Rousseff se atrinchera detrás de Lula mientras Brasil se acerca al abismo

Víctor Ventura - 5:12 - 20/03/2016
0 comentarios
  • El Congreso continúa las investigaciones para anular las elecciones y forzar una repetición.

lula-rousseff-getty-635x300.jpgDilma Rousseff presenta a Lula da Silva como jefe de Gabinete. Foto: Getty

Una semana alocada en Brasil ha dejado al país en una situación extrema: con la presidenta Dilma Rousseff achicharrada políticamente y desautorizada por la justicia, el expresidente Lula da Silva en un limbo jurídico y amenazado por la justicia, manifestaciones a favor y en contra de la mandataria y el antiguo líder sindicalista que dejan un ambiente irrespirable, todo ello en medio de una profunda ingobernabilidad y la amenaza constante de la destitución de la presidenta, cuyos defensores califican de "intento de golpe de Estado". Con una profunda recesión (3,7% de caída del PIB en 2015) y los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, Brasil vive sus peores momentos en varias décadas. El futuro del país se juega estos días.

Apenas habían pasado 72 horas desde que una serie de manifestaciones multitudinarias reunieran a más de un millón de personas en Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia pidiendo la renuncia de la presidenta y denunciando la corrupción que invade el Estado y al partido gobernante. El principal aliado del PT, el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), al que pertenece el vicepresidente Michel Temer, anunció que estudiaría romper relaciones con la presidenta en 30 días. Con ese contexto, Rousseff tomó el miércoles la decisión que puede marcar su carrera política: atrincherarse en el cargo, intentar blindar a Lula ante la justicia nombrándole jefe de Gabinete y declarar la guerra a todos los que piden su renuncia para rescatar al país de su crisis económica y política.

La decisión fue poco menos que el "botón nuclear" que le quedaba a la presidenta ante la profunda debilidad de su situación. Sin apoyos fuera de su partido, y con la imagen del PT descomponiéndose entre una ola de corrupción, la mandataria decidió encomendarse a la imagen de Lula, todavía positiva, para intentar sobrevivir. El problema es que ni Lula está en su mejor momento, después del daño sufrido por su detención reciente, ni el exsindicalista podía lograr el milagro de la gobernabilidad. Al contrario, la decisión de Rousseff fue recibida como un desprecio a la justicia, ya que los ministros están aforados y solo responden ante el Tribunal Supremo.

Por si el nombramiento no hubiera levantado suficientes ampollas, a las pocas horas se filtró una conversación entre ambos en la que Rousseff le ofrecía a Lula usar "el acta" (de nombramiento como ministro) si "lo necesitaba". Una frase que sonaba sospechosamente similar a las situaciones que el expresidente denunciaba en 1988: "Cuando un pobre roba va a la cárcel. Cuando un rico roba, le nombran ministro", afirmaba Lula tres décadas antes de ser investigado por "ocultación de patrimonio" y "lavado de dinero" por el juez Sergio Moro, que investiga el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, cifrado en varios miles de millones de dólares.

Esta designación ha acabado suponiendo un mayor problema para Rousseff de lo previsto. El movimiento atrajo medio centenar de impugnaciones de forma casi inmediata, de las cuales dos fueron aceptadas por los jueces. Un tribunal regional anuló las cautelares y permitió su incorporación al gabinete, pero finalmente un magistrado del Tribunal Supremo, Gilmar Mendes, decidió suspender su nombramiento de forma firme aceptando el argumento de que el único motivo para su elección era blindar a Lula frente a las investigaciones judiciales. La sentencia reafirma la competencia del juez Moro y solo puede ser revisada por un plenario del Tribunal, que no tiene previsto reunirse en los próximos días. Además, esta acción, que se considera "de responsabilidad" de la presidenta, puede ser utilizada en su contra en el juicio político abierto contra ella en el Congreso y que estudia su destitución desde este viernes.

La situación parece acelerarse de forma imparable hacia el abismo. Aunque los analistas han aumentado a solo un 50% las posibilidades de que el Gobierno no termine la legislatura, y las últimas encuestas del sábado señalan que un 68% de los brasileños apoya la marcha de Rousseff, queda la duda de cómo sería. La pregunta es si irá acompañada de nuevas elecciones -como ocurriría si la justicia aceptara la acusación de financiación ilegal de la campaña de Rousseff en 2014- o si Temer sería el encargado de llegar hasta el final del mandato -en caso de una dimisión o de que el Congreso y el Senado aprobaran su destitución-, una situación que difícilmente desatascaría el bloqueo político.

El mayor riesgo es que la polarización política se extendiera hasta 2018, con un Gobierno incapaz de aprobar las reformas que necesita el país para salir de su recesión, empeorada por la indización del gasto público al IPC y el alto número de partidas protegidas por la Constitución. Si la fuerte división social entre los partidarios y los detractores del Gobierno de Rousseff se mantiene, con manifestaciones frecuentes y referencias a "golpes de Estado" por parte de sus seguidores y de aliados regionales como Evo Morales y Nicolás Maduro, la potencia regional de sudamérica podría verse en una situación de crisis de las que parecían superadas desde el final de la dictadura y la hiperinflación de los 90.

Es posible que, como hace dos años, las manifestaciones se calmen para cuando lleguen los turistas, pero los Juegos Olímpicos difícilmente causen la misma pasión popular que el Mundial. Desde luego, de aquella imagen de celebración tras conocer su elección para hospedar el evento en 2009 poco queda ya.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Entérate

¿Cuánto debemos comer?

¿Cuánto debemos comer?

No es que comamos "mucho", pero existe una estrecha relación entre tener poca actividad física y consumir alimentos con aportes excesivos de calorías.




Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario y Alertas
Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El béisbol, puente de unión y objeto de polémica entre Cuba y EEUU
Cuba espera a Obama en una histórica visita con la expectativa de un gran cambio