elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
49.261,33
-0,36%
18,8176
0,00%
47,77
+7,28%
1.268,00
+0,02%

El afán de Trump por aprobar algo puede provocar el cierre del Gobierno antes de sus 100 días

Víctor Ventura - 10:04 - 21/04/2017
0 comentarios
  • El presidente exige votar una nueva reforma sanitaria en apenas tres días

  • La financiación del muro puede dejar al Gobierno sin presupuestos

Donald Trump y Paul Ryan. Foto: Reuters.

El sábado 29 de abril se cumplirán oficialmente los primeros 100 días de la presidencia de Donald Trump. Pese a que públicamente el magnate califica esta simbólica marca de "ridícula", la enorme cantidad de proyectos legislativos que prometió aprobar en ese plazo de tiempo, en un documento titulado "Contrato con los votantes" que aún permanece en su página web, ha hecho que aumente la presión sobre los líderes parlamentarios para tramitar al menos uno de ellos antes de esa fecha.

En concreto, los dos proyectos que espera que el Congreso tramite la próxima semana, tras volver de las vacaciones de Pascua, son los dos temas que definieron su campaña: el muro con México y la reforma sanitaria. Sin embargo, todo eso ocurre en medio de unas negociaciones a vida o muerte para aprobar unos presupuestos que permitan mantener financiado el Gobierno, para lo que necesitan el apoyo de los demócratas. Y la presión de Trump para meter sus planes en medio de los debates con la oposición amenazan con hacer que el día 100 amanezca con el tercer cierre de Gobierno de la historia de Estados Unidos.

La tercera resurrección del 'Trumpcare'

El proyecto de ley sanitaria de Trump fracasó en marzo, después de que los líderes parlamentarios de la Cámara de Representantes se vieran obligados a retirar el plan minutos antes de su votación ante la garantía de una derrota. El presidente dijo que pasaba página y que pondría su atención en la reforma fiscal, pero pronto se dio cuenta de que, sin el casi billón de dólares en recortes al gasto sanitario que incluía su plan, su anunciada "épica reforma" del sistema impositivo quedaría reducida a un mero parche con fecha de caducidad.

En respuesta, los líderes parlamentarios del Partido Republicano se han visto obligados a mantener las negociaciones durante el último mes, con la esperanza de encontrar un acuerdo que contente al ala más conservadora y a la más moderada del partido. Este jueves aparecieron rumores de que podría haber algún tipo de entendimiento entre los líderes de los dos grupos, y la Casa Blanca sugirió que la nueva ley podría votarse en apenas tres días laborables, el próximo miércoles, en el día 97, aunque todo tipo de miembros de la Cámara de Representantes salieron inmediatamente a lanzar agua fría sobre los planes del Gobierno.

Una nueva enmienda presentada estos días permitiría a los estados que lo deseen mantener las protecciones a los enfermos que creaba la Ley de Sanidad Asequible de Obama -prohibir cobrar de más a los enfermos que a los sanos y tener que ofrecer unos servicios mínimos en todos sus planes-, mientras que los otros estados que lo prefieran podrían derogarlas y dejar que las aseguradoras vuelvan a ofrecer planes con precios que ronden las decenas de miles de dólares a los enfermos o que no cubran servicios como las visitas al médico o los ingresos en el hospital.

Sin embargo, esta solución, diseñada para convencer al bando más conservador, no soluciona el problema al que se enfrentan decenas de diputados moderados: el plan dejaría sin sanidad a 25 millones de personas, especialmente a personas mayores y de pocos ingresos, y subiría los costes de los planes de las personas que mantuvieran un seguro. Además, las encuestas muestran que apenas un 17% de personas apoyaban el 'Trumpcare', mientras que la actual ley sanitaria, el 'Obamacare', conseguía el apoyo mayoritario de la población -un 55%- por primera vez desde su entrada en vigor en 2010. Y en estos días de receso vacacional, los votantes se lo han hecho saber a sus representantes y senadores, estos últimos ya de por sí contrarios a los planes más radicales que debaten los diputados.

Duelo por los presupuestos

Ante la presión para aprobar la reforma sanitaria, los líderes parlamentarios republicanos han respondido que hay un asunto mucho más urgente encima de la mesa: la financiación del Gobierno. El viernes 28, a las 23.59 de la noche, vencerá la ley que permite al Ejecutivo usar el dinero público del país para cubrir sus gastos. Si no se aprueba una nueva prórroga, en el momento en que comience el día 100 de su mandato, la administración Trump no podrá pagar sus facturas y se verá obligada a ejecutar un "cierre del Gobierno": los funcionarios no cobrarán, los servicios no básicos serán suspendidos, parques y museos cerrarán y los proveedores no recibirán pagos, entre otros.

Para aprobar una nueva prórroga, los republicanos necesitan los votos de al menos 8 senadores demócratas -y la unanimidad de todo el grupo parlamentario republicano, la cual no está ni mucho menos garantizada-, lo que les obliga a sentarse con la oposición. Este tipo de negociaciones suelen desembocar en acuerdos neutros, que eviten los planes más polémicos de ambos bandos y se limiten a mantener el 'statu quo' de gasto público con pocos cambios.

Trump, sin embargo, ha preferido lanzar un órdago. El presidente exige fondos para construir su muro en la frontera con México, algo a lo que se oponen frontalmente todos los demócratas y numerosos republicanos, entre ellos todos los que representan a los estados fronterizos del sur. Además, el magnate amenaza con negarse a pagar algunos de los subsidios del 'Obamacare' -unos 7000 millones de dólares al año que dependen del Gobierno- para obligar a los demócratas a negociar sus propuestas sanitarias.

Los demócratas han rechazado de plano todas las amenazas de Trump, mientras que los líderes republicanos temen que un acuerdo que parecía muy fácil de entrada acabe en una nueva catástrofe para ellos. La peor opción es que ambos partidos se sienten a espaldas del presidente a negociar un acuerdo básico, sin muro y con los pagos sanitarios, y que luego Trump lo vete por no respetar sus "líneas rojas". El simbolismo del día 100, con una administración paralizada y ninguna victoria legislativa, puede alcanzar niveles históricos.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Enviar

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2017-04-20 03:04:24

Adiós al abuso de aerolíneas

El senado mexicano discutirá una iniciativa para dar 11 nuevos derechos a los viajeros.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario y Alertas

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru

El vicepresidente de la Fed aún contempla dos alzas más de tasas este año
Estados Unidos ofrece a México financiar lucha contra amapola