Los líderes europeos dejan enfilado para hoy el acuerdo con Reino Unido

- 9:00 - 19/02/2016
0 comentarios
  • Cameron quiere dejar hasta cuatro años sin ventajas fiscales a los trabajadores de la UE en su país

  • Ningún país amenazó con vetar el pacto en una cumbre decisiva para el futuro de la Unión Europea

david-cameron-EI.jpgEl 'premier' británico, David Cameron

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, avisó ayer al llegar a la cumbre europea que el encuentro de líderes de la UE representaba una cita de todo o nada, casi un ahora o nunca para conseguir anclar al Reino Unido en la UE.

Menos dramático, el primer ministro británico, David Cameron, comentó al llegar que "era más importante hacerlo bien que hacerlo corriendo". Entre el dramatismo interesado de Tusk, que intenta despejar la mesa europea plagada de crisis, y la cautela táctica de Cameron, preparado para plantar los pies sobre la mesa para arrancar más concesiones, se abrió una negociación en la que quedaban algunos puntos por acordar para satisfacer las demandas de Cameron y encarar con garantías el referéndum.

Todos los líderes esperaron cerrar un acuerdo hoy, cuando retomarán la conversación para revisar el texto final que, al cierre de esta edición, terminaban de pulir el equipo de abogados y expertos de las delegaciones nacionales y de las instituciones comunitarias. Antes, los jefes de Estado y de Gobierno terminaron por la tarde-noche la primera ronda de intervenciones en la que dejaron claros sus puntos de vista sobre los aspectos más controvertidos, como la amputación de las ayudas sociales a los trabajadores de la UE en el país.

El primer intercambio de los líderes se cerró con un buen sabor de boca. Pero por delante quedaba una larga tarea por rellenar paréntesis con cifras y buscar palabras suficientemente ambiguas como para poder acomodar la voluntad de todos. Por eso, las negociaciones políticas se esperaba que continuaran en paralelo en encuentros más reducidos.

Cameron tenía previsto reunirse con el llamado grupo de Visegrad (República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia). También estaba en el aire un encuentro entre Cameron y Tusk para dar otra vuelta al texto. Los principales puntos abiertos eran la discusión en torno al principio de los tratados de "una unión cada vez más estrecha" de la que Londres se quiere despegar; cómo activar el freno para protegerse de la onda expansiva de la integración de la eurozona y; sobre todo, la duración de la cancelación de los beneficios para los trabajadores comunitarios en suelo británico.

El mecanismo con el que Cameron quiere dejar hasta cuatro años sin ventajas fiscales a los trabajadores de la UE en su país podría estar en vigor durante siete años, ampliable hasta dos veces por un periodo de tres años. Es la propuesta de Londres que ven excesiva varias delegaciones, incluida la española. Además, Cameron quiere ajustar las ayudas a los hijos de los trabajadores comunitarios desde ahora y no sólo para los que lleguen. Estos son los aspectos más peliagudos para los países del este, mientras que para Francia la posibilidad de que Londres pueda frenar el reforzamiento del euro de los próximos años provoca un visible malestar.

"El acuerdo es posible", dijo el presidente galo Francois Hollande, pero "ningún país puede tener derecho de veto sobre la integración europea", añadió. También advirtió que el acuerdo debe entrar en el marco de los principios de la UE porque si no otro país demandará otras excepciones. Un deseo de minimizar las consecuencias políticas de un acuerdo que podría traer cola no sólo en otras capitales, sino también en el Tribunal de Justicia Europeo por suponer una clara discriminación entre europeos.

Aunque las noches de las cumbres siempre están abiertas a sorpresas de última hora, nadie esperaba que el acuerdo pudiera descarrilar. No se desea que la segunda economía de la UE abandone el barco. "Creo que podemos conseguir un acuerdo", dijo el primer ministro holandés, Mark Rutte, aliado de Cameron. "Todo el mundo tendrá sus dosis de drama pero tendremos un acuerdo", dijo la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskait. Es el espíritu de unas negociaciones que todos han querido hinchar para hacer más grande la gloria de la victoria de Cameron, para conseguir que la gloria regalada arrastre a los británicos a votar por la permanencia el próximo junio.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Entérate

Invierta sin perder dinero

Invierta sin perder dinero

Ganar dinero es la meta de los inversionistas que se 'juegan' su patrimonio. Ver crecer sus ahorros es una gran satisfacción, pero dar el paso es una decisión muy complicada.




Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario y Alertas
Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El índice de precios al consumo en EEUU se mantuvo estable en enero
Las turbulencias seguirán en los mercados: Capital Group