoria. Foto: Reuters.

Un dicho en la política estadounidense es que los votantes del sur profundo elegirían a "un perro amarillo" antes que un demócrata. Por eso, la victoria en Alabama del demócrata Doug Jones sobre el polémico exjuez y presunto pederasta Roy Moore, en las primeras elecciones disputadas en ese estado en dos décadas, han sacudido la política nacional. Este inesperado resultado trastoca por completo el balance de poder dentro del Partido Republicano y puede llegar a reforzar la precaria situación de Rex Tillerson, el secretario de Estado. Estos son los principales efectos del golpe más duro que Donald Trump ha recibido en su año en el poder.

Los demócratas están movilizados al máximo y listos para arrasar en 2018

En Estados Unidos, donde la participación en las elecciones legislativas de medio mandato está por debajo del 50%, la clave para ganar es movilizar a los votantes convencidos. La votación especial de ayer es un ejemplo: en las últimas elecciones presidenciales, Trump recibió 1.3 millones de votos en Alabama, mientras que Hillary Clinton obtuvo 730,000. Este martes, el candidato demócrata recibió 670,000 votos, una leve caída frente al año pasado, mientras que la participación republicana se hundió. Apenas 650,000, menos de la mitad que en 2016, fueron a las urnas a apoyar al candidato que respaldaba Trump.

Y este año, el efecto se ha visto en muchas partes. El mes pasado, en Virginia, los datos de participación fueron similares: las zonas demócratas se movilizaron en masa, mientras que la abstención dominó en las áreas más conservadoras. En todas las elecciones locales y estatales celebradas este año, los demócratas han mejorado sus resultados en una media de 16 puntos, solo a base de movilizar a más votantes. La impopularidad de Trump, el presidente peor valorado en su primer año en la historia moderna, y de su programa legislativo amenazan con provocar una ola demócrata en las legislativas de 2018 que puede costarle a los republicanos el control de la Cámara de Representantes y cerrar la puerta a cualquier proyecto legislativo.

El candidato republicano Roy Moore, tras conocer su derrota. Foto: Reuters

Los republicanos ya no tienen margen en el Senado

En cuanto Jones tome posesión de su cargo, la Cámara Alta pasará a tener 51 republicanos y 49 demócratas. Con este precario equilibrio, el presidente del Senado, Mitch McConnell, solo podrá permitirse perder un voto en cualquier ley que quiera pasar, lo que le da un poder inmenso a la media decena de senadores críticos con Trump, como John McCain, Susan Collins, Lisa Murkowski o Jeff Flake, que donó dinero a la campaña de Jones y celebró su victoria como "la victoria de la dignidad".

Además, la Cámara Alta, que parecía estar segura en manos republicanas hasta, al menos, 2020, vuelve a estar en juego. En 2018 los demócratas ponen en juego 10 escaños en estados donde ganó Trump, mientras que los republicanos solo arriesgan tres bancas delicadas. Con los resultados de ayer, los demócratas solo necesitarían ganar dos de ellas, si mantienen todas las suyas, o incluso podrían permitirse perder una si ganan las tres de sus rivales. Si eso ocurre, la nueva mayoría podría bloquear a los candidatos judiciales de Trump, o incluso a los nuevos miembros de su gabinete, que son precisamente una de las pocas cosas que está consiguiendo aprobar el mandatario en su primer año.

Por el momento, McConnell está intentando aprobar definitivamente la reforma fiscal antes de que los resultados de Alabama sean declarados oficiales el próximo día 22, para evitar perder un voto que será clave para completar su exigua mayoría. A partir de entonces, ya no habrá más trucos a los que pueda recurrir.

Jeff Sessions y Rex Tillerson salen reforzados

En los últimos meses, habían crecido los rumores -alentados por el propio Trump y su entorno- de que el fiscal general, Jeff Sessions, y el secretario de Estado, Rex Tillerson, estarían a punto de ser cesados. Este resultado, paradójicamente, refuerza a ambos. A Sessions, porque precisamente fue su nombramiento como fiscal lo que abrió la puerta a la elección de ayer. En 2014, Sessions ganó las elecciones a senador con el 97% de los votos. Ahora su escaño está en manos de la oposición. Si ahora Trump le destituye, el Partido Republicano podría darse de cabezazos tras tirar a la basura un asiento seguro.

Algo parecido ocurre con Tillerson. La persona que encabeza las apuestas para sustituirle es Tom Cotton, un senador de la línea dura de Arkansas. En principio, su nombramiento no supodría un riesgo electoral a la hora de buscarle un reemplazo: su estado apostó por Trump por 27 puntos de ventaja. Sin embargo, Alabama le dio al magnate un margen de victoria de 28 puntos, y aquello no fue suficiente para mantener el escaño. Es muy probable que Trump prefiera no volver a jugar con fuego.

El Trumpismo sin Trump no funciona

El gran perdedor en estas elecciones es, sin duda, el 'trumpismo'. Moore era un discípulo perfecto del magnate: polémico, con un foco en el populismo racial y social, apoyado por los medios conservadores, con el sello de aprobación de Steve Bannon, exjefe de campaña y exconsejero presidencial de Trump. Sin embargo, los votantes blancos sin estudios de zonas rurales, que salieron en masa a apoyar a Trump, prefirieron quedarse en casa esta vez, incluso pese a que el presidente hizo campaña por él. Lo mismo ocurrió en Virginia en noviembre, cuando Ed Gillespie, un republicano del 'establishment', intentó sin éxito apelar al miedo a los inmigrantes latinos para movilizar al electorado de Trump.

El resultado deja muy tocado a Bannon y da un respiro a los miembros más moderados del partido, que pueden afirmar que Trump fue una excepción y no la nueva regla. El problema es que una buena parte de los militantes del partido insisten en pedir candidatos 'trumpistas', pese a sus repetidos fracasos electorales. Estas elecciones suponen una oportunidad de oro para que el 'establishment' intente recuperar el control del partido... si Trump se lo permite.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-04-11 17:29:17

Solo el 1% de los mexicanos en el extranjero votará en las elecciones

De los 12 millones de mexicanos que viven en el extranjero, el INE solo ha recibido 141,745 solicitudes de registro, el 55% realizadas desde Estados Unidos.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Lula denuncia un pacto diabólico para impedir su regreso al poder en Brasil
Lufthansa descarta comprar Niki a Air Berlin