El arte del futbol, la revancha eterna

Martín Avilés - 21:58 - 24/04/2016
0 comentarios
  • El balompié es mucho más que un juego, pues representa la constante la búsqueda del éxito, una revancha personal

Messi y su eterna sed de revancha con Argentina/Getty Images

El futbol es una parábola de la vida, el mundo bien podría ser un estadio y el gol la catarsis de nuestra existencia. El llamado 'deporte más hermoso del mundo' puede ir de lo simple a lo extraordinario en un abrir y cerrar de ojos y es sólo comparable con la religión si se quiere entender su influencia en la sociedad.

Este deporte se juega 11 contra 11 (y no siempre gana Alemania, como dijo alguna vez el británico Gary Lineker tras perder ante los germanos en las semifinales del Mundial de Italia 1990), su objetivo es hacer entrar en la portería contraria un balón que no puede ser tocado con las manos ni con los brazos, salvo por el portero en su área de meta, según lo define la Real Academia Española.

Pero el balompié es mucho más que un juego, pues representa la constante la búsqueda del éxito, ¿qué es el futbol si no una revancha? Ya el escritor argentino Martín Caparrós subrayó en su momento que este deporte "ofrece una moraleja que por suerte no solemos leer: el 98% de un partido consiste en intentonas, tentativas fracasadas de aproximación a la única meta decisiva y sin embargo, los jugadores no dejan de intentarlo: eso es el futbol. El futbol es fiasco, desengaño, todo para llegar al gol y el gol no llega".

Tal vez ahí radica la clave de su éxito, en ese resarcir, esa alegría que sólo llega producto de la perseverancia, pues al final, es naturaleza del humano sobrevivir a la adversidad e identificarse con un éxito colectivo, como buen ser social.

Para jugar este deporte no se necesita más que un balón redondo y una cancha rectangular, de entre 90 y 120 metros de longitud, y un mínimo de 45 metros por un máximo de 90. Pero como en prácticamente toda actividad humana, las reglas se convierten en pieza clave para el óptimo desarrollo del juego, por lo que es la figura de un árbitro necesaria para impartir justicia en el campo.

El futbol era de los más renuentes al uso de la tecnología, pero cada vez se muestra con mayor apertura, prueba de ello es la confirmación del Ojo de Halcón (un sensor que permite precisar si el balón entró completamente a la portería para así validar un gol) en la próxima edición de la Eurocopa 2016 en Francia, algo que se suma a los cambios a nivel directivo en la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), luego del escándalo de corrupción que se destapó hace unos meses. Este deporte se reinventa con la única encomienda de volver a sus orígenes y recuperar así una crebilidad muy en duda en el pasado reciente.

Y sí, quizás "el futbol es lo más importante entre las cosas menos importantes", como dijo atinadamente el ex jugador Jorge Valdano, pues aunque el juego en esencia es eso mismo, una diversión, un escaparate para todo problema, Caparrós atinó en subrayar que "se sigue intentando usar el futbol con ese noble sentido de distraer a los pueblos. Lo que pasa es que ya no sabemos distraerlos muy bien de qué".

El futbol es satisfacción, es sudor compartido, es entregarse en cuerpo y alma por 90 minutos con el propósito de engrandecer el espíritu y dejar una huella en la historia. Y como dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano "yo me quedo con esa melancolía irremediable que todos sentimos después del amor y al fin del partido".

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0

Entérate

www.economiahoy.mx
2017-03-16 04:04:28

¿Por qué Apple y Google son tan productivas?

Un grupo de empleados de alto desempeño hace que estas empresas produzcan 30 veces más.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario y Alertas

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru

Mahrez, del Leicester, elegido como mejor jugador de la Premier
Juventus hace historia al ganar su quinto Scudetto consecutivo