El monopolio de Pemex termina justo cuando el petróleo cae

- 15:13 - 22/02/2016
0 comentarios
    pemex-camiones.jpgFoto: Archivo

    El momento no podría haber sido peor. El fin del monopolio de 76 años de Petróleos Mexicanos supuestamente iba a poner en marcha una ola de inversiones en tanto las empresas corrieran a desarrollar enormes yacimientos de petróleo. Iba a ser un acontecimiento histórico, hasta que llegó el desplome del petróleo.

    "Es trágico que México esperara tanto para abrir el sector y que, cuando un gobierno finalmente aprobara una reforma energética significativa, los precios del petróleo se desfondaran?, dijo Tim Samples, analista de energía mexicana de la Universidad de Georgia en Athens. "El festejo no duró mucho".

    Ahora los adversarios del presidente Enrique Peña Nieto, que en algunos círculos fue acusado de traición cuando desnacionalizó la industria en 2014, dicen que ahora se demuestra que tenían razón. Algunos quieren reimplantar el monopolio. "Hace falta una reforma de la reforma energética", dijo Jesús Zambrano, presidente de la Cámara de Diputados, la cámara baja de la legislatura nacional, la semana pasada.

    La amplia reforma del sector energético buscaba atraer grandes inversiones externas por primera vez desde que México expulsó a las compañías extranjeras de petróleo y gas en 1938. Pero no han llegado tantas empresas como se esperaba. Preocupa que los bajos precios del petróleo reduzcan el interés en los contratos de arrendamiento de aguas profundas que se licitarán este año.

    Peña Nieto, que pronunciará el discurso principal en la conferencia de IHS CERAWeek en Houston el lunes, ha dicho que su gobierno no tiene intenciones de dar marcha atrás, aun cuando los precios, que se desplomaron un 70 por ciento desde junio de 2014, no se recuperen. "Estamos resueltos y decididos", señaló en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, el mes pasado.

    Hace dos semanas, el presidente volvió a agitar las aguas nuevamente: reemplazó al director general de Pemex Emilio Lozoya por José Antonio González Anaya y le encargó al economista que estudió en Harvard que rescatara a la compañía más grande del país. Pemex tiene más de 145,000 empleados y aporta alrededor de un quinto de los ingresos del gobierno? y está en la peor situación financiera de la historia. Debe un récord de 7,000 millones de dólares a los proveedores de servicios petroleros y soporta niveles de deuda que pronto superarán los 100,000 millones de dólares. La producción de crudo se reduce desde hace once años.

    Pero el potencial es tan grande ?en especial en las aguas profundas del Golfo de México- que el gobierno de Peña Nieto confía en que la reforma puede ser un éxito a largo plazo. Los colosos petroleros del mundo desde hace décadas han puesto los ojos en las reservas mexicanas, calculadas en más de 13,000 millones de barriles. El país sólo debe tener paciencia, dijo Alejandra León, analista de IHS Energy en Ciudad de México. "Los frutos de estos cambios en gran escala no se verán hasta dentro de quince o veinte años".

    Samples, el analista de la energía mexicana, dijo que el impacto de la caída del crudo ha opacado los logros desde la desnacionalización. "Decididamente ha habido algunos éxitos", aseguró. "Los precios del petróleo realmente han sido lo que aguó la fiesta de esta reforma. Es incomprensible lo malo que ha sido para México el momento elegido".

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Entérate

    ¿Cuánto debemos comer?

    ¿Cuánto debemos comer?

    No es que comamos "mucho", pero existe una estrecha relación entre tener poca actividad física y consumir alimentos con aportes excesivos de calorías.




    Economíahoy.mx

    Suscríbase al Resumen Diario y Alertas
    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Argentina.- Argentina busca unos 12.000 millones de dólares mediante venta de bonos para pagar a los 'fondos buitre'
    Bolsa mexicana, la favorita de los inversores pese a ser de las más caras