elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
48.136,24
-0,13%
18,6467
+0,03%
58,51
-0,07%
1.290,50
-0,05%

Caos en Washington: el escándalo ruso amenaza con hundir la presidencia de Trump

Víctor Ventura - 11:01 - 18/05/2017
0 comentarios
  • La idea del 'impeachment' toma fuerza dentro del propio Partido Republicano

  • La reforma fiscal y el 'Trumpcare' han pasado a un segundo plano

  • Mike Pence comienza a destaparse como un posible sustituto

Foto: Reuters

"Creo que nos ayudaría tener un poco menos de drama en la Casa Blanca". Era el martes por la mañana, y el líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, reconocía que sus planes para desregular el sector financiero y reformar el sistema fiscal difícilmente podrían salir adelante con un Gobierno inmerso en un caos diario. Desde entonces han pasado apenas dos días, aunque en Washington parecen haber pasado varios años. En ese tiempo, los escándalos no han dejado de crecer, hasta que el miércoles por la noche el subfiscal General, Rod Rosenstein, decidió nombrar a un fiscal especial para investigar las relaciones entre Donald Trump y Rusia, una decisión que tomó sin consultar a nadie en el Gobierno. La Casa Blanca arde por los cuatro costados mientras el Partido Republicano ve como su oportunidad dorada para aprobar grandes cambios legislativos se esfuma por minutos.

La tarea del fiscal especial, el exdirector del FBI Robert Mueller, será doble. Por un lado se pondrá al frente de la investigación sobre los lazos entre la campaña de Trump y Rusia. En este frente, las sospechas no han dejado de crecer tras revelar Reuters que el anterior Consejero de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, tuvo 18 contactos con agentes rusos durante la campaña, algo que negó antes de su despido el vicepresidente, Mike Pence. El propio Barack Obama le aconsejó al magnate no fichar a Flynn por sus lazos con países extranjeros. Y no eran solo con Rusia: Flynn ordenó al Pentágono detener una operación en Siria por petición de Turquía, país que le pagaba 500,000 dólares anuales a cambio de "servicios de presión".

Pero si las acciones de Flynn no eran lo suficientemente sospechosas, la reacción de Trump a la investigación ha desatado todas las alarmas y será el segundo objetivo clave de Mueller. El magnate cesó al director del FBI, James Comey, el pasado martes 9, por negarse a cerrar el caso. El propio presidente reconoció en una entrevista en la cadena NBC que le había preguntado varias veces a Comey si él era considerado sospechoso, y admitió que tomó la decisión de despedirle por mantener abierta una investigación que considera "una mentira, una excusa de los demócratas por haber perdido las elecciones". A continuación, amenazó a Comey por twitter: "Más te vale que no aparezcan 'grabaciones' de nuestros encuentros". Pero lo que aparecieron no fueron grabaciones: el New York Times publicó un informe de uno de sus encuentros, redactado por el propio Comey, en el que el exdirector daba testimonio de que Trump le pidió dar carpetazo a la investigación completa. Aun así, nadie ha desmentido todavía que existan esas grabaciones a las que hacía referencia Trump.

La sombra de Nixon

¿Alguien se acuerda de la reforma sanitaria? ¿De la reforma fiscal? Esta semana, en Washington solo parecía existir un solo tema: Trump. El miércoles, el Capitolio tuvo que pedir a los periodistas que dejaran algo de tranquilidad a los congresistas, que apenas podían moverse por los pasillos ante una oleada de periodistas a la caza de las últimas reacciones a las exclusivas que no paraban de surgir por todas partes. Ese día, tanto el Senado como la Cámara de Representantes se lanzaron a una competición para ver quién llamaba a más testigos y solicitaba más pruebas para investigar todas las alegaciones.

La sombra del impeachment ya empieza a oscurecer la figura de Trump. La posibilidad de que el presidente tenga que hacer frente a un proceso de destitución es cada vez más real y muestra de ello es que algunos miembros de su propio partido ya han comenzado a barajar esa opción. El congresisita republicano Justin Amash afirmó el pasado miercoles que si los rumores sobre Comey eran ciertos, Trump "merecía sufrir un impeachment". Tras Amash, otro republicano, Carlos Curbelo, comparó las presiones de Trump a Comey con la obstrucción a la justicia llevada a cabo tanto por Nixon durante el 'Watergate', como por Bill Clinton en el 'caso Lewinsky'. La comparación entre Trump y Nixon no es nueva: el senador republicano John McCain ya equiparó el escándalo de Comey con el propio 'Watergate'.

Mike Pence, ¿una alternativa real?

Los constantes escándalos que salpican la presidencia de Trump están provocando que os focos comiencen a girar hacia el vicepresidente, Mike Pence. Pese a que los partidarios de desplazar a Trump de la presidencia son todavía una minoría en el seno del partido, el resultado de la investigación sobre los supuestos lazos entre la campaña del empresario y el gobierno ruso podrían provocar un giro radical en los acontecimientos. Fuentes republicanas aseguran que si Trump es declarado culpable, Pence estaría totalmente capacitado para ocpuar su lugar.

Los rumores sobre la posibilidad de que el vicepresidente reemplace a Trump no son nuevos: la sensación de que los republicanos prefieren a Pence en el Despacho Oval antes que al propio Trump es un secreto a voces en los pasillos de Washignton. Muchos lobbistas republicanos ven en Pence la única figura que permanece estable en medio de la contínua tempestad que sacude a la Casa Blanca. El entorno de Mike Pence por el momento echa balones fuera y asegura que el vicepresidente se mantiene fiel a Trump y que nunca ha barajado la posibilidad de ocupar su puesto. La investigación sobre los vínculos de Trump y Rusia, no obstante, marcará el devenir del tambaleante gobierno del magnate republicano.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2017-11-22 17:55:46

¿Para qué alcanza el aumento de 8 pesos al salario mínimo?

Los poco más de ocho pesos más que los mexicanos ganarán son insuficientes para comprar un kilo de tortilla y es la mitad de lo que cuesta un litro de gasolina.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Trump está dispuesto a comprometerse con Corea del Norte
Michael Flynn no atenderá requerimiento del Senado