elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
48.081,55
-0,29%
19,1233
+0,03%
57,26
-0,12%
1.255,32
+0,01%

Parodias de logos llevan a grandes marcas a presentar demandas

Bloomberg - 11:52 - 17/07/2017
0 comentarios
  • Las frases y los logos paródicos se convirtieron en tendencia en el 2013

Foto: Archivo

Una página de red social centrada en el golf se apuntó un éxito cuando empezó a vender gorros que imitaban el logotipo de Titleist, la compañía de equipos y ropa de golf. Sólo que no decían Titleist. La mercancía reemplazó el nombre de la marca con una referencia anatómica lasciva que también comienza con T. Los seguidores se rieron a carcajadas, y compraron las mochilas, los gorros y enfriadores de cerveza.

A Titleist no le hizo gracia. Su sociedad matriz demandó al vendedor, I Made Bogey, por competencia desleal, infracción de marca registrada y dilución.

Es el esfuerzo más reciente de una conocida marca de ropa por evitar que parodias de productos inunden el mercado. Estos juicios no son para nada infrecuentes, pero sí lo son los exitosos. Las empresas suelen optar por negociar fuera de los tribunales en un intento de hacer desaparecer discretamente los productos ofensivos, pero también porque las fuertes protecciones legales hacen que un juicio sea riesgoso. Las parodias son comúnmente vistas como expresión e incluso como parte del discurso político. Los productos I Made Bogey, dijo un abogado, podrían considerarse como un comentario social --un remedo de un deporte que tradicionalmente se asocia con hombres blancos ricos.

Las frases y los logos paródicos se convirtieron en tendencia alrededor de 2013 cuando las marcas de ropa de calle que se burlaran de etiquetas de lujo adquirieron prominencia como una moda. Céline fue reemplazada por Féline, y Fendi se transformó en Trendi. Hubo celebridades que se engancharon, en tanto Rihanna se puso una camisa "Homiès" (no Hermès). Hasta diseñadores en las etiquetas que se ridiculizaban no pudieron resistirse, como Olivier Rousteing de Balmain que publicó una foto de sí mismo luciendo una camiseta "Ballin".

#gotmynewBALLINshirt ❤ thx @tytryone @criminaldamage #balmain #ballin #newyork #brooklyn #usa #instafashion #instaglam #instame

Una publicación compartida de OLIVIER R. (@olivier_rousteing) el

La reacción explosiva de algunos sectores no tardó en llegar, empero. Los fabricantes de ropa llevan mucho tiempo batallando contra quienes se han atrevido a subvertir sus preciosas marcas. Las grandes firmas suelen enviar cartas de cese y desistimiento, y por lo general las cosas acaban ahí. Cartier no se puso contento cuando un estudiante de la Parsons School of Design creó una versión profana de su logotipo y lo colocó en sombreros --uno incluso terminó sobre la cabeza de la supermodelo Cara Delevingne. Él prefirió someterse antes que arriesgarse a una guerra legal con la joyería de 170 años.

Estas situaciones ocasionalmente se agravan. Louis Vuitton llevó ante la justicia a una compañía llamada Haute Diggity Dog por un juguete de peluche "Chewy Vuiton". En 2007, un tribunal federal de apelaciones desechó la demanda, rechazando las afirmaciones de que los compradores podían confundir el juguete con algo fabricado por la casa de moda francesa, o que el juguete podía diluir la marca registrada Louis Vuitton. Cuando esa saga terminó, empezó otra: The North Face inició un esfuerzo de tres años para deshacerse de The South Butt, una marca paródica que volteaba el logo de la compañía de prendas de vestir y falsificaba su lema "Never Stop Exploring" con el eslogan "Never Stop Relaxing". Las partes negociaron un acuerdo en 2010 y The South Butt desapareció --pero no sin un intento de seguir adelante bajo un nuevo apodo: The Butt Face. Que también murió cuando un tribunal le ordenó cerrar su sitio web y entregar toda la mercancía.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Entérate

www.economiahoy.mx
2017-12-16 01:27:39

El 95% de los trabajadores mexicanos gana menos de 12,000 pesos al mes

Cerca de 30 millones de mexicanos labora en la informalidad, lo cual se encuentra vinculado a un ciclo de precariedad y pobreza, donde dos de cada cinco personas ocupadas mantienen un ingreso que no les permite alcanzar un mínimo bienestar.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
FedEx dice ciberataque dañará sus resultados
Nueva función de WhatsApp, una puerta abierta a las ciberamenazas