elEconomista.es
Mexico
Últimas noticias
45.091,99
-0,75%
19,5460
+0,00%
67,69
-0,28%
1.301,60
+0,01%

El sector del automóvil y la producción agraria: las luces y sombras del TLCAN en México

Jaime Palacios - 5:37 - 5/04/2017
0 comentarios
  • Desde su aprobación, 700,000 empleos migraron de Estados Unidos a México

  • Con el TLCAN, México produce el 35% de vehículos pesados de Norteamérica

  • El sector que más ha sufrido la implantación del TLCAN ha sido el agrícola

Banderas de Canadá, Estados Unidos y México. Foto: Getty

La llegada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) representó la construcción de un nuevo marco económico que facilitó el acceso de los productos mexicanos a los mercados de Canadá y Estados Unidos. Al mismo tiempo, la desaparición de gran parte de los aranceles abrió de par en par la puerta del mercado laboral mexicano a las empresas estadounidenses. Como resultado, entre 1994 y 2010, 682.000 puestos de trabajo cruzaron la frontera rumbo a México, un éxodo que aumentó especialmente durante los años de la crisis, produciendo una profunda metamorfosis en la economía mexicana con sus luces y sus sombras.

Los beneficios del TLCAN han sido claros: entre 1994 y 2016 las exportaciones de México crecieron más de un 500%, convirtiendo al país en el único de América Latina con una importante base manufacturera. Para Juan Rivera, Socio y Director General de Llorente & Cuenca en México, "ya no es vigente pensar en términos de productos hechos en Canadá, Estados Unidos o México", afirma, "América del Norte se ha convertido en una sola plataforma de producción y de exportación".

En la balanza negativa, se encuentra el desmantelamiento del sector agrícola mexicano y la incapacidad del tratado para frenar la inmigración ilegal. Según el National Bureau of Satatistics, entre 1994 y 2000 el número anual de mexicanos que migró a Estados Unidos aumentó un 79%, lo que vino acompañado por un repunte de los inmigración irregular. La cifra de personas en situación ilegal en suelo estadounidense creció desde 5.7 millones en 1995 hasta 11 millones en 2016, alcanzando su cifra récord en 2009 con 12.2 millones. Para Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano, la influencia del TLCAN depende de cada sector: "Mientras en unos ha sido positivo, otros han sufrido una pérdida de puestos de trabajos".

El sector agrícola mexicano, desmantelado por el TLCAN

El sector que más ha sufrido la implantación del TLCAN ha sido el agrícola. La desaparición de los aranceles comerciales inundó el mercado mexicano de alimentos estadounidenses a unos precios contra los que los agricultores locales nunca han podido competir. "El sector agrario estadounidense tiene más subvenciones" afirma Steinberg, "por lo que compite con una clara ventaja". Para el investigador, "México hizo demasiadas concesiones en el sector agrícola a la hora de firmar el TLCAN", permitiendo a Estados Unidos exportar sus productos agrícolas "sin ninguna limitación".

Los intentos del Gobierno mexicano de subencionar las explotaciones agrarias a través de iniciativas como el programa Procampo han fracasado. La mayor parte de las ayudas acabaron en manos de los grandes agricultores, dejando a los pequeños propietarios con una sola escapatoria: cruzar la frontera para trabajar en el mercado agrícola estadounidense. Esa falta de competitividad del sector es el principal problema al que se enfrentan los granjeros y agricultores. Según Rivera, "México debe impulsar una nueva política agroalimentaria" para lograr un cambio estructural que mejore la precaria salud del sector.

La producción de automóviles, rumbo a México

La eliminación de los aranceles sí ha beneficiado al sector del automóvil mexicano. El TLCAN permite a las empresas automotrices, junto a la mayor parte de la industria manufacturera, exportar sus productos a Estados Unidos y Canadá sin pagar aranceles. Desde la entrada en vigor del TLCAN , las exportaciones de vehículos hacia estos dos países se han triplicado. Actualmente, el 80% de la producción automotriz de México está destinada al mercado de exportación y 86% de las exportaciones del sector tienen como destino Canadá y Estados Unidos. Para Rivera, esto demuestra que "el país ha evolucionado hasta convertirse en una potencia mundial en la industria automovilística". Hace 10 años, México fabricaba el 17% de los vehículos pesados de Norteamérica. Hoy el país produce el 35%, haciendo que la industria automotriz sea un pilar clave de la economía nacional.

México se ha convertido en el socio clave del sector de las autopartes de Estados Unidos gracias al libre comercio, algo que sin el TLCAN "habría sido imposible", recuerda Rivera. Se espera que para 2020, la industria de automóviles mexicana produzca cerca de 5 millones de vehículos ligeros de 13 marcas diferentes en más de 30 plantas de manufacturas situadas en el territorio nacional. Para que la buena salud de la que goza el sector perdure, Rivera recuerda que el país debe seguir ofreciendo "incentivos a las grandes compañías" para que apoyen el desarrollo "de una base de proveedores locales".

Hacia una reforma del TLCAN

Durante su carrera hacia la Casa Blanca, Donald Trump definió el TLCAN como "el peor acuerdo comercial jamás firmado?. Para el presidente de Estados Unidos, el tratado ha perjudicado principalmente a su país, arrastrando miles de empleos hacia México. El republicano ha tildado el TLCAN de "catastrófico" y ha mostrado en repetidas ocasiones la "necesidad de cambiarlo" para hacerlo más beneficioso para Estados Unidos. Ha reconocido, no obstante, que el acuerdo "cuenta con unos límites reglamentarios que deben ser respetados" a la hora de renegociarlo. El mandatario ya se ha puesto manos a la obra.

Trump busca traer de vuelta a suelo estadounidense la fase de producción de muchas empresas para recuperar parte del empleo perdido, algo que Steinberg ve "muy difícil que ocurra". "Producir en Estados Unidos es mucho más caro", avisa, por lo que las compañías no van a querer trasladar sus fábricas, o si lo hacen "apostarán por automatizar el proceso de producción", lo que no se traducirá en la creación de puestos de trabajo que demanda Trump. El magnate, no obstante, ya se ha puesto manos a la obra. La pasada semana firmó dos órdenes ejecutivas que tienen como objetivo frenar las "violaciones "en las prácticas comerciales de otros países. En concreto una de ellas da 90 días a los agentes federales para analizar, país por país y producto por producto, dónde pueden estar ocurriendo prácticas comerciales que perjudican a Estados Unidos.

Por su parte, México no parece reacio a realizar posibles cambios en el acuerdo. El secretario de relaciones exteriores, Luis Videgaray, ya ha anunciado que pondrá sobre la mesa de negociación tres sectores: el energético, el de telecomunicaciones y el de comercio electrónico. "México ha mostrado con claridad que desea modernizar TLCAN para adaptarlo a los cambios que ha sufrido el mundo en los últimos 20 años", afirma Rivera. Aunque avisa: "Hoy uno de cada siete empleos en Estados Unidos está vinculado al comercio con México y Canadá, por lo que cualquier reforma debe caminar hacia una mayor integración entre los tres países".

Contenido patrocinado
Otras noticias

Comentarios 0

Flash de noticias México

Entérate

www.economiahoy.mx
2018-04-11 17:29:17

Solo el 1% de los mexicanos en el extranjero votará en las elecciones

De los 12 millones de mexicanos que viven en el extranjero, el INE solo ha recibido 141,745 solicitudes de registro, el 55% realizadas desde Estados Unidos.



Economíahoy.mx

Suscríbase al Resumen Diario

Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
Del esplendor al temor: Trump eclipsa la 'época dorada' de las maquilas mexicanas
Confianza del consumidor sube 4.3% en marzo