elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
47.941,88
-0,40%
18,5553
-0,46%
58,81
+0,44%
1.288,25
+0,03%

¡Sí! ¡La culpa sí es de la corrupción Sr. Presidente!

Tomás de la Rosa - 17:13 - 26/10/2017
    Foto: Archivo

    Sr. Presidente, no es que la gente quiera ver corrupción en cualquier cosa, el hecho es que existe. Incluso, en su ejemplo del accidente en el semáforo puede ser producto de la corrupción, quizá no directa del gobierno federal, pero sí de los gobiernos estatales, municipales (o delegacionales para la Ciudad de México) en alguno de sus tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y/o Judicial. Recuerde que la ineptitud (de hecho u omisión) de la burocracia y la ignorancia de la ciudadanía son un campo altamente fértil para el desarrollo de ese flagelo que tanto nos daña al país.

    La corrupción llega hasta el deporte y entre los millones de víctimas están los niños que necesitan educación y aquellos pacientes que necesitan tratamiento médico (no sé porqué me vino a la mente las quimioterapias falsas de Duarte en Veracruz), y esto no lo digo yo, lo puntualiza la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) del que México es miembro.

    A Peña Nieto le hace falta ver más "bax" o un "baño de pueblo" porque por sus raíces genealógicas y su mayor activismo político desde la campaña del que se convirtió en gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet, nunca ha sufrido las consecuencias de la corrupción.

    Por lo menos, más de la mitad de su vida Peña Nieto no ha sufrido el pavor ciudadano de ser víctima de robo de sus pertenencias en el transporte público o en la vía pública, como los más de 8 millones de delitos de ese tipo registrados en 2016, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2017 (Envipe), que elabora el Inegi.

    El presidente de la República tampoco sufre el pánico que vivieron los más de 7.5 millones de personas que fueron víctima de la extorsión o los más de 3 millones de ciudadanos a los que les robaron su vehículo o los más de 2 millones de personas que sufrieron robo en su casa habitación.

    Tampoco Peña Nieto ni los miembros de su gabinete sufren de los altos precios en las autopistas de peaje o los problemas de abasto de agua potable por el reciente sismo del 19 de septiembre. Me quiero imaginar a Peña Nieto y su familia sufriendo porque no hay agua potable en la residencia Oficial de Los Pinos.

    Desde esa esfera, llamada por algunos Peñalandia, solo desde ese ángulo se puede entender los ejemplos del "semáforo corrupto" y los "diablitos de doña Luz" (que por su volumen, más bien creo que son demonios).

    "A cualquier cosa que ocurra hoy en día, es por la corrupción. Si casi, casi, si hay un choque aquí en la esquina: '¡Ah! fue la corrupción, algo pasó en el semáforo ¿Quién compró el semáforo que no funcionaba?'", dijo el presidente Peña Nieto recientemente el foro Impulsando a México, organizado por el periódico El Financiero.

    Desde ese mundo cerrado de Peña Nieto, su realidad no es contraria a su imaginación. Al igual que Peña, Arely Gómez González, titular de la Secretaria de la Función Pública (SFP) cree que las "las redes sociales desvirtúan un poco la realidad" de lo que hace la corrupción.

    Ese tipo de posturas lo único que hacen es multiplicar la ausencia de cultura de la legalidad y por ende fertilizan la cultura de la ilegalidad y con ello abren las puertas de par en par a un fenómeno de corrupción masiva. Ahora, hasta el recolector de basura exige su "propina" para hacer su trabajo o los camiones cisternas (pipas) se estacionan en la calle para vender el producto. Imagine estimado lector, 2,000 pesos (102 dólares) por pipa pagada con los recursos del erario público.

    Corrupción a la mexicana

    Mientras que Arely Gómez dice que la corrupción en México es una cuestión de percepción en redes sociales, la UNODC advierte que la corrupción socava las instituciones democráticas, debilita el desarrollo económico y contribuye a la inestabilidad gubernamental.

    Además es capaz de distorsionar los procesos electorales, pervirtiendo el Estado de Derecho. Al respecto, estimado lector, le pregunto: ¿Le dice algo el caso del fiscal federal para delitos electorales (Fepade), Santiago Nieto?

    "Investigación de corrupción contra aliado del presidente mexicano plantea un desafío complicado antes de elecciones" presidenciales de 2018, publicó la agencia Reuters por el despido del ahora llamado "fiscal incómodo" por su investigación en el caso de la constructora brasileña Odebrecht.

    Después de 10 meses de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos multó con 3,500 millones de dólares (unos 68,250 millones de pesos) a Odebrecht, en lo ya es el mayor escándalo público de corrupción en la historia de América Latina, la SFP dice que encontró nuevos procedimientos en el caso Odebrecht.

    La declaración de la SFP se anteponen a las mejores prácticas internacionales. Mientras eso sucede en México, en otros países de América Latina se investiga a presidentes y expresidentes ¿Eso qué es Sr. Presidente, corrupción o ineptitud?

    Otro de los lineamientos de la UNOdc es que los países deben garantizar que la administración pública, "libre de conflictos de interés" ¿Se acuerda de Grupo Higa, de la "Casa Blanca" de Angélica Rivera, la primera Dama de México? ¿OHL la española que puede aumentar tarifas de peaje en el Estado de México sin notificar a la autoridad?

    Bueno, pues el "semáforo corrupto" se agrava si se considera también que para el combate al flagelo se requiere, como lo dice la UNODC, erradicar las "instituciones corruptas del sector de justicia". La falta de respeto a la aplicación de la ley socava la legitimidad de las instituciones públicas y contribuye a la impunidad, dice el organismo multilateral.

    Dicho lo anterior, es curioso que mientras en Estados Unidos y otros países Odebrecht colabora con las autoridades, en México obtiene amparos judiciales contra las investigaciones.

    Otra de las recomendaciones es el fortalecimiento de la integridad del poder judicial y los servicios de fiscalías en la prevención de la corrupción. Sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR); la fiscalía anticorrupción (desde su creación en 2014) y la fiscalía para delitos electorales, actualmente están sin titular ratificado.

    En ese caso de crisis en las instituciones que deben velar por el Estado de Derecho, la esposa del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, acusado de desviar millonarios recursos públicos, mediáticamente (pero legalmente no está) implicada, solicita asilo en Londres

    Impunidad e ineptitud

    Regresando al punto del semáforo corrupto de Peña Nieto, para la UNODC, se necesita "una fuerza policial nacional debe estar libre de corrupción y mantener los más altos estándares de integridad y responsabilidad". Entonces ¿Por qué pasa el accidente en la esquina? Pues un hecho es ineptitud o ante una clara corrupción de la policía.

    En su ejemplo, Sr. Presidente, de "cuándo te detiene un agente de tránsito". El día que haya un sistema eficiente de denuncia y Estado de Derecho, las cosas cambiarán ¿Por qué cree que menos del 10% de los más de 31 millones de delitos se denuncian? ¿Cree usted Sr. Presidente que la corrupción en Nueva York se acotó por generación espontánea? No, no Sr., fue por la "tolerancia cero" de Rudolph Giuliani cuando fue alcalde de esa ciudad.

    Ahora, en su ejemplo de "te sorprendería saber cuántas viviendas, de cualquier estrato social, tienen colocados diablitos para pagar menos de luz". Sr. Presidente, pues su gobierno es cómplice por omisión ¿Por qué la Comisión Federal de Electricidad no denuncia? Su comentario hace una apología a la cultura de la ilegalidad, como lo están los eufemísticamente los huachicoleros (ladrones de combustible) que han hincado a las autoridades federales o locales. Leer Huachicoleros, multiplicación in vitro.

    Otro ejemplo de la ineptitud, de los muchos casos que hay, es el desabasto de agua potable por los recientes sismos. Pues bien, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, está más preocupado por su futuro político que por los ciudadanos. Ahora sí que les vales "10 de mayo" a él y al director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex CdMx), Ramón Aguirre.

    Aguirre dice que varias zonas de Iztapalapa, y en Tláhuac y Xochimilco ya tienen el servicio de abasto, "pero no el servicio normalizado". No cabe duda que así como existe el Peñaland, Aguirre vive en Manceralandia.

    A dónde llega la ineptitud de las autoridades de la Ciudad de México. Me pregunto ¿Solo les ven la cara o son ineptos para atender a la ciudadanía? Hay zonas que no tienen abasto de agua desde el 19 de septiembre.

    Lo peor, es que Mancera ni Aguirre son capaces de tener el control del abasto a través de pipas. En la zona poniente, según los datos obtenidos en el centro telefónico de atención del Sacmex CdMx, se reciben 7 (sí, siete) pedidos de agua por parte de los ciudadanos y ni por ese escaso número de pedidos, son capaces de atender.

    Así, quién quiere ser presidente, Mancera, es presa de la ineptitud del director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex CdMx), Ramón Aguirre, porque sus pipas están dispuesta a atender al mejor postor. Digo, para no poder abastecer siete pedidos diarios, es ineptitud. A menos a quién estén abasteciendo de agua sea al Golfo de México.

    Así que Sr. Presidente, la mayoría de los problemas en el país, sí son responsabilidad de la corrupción, y como el problema es de todos, pues en conjunto hay que resolverlo ¡Pero ya! ¡Urge! Y Urge también que salgan más allá de Peñalandia y Manceralandia.

    Antes que me despida, quiero comentar que en la edición pasada del foro organizado por El Financiero, Peña Nieto dijo que ningún presidente anterior en México se levantaba pensando "cómo joder a México".

    Lea Defraudar al SAT con 21 millones de dólares, es joder a México.

    Twitter: @TomasdelaRosa

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Flash de noticias México

    Entérate

    www.economiahoy.mx
    2017-11-22 17:55:46

    ¿Para qué alcanza el aumento de 8 pesos al salario mínimo?

    Los poco más de ocho pesos más que los mexicanos ganarán son insuficientes para comprar un kilo de tortilla y es la mitad de lo que cuesta un litro de gasolina.





    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru



    La otra cara del 'bitcoin'
    Capacitación para crear y fortalecer habilidades profesionales