elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
48.933,61
+1,03%
18,0083
-0,25%
66,68
+0,26%
1.352,81
+0,48%

En México ¡al diablo los consumidores!

Tomás de la Rosa - 17:05 - 2/01/2018
0 comentarios
  • En el mes pasado la Profeco recibió 129,000 quejas de consumidores

  • En México hay un mercado cautivo de más de 77 millones de personas

(Foto: Notimex)

Es repugnante la incapacidad de las autoridades para protegerlos derechos de los consumidores en México. Esa ineptitud del Estado viola el Artículo 28 de la Constitución que prohíbe cobrar a los consumidores "precios exagerados". Ante esa falta de Estado de Derecho en México, ya "cualquier chimuelo masca piedras" (una buena parte de los comerciantes viola la ley), ahí están los gaslineros, las telefónicas, la CFE, Sacmex, entre otras compañías.

De existir una verdadera política pública en beneficio del consumidor, el poder adquisitivo de los nano-salarios aumentaría. Sin embargo, no existe en el día a día de la población. No faltará quién diga que desde hace cuatro décadas existe la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco), y sí, pero ya veremos que su alcance es muy limitado.

Desafortunadamente, en la administración de Enrique Peña Nieto, la Profeco es trampolín político. El caso más reciente, Ernesto Nemer que la dejó para integrarse a la campaña del actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo.

Ante el incipiente mercado interno mexicano, todas las dependencias encargadas de defender y proteger los derechos de los consumidores deberían estar en manos de verdaderos funcionarios públicos que velen por el Estado de Derecho de las familias. Esto apuntalaría el poder adquisitivo y sería un peldaño firme en la lucha contra la pobreza.

Ante la anarquía total en el comercio, hoy algunas empresas pueden vender el mismo producto con una diferencia de hasta 110%. Se debe aclarar que no se trata de un sector oligopólico o monopólico, es un mercado donde existe la competencia y es el de las farmacias.

Con un mercado multimillonario, algunas farmacias (drugstore) están haciendo millonarias ganancias con malas prácticas comerciales. Las farmacias saben a la perfección que en México hay un mercado cautivo de más de 77 millones de personas que carecen laboralmente de prestaciones de atención médica y sumado a eso, la pereza de las autoridades para defender sus derechos, pues se generan esas ganancias a costa de millones de familias.

Los consumidores mexicanos desembolsan anualmente alrededor de 11,000 millones de dólares en la compra de medicamentos. Un jugoso mercado y más lucrativo sin autoridad que lo vigile. Es por eso, que habrá que esperar los resultados de la investigación que hace la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Recordemos que la Autoridad Investigadora de la Cofece tomó el caso en octubre de 2016 por presuntas prácticas monopólicas absolutas en el mercado de producción, distribución y comercialización de medicamento. En mayo pasado tomó su segundo periodo de ampliación para concretar la investigación, la cual deberá dar a conocer los resultados en los próximos días.

Hay cosas interesantes sobre el actuar de las farmacias. Tan solo uno como consumidor puede notar que hay una especie de colusión de precios por tipo de producto o medicamento con lo cual esos comerciantes vivales incrementan hasta 110% el precio. Además, curiosamente hay un supuesto desabasto de medicamentos.

AL DIABLO EL CONSUMIDOR

Ante la permisividad de las autoridades, las que se trate, una buena parte de las empresas (micro, pequeñas, medianas y grandes) hacen de las suyas. Ahí está el caso de Uber que unilateralmente cambió su contrato con cláusulas leoninas ¿Y quién salió en defensa del consumidor? ¿Hubo algún pronunciamiento por parte de la Secretaría de Movilidad (antes Setravi) de la Ciudad de México? ¿Se pronunció la Profeco? Desafortunadamente prevaleció el "al diablo el consumidor (contribuyente)".

Otro caso, la polémica constructora española OHL que por contrato incrementa precios en las autopistas Viaducto Bicentenario y Circuito Exterior Mexiquense sin necesidad de la autorización del gobierno del Estado de México ¿Y quién defiende al consumidor? ¡Tristemente, tampoco nadie!

Aunque no hay que olvidar que en 2010, el gobierno de Panamá retiró concesiones carreteras a dos empresas mexicanas: Empresas ICA y Proyectos y Construcciones (PYCSA). En el primer tercio de la concesión, se liquidó a los constructores y operadores mexicanos de esas dos autopistas centroamericanas.

No importa el tamaño ni la nacionalidad, en México se relaja seriamente la atención al consumidor en materia de precios. Si tiene la oportunidad, compare precios de equipos de cómputo. Tan sólo entre Best Buy México y su holding en Estados Unidos hay grandes diferencias.

En esa misma línea de tecnología, el adaptador para televisión Chromecast de Google en Estados Unidos se vende en 38 dólares (760 pesos) y en México en el equivalente a 45 dólares (899 pesos) y ojo, en el mismo precio en Wal-Mart, Radio Shack, Soriana, Office Depot y Best Buy México. Esa diferencia de casi 20% superior en el precio me hace preguntarme ¿Es por el mayor poder adquisitivo de los mexicanos frente a los estadounidenses? O será que ¿Best Buy USA no obtiene ganancia en ese producto al venderlo en 38 dólares?

Sin importar que presuman ser empresas socialmente responsables, muchas compañías prefieren aplicar esa política de "al diablo los consumidores" antes que obtener ganancias inferiores que en sus países de origen. Cuántas veces no hemos leído los titulares de las utilidades multimillonarias de la banca.

Ahí está el caso de Bancomer, que al intentar abrir una cuenta de ahorro obligan al cliente a comprar un seguro o al igual que Uber, cambian unilateralmente las cláusulas de su contrato sin que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) ponga orden.

Con el reciente sismo del 19 de septiembre, el abasto de agua se suspendió hasta por dos meses en algunas zonas, sin embargo el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) mantuvo el cobro del servicio como si nada hubiera pasado.

Con todo y que Wal-Mart México presume que 90% de sus tiendas operan con el concepto de "centros de excelencia", quizá un día si compra la despensa en alguna Bodega Aurrerá usted podría salir con su compra en una caja de cartón o en una bolsa gigante reciclada porque los pupilos de Guilherme Loureiro (CEO de la compañía) abastecen una vez al mes de bolsas a sus sucursales.

¿Y LA PROFECO APÁ?

Hasta el mes pasado, el trampolín político..., perdón, la Profeco recibió casi 129,000 quejas de consumidores. En esa línea, quién debería velar por el derecho de los compradores, cerrará el año a lo sumo con 145,000 quejas y aquí la pregunta obligada ¿Es mucho o es poco? En una comparativa con la misma institución, quizá estará en línea. Sin embargo, con el tamaño del mercado, sería una cifra ridícula.

Considerando las ventas al por menor de mercancías, representa alrededor de 9.0% del PIB con unos 86.5 mil millones de dólares (1.56 billones de pesos). De hecho, al tercer trimestre pasado, el comercio al menudeo es la tercera mayor actividad económica en el país, solo superado por los servicios inmobiliarios y la industria manufacturera.

Bueno, pues bien. Para dar una magnitud de las quejas recibidas por la Profeco son ínfimas considerando el tamaño del mercado. Tan sólo el año pasado, el rey de reyes de las tiendas de autoservicio en México, Wal-Mart, realizó alrededor de 2,000 millones de operaciones de compra-venta en el país.

A manera de ejemplo, si consideramos las compras de Wal-Mart como el total del mercado, las quejas recibidas por Profeco significarían 0.008% o lo que es lo mismo una queja por cada 13,350 operaciones de compra. Sin embargo, en la realidad, esas 150,000 quejas representarían 10 quejas por cada millón de operaciones realizadas en la economía mexicana.

En visitas de verificación, la Profeco realizó (al 13 de diciembre) alrededor de 27,600 (+1.0%) e infraccionó a 3,300 (+18.5% Vs. 2016). Esos establecimientos visitados representan uno de cada 100 negocios comerciales que hay en el país.

Esos números desnudan y exhibe la vergonzante realidad de la protección al consumidor en México. Sin duda, que el poder del consumidor está más devaluado que el peso frente al dólar. Con todo y lo tipificado en el Artículo 28, los comerciantes mandan al diablo a sus clientes.

Desafortunadamente la pésima estrategia digital de la actual administración no ayuda en nada. El haber estandarizar en solo sitio (www.gob.mx) todas las dependencias del gobierno federal fue un gran error, que además duplicó gastos.

Con una plataforma digital adecuada se habría avanzado a pasos agigantados en materia de protección al consumidor. Sin embargo, se fracasó. Por eso vemos miles de intentos de denuncias en las redes sociales que también se pierden en la red.

Bueno, esperemos que con el cambio de gobierno en diciembre del próximo año las cosas cambien, gane quién gane las elecciones presidenciales.

Estimado lector, no me resta más que desearle el mejor de los éxitos profesionales y personales para el próximo año. Que nuestros mejores momentos de 2017, sean el punto de partida en escala ascendente para 2018. Feliz inicio de año. Reciban un cordial abrazo.

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-04-11 17:29:17

Solo el 1% de los mexicanos en el extranjero votará en las elecciones

De los 12 millones de mexicanos que viven en el extranjero, el INE solo ha recibido 141,745 solicitudes de registro, el 55% realizadas desde Estados Unidos.





Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru



Cambio en las reglas del juego: ¿se aproxima el fin del dominio del dólar en el comercio internacional?
Crisis de los procesadores: la hipervulnerabilidad reputacional